La ouija 5 historias aterradoras (parte 1)


Una y otra vez, te pedimos cada vez que hablamos de la ouija que no juegues si realmente no estás preparado para lo que te puede ocurrir. 

Ya te hemos dado 5 motivos por los que no debes jugar a la ouija y hoy queremos ofrecerte algunas historias que te quitarán las ganas de querer jugar, si no has jugado ya. 

Muchos expertos investigadores paranormales, afirman que lo más peligroso de jugar con el tablero no es el hecho de jugar en sí, si no de la fuerza mental de cada persona que esté jugando. 

Por eso se recomienda no jugar siempre y cuando tu mente no esté preparada para ver lo que pueda ver. De lo contrario, te arrepentirás el resto de tu vida. 

Empecemos pues con estas primeras 5 historias reales sobre la ouija...

1 Ouija entre amigos

En el año 2007, unos jóvenes quisieron hacer algo completamente diferente esa noche. Decidieron que estaría bien ir  a una casa abandonada a jugar entre todos a la ouija. Una noche de autentico terror. 

Cuando llegaron a la casa en ruinas, vieron un lugar magnífico en el cual llevar a cabo el juego. Dispusieron el tablero en el suelo y el líder del grupo empezó el juego con una pregunta sencilla. 



"¿Quién de los que estamos aquí presentes no quieres que estén? Dilo y se irán de inmediato"

En cuanto el joven termino de pronunciar estas palabras, el puntero se empezó a mover. Letra por letra fue nombrando a 3 de los chicos que allí estaban. 

Sin pensárselo dos veces, esos chicos deciden abandonar el juego e irse de la casa. A penas recorrido unos 100 metros, se dan la vuelta para ver si los demás los seguían y pudieron comprobar como la casa vieja y destruida por el tiempo, escuchan un estruendo y pueden comprobar como a casi a cámara lenta, la casa vieja se derrumba.

Y sus dos amigos aun seguían dentro. 

2 El caso de Jennifer Lynn

Jennifer, era una joven a la que se le podía impresionar con muchísima facilidad. Sabiendo esto, una de sus amigas decide que es momento de jugar a la ouija. 

Ésta se lo comenta a Jennifer y como no, la joven de 14 años accede sin poner ningún tipo de resistencia. Ese día de 1972 cuando ya estaban jugando con el tablero, a Jennifer se le ocurre hacer una pregunta de lo más inquietante. 

"¿Qué día voy a morir?"



Todas se miraron las unas a las otras esperando a que el oráculo se moviera. Casi cuando ya podían respirar de alivio, éste se empezó a mover, deletreando las palabras "asesinada" y "estrangulada".

Lo pero del caso es que así fue en 1976, un par de días antes de que la joven Jennifer cumpliese los 18, un hombre la asesinó tal cual predijo el tablero. La identidad del estrangulador sigue siendo un misterio.

3 Posesión 

Un joven venezolana pierde a su querida madre trágicamente en un accidente. Cuando su madre se fue para jamás volver, la muchacha tenía 15 años. 

Tiempo más tarde, la joven con sus amigas deciden que es momento de jugar al juego del que muchas personas hablan y temen al mismo tiempo. La ouija. 

Una noche oscura, deciden animarse a jugar. Cuando las jóvenes ya están preparadas para jugar, todas se miran las unas a las otras, para comprobar que iba enserio. Todas querían jugar. 



Empieza el juego. Ya llevaban un tiempo sin percibir nada cuando de inmediato a nuestra protagonista, se le ocurre preguntar si hay espíritus a su alrededor. El oráculo se mueve al si. Acto seguido pregunta de nuevo, si son buenos o malos. 

Preguntando y contestando se pasa el tiempo. Pero las respuestas son cada vez más extrañas. Todas tenían un significado muy personal para la joven. 

En una de esas preguntas, todas se quedaron heladas. Pudieron ver como su amiga, se quedaba en una especie de trance. No se movía para nada. La mirada estaba perdida en el infinito. 

Sus movimientos empezaron a ser lentos y erráticos. Cuando ya la joven sale de esta extraña posesión, con los días, aseguró que estuvo poseída por el espíritu de  su madre ya fallecida. La cual era muy posesiva y no le gustaba que se relacionase con nadie. 

4 El número de la lotería

Hay una historia de un hombre que se identifica como Myles W. la cual ha hecho reflexionar a muchas personas. 

Éste misterios hombre cuenta con la voz un poco apagada, como cuando él y sus amigos tenía entre 19 y 20 años jugaron una vez a la ouija. 

Pensaron que no pasaría nada en absoluto, es un simple juego sobrevalorado. Cuando quisieron jugar, no tenían dinero para poder comprar un tablero y tampoco ninguno poseída uno. 

Pese a esto y lejos de querer abandonar, deciden hacerlo con una hoja de papel, en la cual escribieron las letras del abecedario, números del 0 al 9 y al final un SI y un No. 



Empiezan a jugar con más risas que miedo hasta que el puntero improvisado se empieza a mover. Ahí ya los jóvenes estaban algo preocupados. 

Pero Myles para demostrar su valentía decide preguntar al espíritu cual va a ser el número premiado de la lotería de esa semana. Increíblemente el oráculo se mueve mientras otro apunta de inmediato los números. 

Cuando se deja de mover y todas van a abandonar, el oráculo deletrea unas últimas palabras: "La suerte tiene dos caras". 

Pese a esto, los chicos deciden y al día siguiente a comprar un boleto con ese número. A la semana siguiente van a comprobarlo y efectivamente el número es el ganador. 

Pero años más tarde se acordarían de esa ouija. A uno de los compañeros su negocio le fue mal y tuvo que cerrar endeudado, el otro sufrió un terrible accidente y Myles se convirtió en un alcohólico. 

Tiempo después Myle sufriría un accidente que casi le constaría la vida. Nadie nunca ha sabido quien era Myles W. 

5 El culto

Esta historia estremeció a toda la comunidad americana de Arkansas, En el pueblo sabía que había dos jóvenes que a simple vista resultaban extraños. 

Algunos rumores aseguraban que estos jóvenes de 22 años de edad tenía un pacto con el demonio. Y lo cierto es que no iban tan desencaminados. 

Los jóvenes pertenecían a un grupo que le rendía culto a Lucifer. éstos eran dos jóvenes reservados y sin a penas amigos. 

Un día dos amigos deciden animarse a charlas con ellos. Cuando lo hace descubren que son dos personas normales y extremadamente cultas. Ese mismo año, los jóvenes del culto, deciden invitar a sus dos nuevos amigos a su casa. 

Cuando estos entran en su habitación, pueden ver como en ella hay una especie de altar con velas negras, una figura muy extraña que no son capaces de reconocer, algunos símbolos pintados en el suelo y todo descansaba sobre una tela de terciopelo rojo.



Los dos muchachos se miraron y pensaron en salir de ahí pero por alguna extraña razón se quedaron. 

Cuando uno de los jóvenes oscuro vuelve a la habitación lo hace en manos de un tablero de ouija personalizado. Éste era negro con los números y letras en blanco con una tipografía gótica. 

Los dos invitados al verlo dijeron de inmediato que ellos no iban a jugar, que se negaban. Los otros chicos se lo tomaron mal y sin a penas decir nada deciden apuñalarles sin compasión alguna.

Uno de ellos escapa y avisa a las autoridades. Cuando ésta llega al escenario, descubre que los dos jóvenes dormían encima de un charco de sangre de una de las víctimas. 

Fueron condenados y trasladados a un centro psiquiátrico ya que ellos mismos afirmaron que una voz en su interior les obligó a hacerlo.

Aquí acaba esta primera parte de las historias aterradoras de la ouija, en breve publicaremos la segunda parte. 

Mientras te invitamos a que veas lo que la ciencia opina sobre la ouija.

Tu correo electrónico:


Delivered by FeedBurner
Subscribe to Tenerife Paranormal by Email

siguenos en facebooksiguenos en TwitterCanal de youtubesígueme por Correo

Comentarios