Sigmund Freud y su relación con lo paranormal



Como a nadie se le puede forzar para que crea, a nadie se le puede forzar para que no crea. 
 No hace mucho, te hemos hablado sobre los 5 grandes científicos que se interesaron por el mundo paranormal. En él te hablábamos de algunos grandes pensadores de la talla de Nikola Tesla, contándote algunos de sus inventos para poder comunicarse con el más allá. 

El mundo paranormal como sabrás, está rodeado por personas que creen y personas que no creen, una batalla interminable que por desgracia los no creyentes van en cabeza. Pero las cosas están cambiando para los investigadores paranormales, ya que cada vez más, el número de personas que creen va en aumento. 

No se trata de creer o no creer, la realidad es bastante distinta. 

La verdad es que la resolución del mundo paranormal tiene más que ver con poseer una mentalidad más abierta, amoldable a hacerse preguntas que nadie más se hace, para que puedan ser respondidas. Ese es el fin de la ciencia paranormal, descubrir las cosas que todos damos por imposibles. 

Ahora bien, como habrás visto en el artículo que te mencionamos antes -si no lo has hecho te lo recomendamos- hay muchos pensadores, científicos o mentes brillantes, que está abiertos a creer que existen pruebas que dictaminen la existencia de una vida o transformación después de la muerte. 

Hoy, te queremos a volver hablar de uno de los grandes pensadores del siglo XX que le daba el beneficio de la duda, a ciertos temas de categoría paranormal. 

Sí, te hablaremos del padre del psicoanálisis Sigmund Freud, quién tenía -lo creas o no- una mentalidad bastante abierta con respecto al tema paranormal. 

¿Apetece una sesión con Sigmund Freud? ↓

Sigmund Freud el padre del psicoanálisis 

Antes de empezar a contarte como era que este gran pensador, dejaba la mente abierta a ciertas posibilidades de lo que ocurre en nuestra psique humana, queremos explicarte el por qué Sigmund Freud ha contribuido tanto a la psicología actual. 

Freud se interesó desde muy temprano por la neurología. Este pensador intentó toda su carrera, ver como funcionaba este órgano pensante que llevamos puesto por siempre. 

Estudió neurología en la Universidad pero no conforme a eso, sus dudas aun no estaban resueltas y quiso especializarse en la vertiente de psicología junto a Jean-Martin Charcot, donde se formó en la hipnosis terapéutica para tratar la histeria. 



En síntesis, lo que realmente buscaba Freud, era la veracidad de ciertos aspectos que para muchos por aquel entonces -y ahora incluso- estaban relacionados con el ocultismo y las ciencias ocultas. 

También -como sabrás- Freud se ganó cierta fama por sus estudios de la moralidad y de la sexualidad del ser humano -esta fama fue más bien criticada que otra cosa- todo estos estudios fueron para intentar ver de donde venía el origen sexual de las personas. 

Y justo aquí -en el estudio del psicoanálisis- es cuando Freud se interesa por el mundo de lo oculto, del misterio o paranormal. Algunos acontecimientos que le sucedieron en vida, le dotaron de una mente más abierta a todos estos aspectos tan misteriosos. 

El interés de Freud por lo paranormal 

Como dato curioso decirte que la vida de Freud, no fue una vida llena de facilidades, ya que tuvo que sufrir tanto en su vida privada como en la profesional. 

Pero puede que esto ya lo supieras, aunque no todos saben -aquí el dato curioso- que desde el mismo nacimiento de Freud, ya estuvo marcado por la huella misteriosa

Al nacer, una parte de la membrana fetal, se le alojó en parte de su cráneo; esto ahora no tiene mucho significado y es algo que se podría tachar de normal. Pero como recordarás Freud procedía de una familia de creencia Judía y en esta cultura se creía que cuando un niño, nace con esta membrana en su cabeza, era signo de augurio. 

También lo relacionaban con el éxito personal, el reconocimiento social No andaban nada equivocados, ¿verdad?

De hecho en su famoso libro, "La Interpretación de los sueños" Freud nos cuenta como gracias a este acontecimiento casi místico, le valió para interesarse en todo lo que estuviera relacionado con la mente humana y como verás después en lo paranormal. 



Desde que nació -6 de mayo de 1856- fue testigo del crecimiento inmensurable de la ciencia, así como del avance en el tema de las comunicaciones y como sabrás también tuvo la "mala suerte" de vivir dos Guerras Mundiales. 

Y es precisamente gracias a estos acontecimientos, y dado el gran revuelo del ocultismo que vendría con todo este caos generado por la Guerra, el interés de Freud hacia el mundo desconocido o mundo del ocultismo. 

Fue por esta época cuando el ocultismo empezó a estar digamos, "de moda". Todas aquellas familias que habían perdido a sus hijos, padres, nietos en la guerra, quería poder darles el último adiós con estas sesiones espiritistas. 

Lo más curioso del siglo 20' -con respecto al tema que nos ocupa- es que a principios de este siglo hubo un gran revuelo mundial debido a la transmisión de pensamiento, realizado a nivel mundial a través de las ondas de radio. 

Como comprenderás, esto para el padre del psicoanálisis no fue algo que debía de pasarse desapercibido, si no que aprovechó el auge para estudiarlo más a fondo -como buen científico que era-. 

La parapsicología en su edad más temprana 

Gracias a Marcelo Eremian -de donde hemos podido sacar toda esta gran información- hemos encontrado un nexo entre la parapsicología y la ciencia del psicoanálisis. 

Y es que los primeros estudios y tratados sobre ciencia/parapsicología poseen ambas partes un nexo en común entre las mismas obras que dieron como resultado al psicoanálisis

Desde que empezamos a relatarte todo este tema sobre Freud y lo paranormal, te hemos contado que gracias a ciertos acontecimientos, el interés de este pensador por lo paranormal es bastante intenso, pero quién inspiró este interés realmente fue Jean-Martin Charcot (1825/1893) mediante -como te hemos comentado antes- el tratamiento de la hipnosis para tratar la histeria.



Más tarde (1805) Freud conocerá a un discípulo de Charcot llamado Charles Richet (1850/1935) quien fue el padre de la metapsíquica y le fue otorgado un premio Nobel en filosofía por ello.

A su vez, Richet, conocía a otro gran pensador Pierre Janet (1859/1947) quién estudió otro gran enigma como era por aquel entonces el sonambulismo y fue el primer científico en demostrar, estudiar y realizar, una hipnosis a distancia

Luego de esto (1895) se publica por vez primera "Obsesiones y Fobias" done Freud emplea el término "psicoanálisis"

Desde entonces algunos detractores de Freud, empiezan a tildar el psicoanálisis como ocultismo. 

Tanto la parapsicología como el psicoanálisis fueron desterradas por la ciencia, ya que gracias a ellas se fue capaz de comprender aquellos acontecimientos que hasta ese entonces, se tachaban como raros, ocultos, diabólicos y hoy por hoy, aun se sigue manteniendo esta creencia de que la parapsicología no es ni puede ser, científica. 

Y ahora es cuando llega lo interesante de todo, al parecer el biógrafo de Freud, Ernest Jones afirmó que es en este punto cuando Freud tendría una mentalidad escéptica a estos aspectos paranormales pero que luego, dado algunas coas que le sucedieron -las cuales ahora veremos- empezará a creer en ello sobre todo en el tema de la telepatía.  

Las vivencias paranormales de Freud

Es cierto, a partir de aquí, es cuando Freud empieza a ser creyente -parcialmente- de algunos aspectos que se escapaban a la razón humana. Esta creencia hacia estos fenómenos le fue infundada gracias a algunos acontecimientos que le marcaron para siempre como verás ahora. 

A estas experiencias que tuvo se les suelen llamar "Experiencias perceptuales inusuales".

Correspondencia con su esposa Martha 

Esto ocurre en agosto de 1882 cuando Martha y Freud aun eran pareja, novios. 

Freud por aquel entonces mantenía correspondencia con Martha y en una de esas cartas, Freud le escribe muy preocupado. Quería saber si el sentimiento que tenía sobre el -si lo amaba o no- estaba aun latente. 

Una semana antes de esto, el mismo Freud en un arrebato de ira, golpeo con el puño una mesa, con tan mala suerte que el anillo que su futura esposa le había regalado, se partió a la mitad. 

Lo curioso es que el mismo, le pregunta en esa carta que si el jueves a las 11 de la noche, ella había sentido un sentimiento negativo hacia él -que fue cuando esto sucedió-. 


Freud con su hija Ana

Freud le escribe esto, ya que siente algo en su interior que le preocupaba, como si se tratase de un sexto sentido, el cual le advertía que Martha, estaba sintiendo sentimientos negativos hacia él

Luego de estos acontecimientos se sabe que Freud recurrió a actos de naturaleza mágica, para poder reorientar su suerte. 

Carta a Ferenzci

En 1925 Freud le escribe muy intrincado a Ferenzci la terrible noticia de un grave accidente de tren en el cual iba su hija Ana. Dada la preocupación de que su hija pudiera haber estado herida o muerta, le hizo empezar a caminar por un largo bosque.

Días después su hija regresa sana y salva. Tres días del regreso de su hija, Freud le vuelve a escribir a Ferenzci contándole que creía que a su hija no le había sucedido nada, ya que ofreció una recompensa a modo de ritual tras el acontecimiento. 



¿Cual? Al caminar preocupado por su hija, este se inclinó hacia un lado con tan mala suerte que perdió sus gafas y su estuche. Creyó que esto, había propiciado a la salvación de su querida hija Ana. 

Extrañas voces en París

Esto ocurrió en 1910 cuando estudiaba en la ciudad de París. Estando solo, apartado -ya que no entendía muy bien el idioma- le ocurría algo completamente extraño. 

Escuchaba en estos momento de soledad, una voz femenina, dulce que le hablaba. Él le atribuía el mérito a su novia Martha. Era tan fuerte, que siempre que le ocurría, tomaba nota de la hora y describía el acontecimiento en una libreta, para luego contrastar la experiencia con su novia, para ver si ella en ese intervalo horario, había intentado transmitirle alguna clase de pensamiento. 

¿Increíble no? 

La creencia en la numerología de Freud

La superstición perseguiría todo la vida hasta su muerte, a este gran pensador. Y precisamente su muerte el mismo creía que llegaría más temprano que tarde. 

Como dato curioso, has de saber que en la biblioteca del mismo Freud, había ejemplares escritos en alemán, sobre la cábala. 

Como sabrás -te lo hemos dicho más arriba- Freud era judío y en esta cultura, los números forman parte de ella, y tienen un gran significado místico. Freud tenía una obsesión con los llamados "números fatídicos"

Era tal, que él mismo creía que el momento de su muerte le llegaría sobre los 41 años; más tarde al llegar esa fecha, pensó que llegaría su muerte a los 51; al pasar a los 51, llegó a los 61



Esto lo puedes ver incluso en su obra "La Interpretación de los Sueños". Allí nos cuenta como el número 51, aislado tiene otro sentido. "El de la oposición. Por eso interviene en el sueño repetidas veces; 51 es la edad en done el hombre parece más expuesto y 51 es la edad que he visto fallecer a colegas de forma repentina".

Llegado a los 80 años, aun se correspondía con su amigo Ferenzci donde le contaba que no era preciso creer en lo paranormal en los aspectos sobre naturales.

Y aunque parezca contradictorio, Freud en más de una ocasión canceló algunos de sus vuelos o eventos, porque no quería encontrarse con su doble, los llamados "Doppelgänger". 

Reconocimientos en la rama de la parapsicología 

En 1911 Freud será designado miembro honorífico de de la SPR -por sus siglas en inglés Society for Psychical Research- dado algunos escritos de Freud sobre la existencia de que la telepatía era real. 

En 1915, también sería congratulado miembro honorifico de la SPR -americana- y en 1923 por la misma sociedad, esta vez en Grecia

Cada uno de estos títulos, los mantuvo hasta su muerte, lo que nos dice cual era el pensamiento de Freud hacia todos estos aspectos. Si no creyese en que eran posible ¿para qué aceptarlos? 

<<Entre 1910 y 1911 reunió la mayor parte de las observaciones en sus estudios de telepatía y la interpretación de los sueños>>

En 1913 se reúne con la Sociedad de Psicoanálisis de Viena. Una sociedad formada por Freud y sus discípulos en donde charlaban sobre algunos temas: telepatía, psicología, los sueños, el psicoanálisis, etc. 

Pero aquella reunión fue especial, ya que contaban con la presencia de un psíquico reconocido mundialmente el profesor "Alexander Roth"

En dicha reunión este hombre intentó hacer gala de sus "poderes" pero no le funcionó muy bien. Todos -incluido Freud- quedaron completamente insatisfechos por aquel personaje que no hizo gala si no del ridículo. 


*

Con el tiempo y antes de su muerte, Frued se mantenía a veces neutral, a veces creyente y a veces escéptico, con respecto a ciertos temas paranormales, pero sin duda en lo que sí que creía, era en la capacidad del ser humano para poder comunicarse telepaticamente. 

Pese a su inquietud cintífica, Freud fue un hombre que no dejó de lado al mundo paranormal, otorgándole un espacio en sus estudios, se podría decir que hoy conocemos ciertos aspectos del fenómeno poltergeist, gracias a los trabajos realizados por Freud. 

Increíblemente necesitamos más mentes abiertas como las de Freud y todos aquellos científicos, que se han arriesgado a creer que hay algo más allá después de la mismísima muerte. 


¿Estas de acuerdo con Freud? ¿Conocías esta faceta de él? 

Si te ha gustado el artículo, compártelo con tus amigos para que así podamos llegar a mucha más personas, entre todos podemos llegar más lejos ;) 

Fuente: Divulgadoresdelmisterio.net

Si quieres ver la conferencia completa, de donde hemos podido sacar toda esta información, te dejamos aquí el enlace que te llevará directo a ella. 



Tu correo electrónico:


Delivered by FeedBurner
Subscribe to Tenerife Paranormal by Email

siguenos en facebooksiguenos en TwitterCanal de youtubesígueme por Correo

Comentarios