La canción de los suicidios



La música es casi un complemento esencial para muchas personas hoy en día. Es una buena forma de abstraerse del mundo que les rodea y poder estar completamente absorto en una misma melodía.

Pero que pasaría si te dijésemos que una sola melodía puede hacer que cientos de personas caigan en un deseo aterrador. El deseo de querer suicidarse. 

Así es, la melodía en concreto se llama "Gloomy Sunday", y no es más que una simple y romántica pieza de amor, tan armoniosa como la suave brisa cuando pasa por tus oídos. Pero lo más aterrador de esta melodía, es que después de que su creador la produciera, al rededor de unas 100 personas se quitaron la vida después de escucharla. 

Quédate y entérate de todo acerca de esta melodía asesina.

La canción de los suicidios, "Glummy Sundays"

La canción Glummy Sunday, fue escrito por el pianista Rezső Seress de Hungría en 1933. Sin embargo, tempo después, la letra de la canción original fue sustituida por un poema de László Jávor, también húngaro. 

Fue a partir de aquí, cuando la leyenda comienza a cobrar sentido, ya que en Hungría, después de su publicación, empezaron una oleada de 17 suicidios en menos de un año. 

Pero los suicidios no quedaron ahí, ya que cuando ésta llego a los Estados Unidos se estima que unas 100 personas se suicidaron. Luego vino Alemania e Inglaterra y ya nunca pudo parar. 


La canción romántica y melancólica relacionada íntimamente con la muerte, narraba la historia de dos enamorados. El triste enamorado, tras la pérdida de su querido amor, decide unirse a ella en la muerte. 

La canción tenía un efecto muy fuerte para aquellas personas que estaban sumamente deprimidas o que padecía de instintos suicidas. 

La controversia sobre la leyenda de esta canción, sigue intrigando y asustando hoy en día a todos aquellos que continúan escuchando su historia. Debido a las cantidades inmensas de muertes con que se la relacionó, fue prohibida en varias países como: Estados Unidos, Hungría, Francia y Londres. 

La prohibición de la canción en Hungría 

Antes de que las autoridades dieran por acabado con las emisiones de esta canción en las emisoras de radio más importantes del país, fueron cuantificados unos 17 casos de suicidios que tenía un denominador común: "Glummy Sundays".

Entre esos casos documentos, se encontraba el de la misma esposa de László Jávor, el cual aseguró que se había inspirado en ella, para poder escribir la letra de esta canción. Aunque nadie le diría que por causa de la misma, su mujer se quitara la vida, dejando con sigo una nota la cual expresaba: "Szomorú vasárnap" (Triste domingo, en Húngaro).

Partitura original 

Otro de los casos más mencionados es el de dos hombres. El primero de ellos, se quitó la vida, acto seguido de haberla escuchado tocar por unos gitanos que estaban en una calle solitaria. 

El caso del segundo hombre fue algo más dramático. Éste, llegó a un club nocturno, pidió a la banda que esa noche allí trabajaba, que tocasen la melodía de "Gummy Sundays". Absorto por la melancolía de la melodía, salió del club, llegó a un callejón y se pegó un tiro en la cabeza.

Tras todos estos acontecimientos, la policía de Budapest, terminó por prohibir dicha canción. 

La llegada de Glummy Sundays a Estados Unidos 

La primera versión que apareció en el continente americano fue traducida por Sam M. Lewis, el cual después de terminar la edición de la misma, añadió una frase más para poder así suavizarla un poco. 

Un final sumamente suavizado, en comparación con la original. Este hacía ilusión de que la triste tragedia no era más que un simple y atormentado sueño. 

Tras la edición de este compositor, fueron apareciendo muchas otras más, que comenzaron a circular por todo el gran continente americano. 


Ya cuando la canción llega a Estados Unidos, en Hungría la estaban retirando del país. Fue cuando los suicidios comienzan a darse ahora en Estados Unidos. La melodía terminó siendo conocida en esta parte del mundo como "La canción húngara de los suicidios". 

De entre los muchos casos de suicidios en EE.UU, uno de ellos fue el más misterioso. Éste se trataba de la versión que escribió Billie Holliday, la cual se dice que era hipnotizante y que todo aquel que sumía en su abstracción inmediatamente después les entraban un pensamiento suicida y finalmente terminaban por cumplir este deseo. 

Finalmente y como ocurrió en Hungría, la canción fue retirada de todas las cadenas de radio del país.

La canción que le acercó a la muerte 

Muchas personas creen que Glummy Sundays trajo la desdicha a Rezső Seress, ya que después de que esta canción le diera el salto a la fama, ninguna de sus obras posteriores, fue capaz de igualar al éxito de la canción suicida. 

Por ese motivo se cree que el autor a sus 69 años de edad, terminó por seguir los pasos de sus dos amantes, hasta llegar al sendero oscuro que era la muerte. 

La fama de Glummy Sunday estaba ya en decadencia, pero no fue hasta la muerte del autor que fue publicada por el New York Times, cuando irónicamente la fama de su autor, comenzó de nuevo y terminó por formar la leyenda de esta canción. 


La ciencia opina que las grandes muertes no estaban producidas directamente por la canción en si misma. Por ejemplo, en Estados Unidos, favoreció a los suicidios por la Gran Depresión de la época, muchas personas terminaban por imitar lo que la canción de los dos amantes hacían. 

En Hungría sucedió prácticamente lo mismo, ya que en esa época, estaba envuelta en el terror de la revolución comunista.  

Lo creas o no, hoy en día, muchas personas no quieren escuchar ni una sola nato de esta canción, por miedo a que les incite al suicidio. ¿Te atreverías a escucharla? 

Pondremos la canción para aquellos valientes que decidan escucharla, pero no nos hacemos responsables de los pensamientos que esta pueda acontecer. 





Tu correo electrónico:


Delivered by FeedBurner
Subscribe to Tenerife Paranormal by Email

siguenos en facebooksiguenos en TwitterCanal de youtubesígueme por Correo

Comentarios