Cómo evitar la parálisis del sueño


Ya en algunas ocasiones te hemos hablado sobre la temida parálisis del sueño. Si visitas ésta entrada o cualquier otra de las muchas que hay por la red, encontrarás definiciones, argumentos, testimonios pero sigue faltando algo muy importante.

¿Se puede llegar a prevenir? Aparentemente sí se puede, siguiendo los consejos que te daremos a continuación, podrás ver algunos resultados. 

Pero antes de empezar  con lo que realmente nos interesa, ¿qué tal si indagamos un poco en los estudios de éste fenómeno? 

Bueno si te ha sucedido o te está sucediendo esto, te aconsejamos que leas todo lo que te recomendamos en este artículo. 

Bien, vamos a empezar por el principio. 

El estudio de la parálisis del sueño

La doctora Clara Mackinnon es la directora que está estudiando exhaustivamente junto con muchos otros muchos profesionales, para poder dar respuestas a un fenómeno que le ocurre a un alto porcentaje de la población y que es incapaz de encontrar información al respecto.

Puede que la parálisis del sueño te suene a algo moderno, pero aunque no lo creas no lo es. Ya en 1999 Cheyne Rueffer y Newby Clark dos investigadores indagaron en varios casos sobre este fenómeno. 

Devil In The Room from Mackinnonworks on Vimeo.

El estudio consistió en entrevistar a 752 personas que habían sufrido de parálisis del sueño. Para tener clara una base, los investigadores les hicieron preguntas sobre los síntomas y sobre como se sentían. En base a esto, los investigadores llegaron a formular un modelo estándar para la parálisis del sueño: 

- Sensación de que alguien te observa. Puedes sentir que hay una persona observándote, sientes terror, tienes alucinaciones auditivas y visuales. 

- Íncubos. Presión en el pecho, dificultad para poder respirar o dolor intenso. 

- Experiencias extracorpóreas inusuales. Aquí se puede sentir como si tu cuerpo levitara, como si estuvieras fuera de tu mismo cuerpo o sensaciones de angustia. 

En un trabajo anterior a éste Cheyne pudo identificar a dos tipos de personas: "los novatos" que eran aquellas personas que sufrían de vez en cuando la parálisis y los "expertos" que sufren más a menudo la parálisis

Como dato curioso decirte que los que Cheyne declaró como novatos (pocas parálisis) sufrían más sensaciones de intrusión o la sensación de estar siendo observados por alguien y pocas experiencias extracopóreas. 

Y los expertos (más veces) pudo comprobar que sucedía todo lo contrario. Tenían menos la sensación de intrusión y más experiencias extracorpóreas.

En otro estudio de Chayne publicado en 2002, aclaraba que había ciertos factores de riesgo que podían ser desencadenantes para poder sufrir una parálisis de este tipo: 

- Fase de sincronía. Esto viene a decir que hay una sincronía entre la etapa 3 del sueño (justo antes de quedar profundamente dormidos) con la parálisis. La gran mayoría de los participantes del estudio, tuvieron la parálisis antes del sueño y mientras dormían. 

- La posición. Llegó a la conclusión de que el 58% de las personas que estaban en posición supina (boca arriba) padecieron más veces la parálisis. Sin embargo otras posiciones como de cubito prono (boca abajo) no tantas: 8% y de lado: 17%.

Para terminar con esto, el investigador se percató que en las mujeres las sensaciones de miedo, sentirte observado, incomodidad e incluso de ataques sexuales (íncubos) eran más fuertes en las mujeres que en los hombres. 

¿Qué hago para que no me pase?

Bien ya que te hemos explicado lo más importante que debes saber acerca de la parálisis del sueño, es momento de saber qué podemos hacer para que esto no nos ocurra y sentir esa sensación tan desagradable. 

Lo que a continuación verás es fruto del estudio de la doctora Clara Mackinnon y sus colaboradores. Con el único fin de ayudar en lo que más se pueda a aquellas personas que lo sufren. 

Como afirma la doctora, por desgracia no existen muchos estudios por los que nos podamos fiar y tener en cuenta. 

Pero lo que si te podemos asegurar y según otro estudio sobre los ciclos del sueño lo que primero hemos de recomendar a todas aquellas personas que lo sufren es que tengan un ciclo de sueño regular

Se ha demostrado con estos experimentos que una alteración en el ciclo natural del sueño (insomnio) puede desencadenar un factor de riesgo para que esta aparezca



Nosotros te recomendamos que empieces a tener un calendario para dormir. Lo puedes hacer en casa o en el ordenador (como a ti te sea más cómodo) para que tengas una hora de dormir y despertar continuas y regulares. También has de reducir los niveles de cafeína y alcohol antes de dormir

Se ha demostrado que reducen los niveles de glutamina la hormona que te induce el sueño. 

Pero si por tu trabajo o por lo que sea no puedes establecer patrones de sueño correctos existen ciertos métodos que te ayudarán a prevenir los ataques. Pero también debes saber que no se han comprobado del todo su eficacia a la hora de funcionar. Pero es una opción si quieres que no te ocurra. 

- Desvincularse del ataque. Esto es básicamente darte cuenta de los primeros síntomas antes de llegar la parálisis. Cuando veas que te va a suceder, date cuenta de inmediato y estírate, ponte de pie o cambia de postura. 

- Intenta no dormir boca arriba. Algunos de los pacientes de estos experimentos aseguran que se reducen mucho los ataques cuando no se duerme boca arriba (58%). Así que intenta en la medida de lo posible, dormirte de lado. 

- Relájate ante todo. Es así, las personas que aseguran que han reducidos sus ataques en más de la mitad, es porque cuando esto sucede mantienen la clama. Sabemos que es difícil dado el caso, pero si lo haces, tu cerebro dejará de estar en alerta y pasará a producir ondas alfa (de tranquilidad y relajación) 

- Rompe el ataque. Para hacerlo intenta hacer ruidos o gestos muy exagerados. Algunas de las personas que sufren ataques constantes y que han dejado de tenerlos es porque por ejemplo han realizado movimientos bruscos durante el ataque. Ya sabes intenta moverte lo más que puedas para romper dicha parálisis. 

- Muévete. Sabemos que resulta complicado, pero funciona. Puedes mover un dedo, el pie, lo que sea para romper ese estado de parálisis. 

Esperamos que esto te ayude a evitar que se produzcan nuevos y molestos ataques en un futuro. Vuélvelo a leer si no te has quedado con algo o simplemente escríbenos (tenerifeparanormal@hotmail.com



Si lo compartes nos ayudas acrecer y ayudarás a más personas que sufren esto a diario, para que cesen los ataques. 

Te dejamos la fuente donde hemos sacado todo para que lo veas tu mismo. 

Fuente: thesleepparalysisproject.org
Tu correo electrónico:


Delivered by FeedBurner
Subscribe to Tenerife Paranormal by Email

siguenos en facebooksiguenos en TwitterCanal de youtubesígueme por Correo

Comentarios