Los 10 peligros que te puede traer jugar a la ouija




Hemos hablado de la ouija muchas veces advirtiendo claramente de las repercusiones que trae el jugar a este juego que no resulta ser tal para muchas personas que han jugado con ella. 

Cada día, recibimos muchos correos, entre ellos hay uno en particular que siempre o por lo menos muchas veces a la semana recibimos. Se trata de una mensaje en concreto que siempre nos desconcierta un poco por lo que en realidad es. 

Muchas veces pensamos que es normal, y que el misterio siempre llama a las mentes más curiosas ya sea para poder verificar lo que se cuenta o por el chute de adrenalina que este género provoca en ellos. 

Yes que vamos a eso, a esa recompensa por lo paranormal, si nos permites que lo apodemos así. 

Hay muchas personas que nos piden que hagamos quedadas para poder hacer experimentos con la tabla de la ouija. Nuestra respuesta es siempre clara: NO. 

Y este no tiene un porque que te contaremos ahora; de eso queremos hablarte hoy, de los 10 peligros que tiene la ouija y que por desgracia -conocemos- pero que muchos no les hacen caso a ninguno. 

¿Por qué decimos que no ante una petición de jugar a la ouija? 

Como te comentábamos antes, nuestra respuesta a esta petición es bastante clara y rápida cada vez que nos hacen una de estas preguntas. Y no estamos exagerando cuando decimos que nos la hacen a menudo. 


Y ojo, estamos para eso, para intentar aclarar ciertas cosas del mundo paranormal que quizás muchas personas aun no conozcan. 

Nunca respondemos en plan acusador o de regañina, sino que damos una explicación bastante clara de porque no la hacemos. Y seguramente te estarás preguntando por qué siempre decimos que no a esta petición. 

Nosotros en estos últimos años, hemos tenido casi por obligación que experimentar con muchas cosas que aquí te ponemos como "prohibidas" o que por lo menos te recomendamos no hacer. 

Si no lo hacemos, seríamos un tanto hipócritas, ya que no podemos hablar de nada sin antes haberlo experimentado en nuestras propias carnes.


En una ocasión -y ya habíamos hablado del tema en anteriores artículos- decidimos que íbamos ya de una vez por todas a poder a prueba todas aquellas cosas que habíamos estado evitando que tú como curioso hicieras. 

Nos parecía algo raro no poder hablarte de ello en primer persona, sin haberlo vivido antes. 

Hace ya unos 3 años decidimos poner en marcha este experimento. Nuestro equipo solamente por su puesto. 

Lo cierto es que empezó bastante bien y sin ningún incidente hasta que la cosa se puso de lo más aterradora sobre todo para algunos compis nuestros. 

Comenzamos a ver y sobre todo a escuchar cosas que no podíamos llegar a comprender del todo. Esa sesión de prueba nos pasó factura separando a algunos del equipo e incluso afectando a nuestra amistad. 

Y esto es a lo que nos referimos cuando te advertimos de no jugar a la ouija. Que pueden pasar circunstancias que arruinen incluso profundas amistades. 

Ahora queremos explicarte los 10 peligros que te puede traer el jugar a la ouija y que quizás sepas pero que olvides de vez en cuando. 

Peligro 1: No sabemos lo que hacemos (casi siempre) 

Este quizás sea uno de lo peligros que tendrás que tener en cuenta a la hora de si quieres o no jugar a la ouija. 

Y es que muchas personas se aventuran a jugar a la ouija desde el más profundo desconocimiento y sin si quiera tener nada en mente antes de poder empezar las sesiones que queremos hacer. 

Quizás el 90% de las personas que juegan por primera vez a la ouija lo hacen con fines de entretenimiento más que para fines de estudios como las pruebas que nosotros hicimos. 

Pese a que la ouija se haya diseñado para ser un juego -en su época solo para niños- en la actualidad deberemos primero buscar algo de información antes de lanzarnos al vacío con esto de jugar a la ouija, 

Peligro 2: Casi siempre esperamos a que pasen cosas  

Sí, es una verdad bastante grande, ya que muchas personas cuando juegan van en busca del miedo, de lo negativo, intentan atraer a cosas negativas y dichas energías negativas lo quieran o no creer trae consigo cosas negativas. 


Fíjate lo poderosas que son estas energías que Jose el fundador del equipo se topó en nuestra primera investigación -y no había ouija de por medio- con una de estas energías negativas y lo pasó bastante mal. 

No pudo dormir durante un mes hasta que por fin decidió hacer frente al problema y hacer una limpieza de esto para poder deshacerse de ello. No nos fue nada fácil ayudarle. 

Si vamos en busca de que nos pasen cosas males, ya sea por la propia histeria colectiva o por mera sugestión, obtendremos lo que estamos buscando. Que ocurra algo NEGATIVO.

Si vas a jugar hazlo desde el más puro análisis -científico si quieres- o por criterio propio, para ver como reacciona tu cuerpo ante eso. Nunca con fines de entretenimiento porque las cosas se pueden torcer y muy mal. 

Peligro 3: Podemos ser sugestionados por un grupo 

Es normal que a la ouija se quiera jugar acompañado, ya que si pasa algo por lo menos tenemos la certeza de que alguien dará fe de ello -de nuevo ahí está la creencia de que pasen cosas malas- en muy pocas ocasiones se suele jugar solo. 


Esto también representa un verdadero peligro ya que alguien de nuestro grupo -sin llegar a quererlo- nos puede sugestionar e implantar pensamientos negativos que van a perjudicar la sesión quieras o no. 

Nunca intentes jugar con desconfianza ni miedo, si ves que alguien te está sugestionando, de inmediato di que no quieres jugar, créenos que te ahorras más que una amistad.

Peligro 4: Siempre jugamos para invocar a los "muertos" 

Algo verdaderamente curiosos y que siempre nos ha llamado la atención es que cuando se juega a estas cosas, siempre se termina "llamando a un muerto", hablando mal y claro. 


¿Por qué? No tiene sentido alguno si te pones a pensar en ello. Hay muchas formas de poder interactuar con ella sin necesidad de tablero, ni de ouija. Las personas sensitivas sabrán de lo que estamos hablando. 

Y es más, por si no lo sabes estas habilidades se pueden aprender a desarrollar y podrás tener una comunicación directa con estas energías -las que tu busques- sin necesidad de poder usar la ouija. 

Las películas de terror en este sentido han hecho mucho daño. Si es cierto que se hace en ellas por el más puro del morbo hacia el espectador, pero es algo que muchos han cogido como método propio y como regla general de la ouija. 

Peligro 5: El poder de nuestra mente 

Sí, la mente juega un papel crucial en esto de jugar a la ouija, ya que es aquí donde corren la mayoría de las cosas que solemos presencia cuando estamos jugando con ella. 


Volvemos a lo mismo de antes, si vas en busca de cosas aterradoras, de "muertos"  te aseguramos que lo vas a obtener y tu mente hará posible lo imposible por "imposible" que parezca todo. 

Nosotros mismos que hicimos ese experimento del que ya hablaremos, lo pasamos mal no por habernos traído nada con nosotros, sino más bien por que nuestras mentes aun estaban asustadas por lo ocurrido. 

Peligro 6: El miedo hace que reacciones de la peor manera posible 

El miedo es algo completamente natural y quizás sea de nuestro beneficio si sabemos tratar con él, sino te puede bloquear o hacer que actúes de la peor forma posible. 


A esto nos referimos a que el miedo en sí mismo es una emoción que nos ha permitido a nosotros como seres humanos sobrevivir, y se trata de eso, el miedo está ahí por pura supervivencia, es una respuesta emocional que nos dice a nuestro cerebro que debemos huir. 

Pero como el cerebro no está centrado en pensar racionalmente, no tenemos en cuenta las posibles circunstancias de lo que nos puede pasar por ello. Emocionalmente y físicamente. 

Y si tenemos en cuenta que siempre se suele jugar en lugares abandonados, más riesgo aún para nosotros. 

Peligro 7: Jugamos con nuestra mente cerrada 

En muchas ocasiones las personas que juegan a la ouija lo hacen desde el más puro escepticismo, cosa que nos parece de lo más correcto la verdad, pero hay que serlo hasta cierto punto. 


Hay que dejar la mente abierta en todo momento y debes en cuando, intentar desaprender para poder aprender con nuestra mente abierta, verás que la experiencia es mucho más enriquecedora que hacerlo por el más puro placer de sentir miedo. 

Peligro 8: creer que la ouija es un juego cuando no lo es (a priori) 

Si es verdad que nosotros mismos cuando nos hablaron de la ouija pensamos de inmediato que era cosa de las películas de terror y enseguida nos pusimos a indagar en internet para poder buscar algo de información -antes de formar el equipo- y bueno, encontramos lo que encontramos.


Si es cierto que la gran mayoría de las veces cuando se juega no se obtiene los resultados tan aterradores y espeluznantes que se esperan pero es porque esto no siempre es así. 

Aunque has de saber que la ouija no es ningún juego y al entrar con ella, estás entrando en un lugar posiblemente desconocido para ti y en un lugar donde no hay guías que te lleven de la mano para poder sacarte de él si te pierdes. 

Peligro 9: Ver la ouija como única fuente de comunicación fiable 

Esto es un peligro por todo lo que ya venimos diciendo aquí en este artículo, todos y cada uno de ellos, podrán hacer que lo pases verdaderamente mal. 


Y lo creas o no, la ouija no es el único canal por el cual nos podemos comunicar con el más allá o con las entidades energéticas. Existen muchos de ellos que son mucho más seguros y fiables que este.  

Peligro 10: Dejarnos llevar por las experiencias de los demás 

Si eres una persona lista -que seguramente lo seas- sabrás que fiarse de lo que otros te digan para que termines jugado; si total a él no le pasó nada...acabará dándote pie a que busques esa negatividad y que las cosas acaben de la peor manera posible. 


Si no quieres jugar por lo que sea, di que no quieres jugar a la ouija y punto. Esa persona lo deberá entender y si no atiende a razones, simplemente has de irte de allí lo antes posible. 

Esperamos que estos 10 peligros te quiten las ganas de poder jugar a la ouija o que por lo menos te haga pensar en cómo debes jugar con ella. 

Si conoces a alguien que va a jugar o que quiera seguir jugando, no le vendría mal que le compartieses este artículo para que se lo piense dos veces o que por lo menos lo haga de la forma correcta.

Comentarios