Loberos


Aunque parezca ironía, el pariente más próximo de nuestro mejores amigos, los perros, haya sido visto como un feroz enemigo por nuestros antepasados, dándole caza hasta casi terminar con ellos. 

El lobo, como sabrás, forma parte de diferentes culturas. En ellas veneran a estos animales por su paciencia, su fortaleza y sobretodo, por ser leales a su manada. 

Te queremos hablar en esta ocasión sobre algo que quizás muchos no hayan oído, te queremos contar la historia de los "Loberos". Quédate y disfruta de ella.

Los Loberos

A principios de la Edad Media, Europa estaba inmersa en el cultivo, vivía por y para el cultivo. Pero, no se puede decir, que tenían grandes barreras para defender su ganado y sus tierras, del que era enemigo mortal, el lobo.

Por ese mismo motivo, el ataque de un lobo a el valioso ganado, podía llevar a too un poblado o familia a pasar mucho hambre.

Tanto en Francia como en el Norte de España, comenzó a nombrarse la figura del "Lobero". Eran personas solitarias, un poco antisociales, que vivían expresamente con una manada de lobos que "controlaban". 



Ser un lobero, no era tan fácil como crees, para poder serlo, deberías pasar un largo periodo de tiempo con una manada, hasta que esta decida aceptarte en ella.

La figura del lobero, era sinónimo de respeto y miedo al mismo tiempo. Si por ejemplo, un lobero iba a tu casa, a pedir cobijo tras una noche fría, deberías aceptar sin pensártelo dos veces.

Puede que esto último te suene como si fueran agresivos, pero no era así, este trato lo hacían siempre por un motivo. ¿Cual? Sencillo: si dabas amparo a un lobero, éste, por ende, no traería a su manada a eliminar a tu ganado, lo cual era toda una ventaja. Al igual, que siempre te protegería de tus enemigos, como un favor por los "servicios prestados".

Sus habilidades 

Todas las habilidades que estos poderosos encantadores de lobos poseían, pasaban de generación a generación. O si quieres, de "brujo a discípulo". 

Fueron incluso tachados de brujos, por parte de muchísimas personas y como era de esperar, en tiempos de brujería, cayó sobre ellos todo el peso de la terrible inquisición o caza de brujas.

Más tarde y con el paso del tiempo, la figura del lobero, pasó a ser más un mito que una realidad. Muchas personas ya no creían que un hombre normal pudiera controlar a un lobo, ni mucho menos a toda una manada.

Eran personas completamente individualizadas. Eran personas como lo eran los cazadores, los pescadores y poseían de mucho renombre, a pesar de que gran parte de la gente creían que no era real.

Más allá de los poderes 

Lejos de las creencias de brujerías y la magia de los loberos, las personas que no creían que esos poseían de poderes sobrenaturales, afirmaban que no eran poderes, sino un vínculo natural con el mismo animal



Esto hacía, que cada miembro de los loberos, cuidara fielmente de todos los cachorros de la manada, con lo cual conllevaba a la supervivencia de dicha manada. 

Muchas obras de literatura han contado como el cuidado de los loberos con los lobos, hacían que el mismo animal, viera al ser humano como un miembro más de la manada, como un líder.

Si te ha gustado este artículo, ayúdanos a crecer compartiéndolo con tus mejores amigos :D 



Tu correo electrónico:


Delivered by FeedBurner
Subscribe to Tenerife Paranormal by Email

siguenos en facebooksiguenos en TwitterCanal de youtubesígueme por Correo

Comentarios