Leyendas del mundo (I)


A lo largo de muchísimos años la humanidad a contado historias sobre sucesos ocurridos de sus experiencias. Muchos se las contaban de familia en familia y siempre pasaban de generación en generación como relatos de entretenimiento. Más tarde con la evolución de nuestra especie, siguieron perdurando en la mente de los muchos antepasados que en aquella época las recordaban. Pasados los años las leyendas de esos antepasados se utilizaban como advertencia par que los niños y no tan niños, tuvieran cuidado con sus actos y les hacía ver a través de una historia que toda decisión conlleva su responsabilidad.


En la actualidad, gracias a Internet se siguen recordando muchas de las leyendas más antiguas de la historia y nosotros les queremos hacer un recorrido por algunas de las más aterradoras y las más curiosas que hay en todo el planeta. En pleno siglo XIX esas leyendas que serían como advertencia para muchos niños, causan autentico terror a los no muy niños de ahora.

En esta primera parte de leyendas del mundo, comenzaremos con una muy especial a la que llaman "La Pulsera negra", quédate con nosotros y descubre los misterios que encierra esta leyenda. 

El origen de la leyenda  

Toda leyenda o relato, tienen como ya hemos dicho en algunas ocasiones, su parte verdadera y esta leyenda no iba a ser menos. En la antigüedad en muchos hospitales de Estados Unidos, para que cualquier médico o enfermero pudiera saber que un paciente había muerto, aparte de la forma más evidente, era poniéndole una pulsera de color negro con la fecha y hora de la defunción y la parte de la morgue a la que lo debía llevar. 


Muchas personas en diferentes hospitales de Estados Unidos, sabían que cuando alguien fallecía, de inmediato lo primero que se le ponía era la pulsera negra. Muchos de los familiares, o incluso de los mismos pacientes que estban en un hospital ingresado, afirmaban que muy de vez en cuando, podían ver a pacientes que parecían sin rumbo alguno, deambulando por los pasillos del hospital. Lo más curioso que tenían esas personas a parte de sus expresiones y de su halo de oscuridad y misterio, era que todas llevaban una pulsera de color negro.

De ahí es de donde comienza la autentica leyenda que dice lo siguiente:

"...La leyenda cuenta que si estabas en un hospital y veías pasar a una persona solitaria, que deambulaba por el hospital sin rumbo alguna y llevaba con sigo una pulsera de color negro, estabas presenciando a un fantasma..."

La pulsera negra 

Nos tenemos que trasladar a Dakota del Norte en Estados Unidos, un frío y tenebroso hospital donde trabajaba un médico llamado Thomas. Este joven recién salido de la Universidad acababa de tener un día muy ajetreado en ese Hospital. Les habían llegado muchos pacientes graves a la sala de urgencias. 

Uno de los pacientes que llegaron fue el de una joven de 22 años de edad gravemente herida en un accidente de tráfico. Los médicos más experimentados que fueron los primeros en poder verla, ya sabían que esa chica no se salvaría, por lo que decidieron pasarle el caso a Thomas para que se fuera acostumbrando a los golpes más duros de esa profesión.  

Cuando el joven la ve, se queda totalmente petrificado, ya sabía que la chica no iba a poder sobrevivir y se lograba que lo hiciera, las secuelas iban a ser de lo más terrible. Después de que Thomas hiciera todo lo posible por mantenerla con vida, la joven de 22 años fallece.

Derrotado, no le quedó más remedio que tragar saliva y secarse las lágrimas de los ojos y ponerle la pulsera de color negro. Esta pulsera era un protocolo del hospital para así poder marcar al difunto con la hora y el día en que había fallecido. 

Cuando todo el terror de Thomas había pasado, su caro lo decía todo, cabizbajo, deprimido el joven recientemente llegado de la facultad de medicina parecía un zombi. Cuando ya por fin se dirigía a casa para que por fin todo se terminara. Bañarse, cambiarse de ropa cenar y dormir era lo primero que tenía planeado nada más llegar a la residencia que no estaba muy lejos del hospital al que había sido trasladado. 


Al llegar a la planta el hospital parecía vacío. Cuando el ascensor estaba a punto de cerrar, Thomas paró las puertas y dejó pasar a una mujer de unos 40 años con una cara parecida a la de Thomas y muy pálida. El joven después de hablar un rato con la mujer, le contó que había tenido un mal día con una paciente. La misteriosa mujer le aconsejó que no fuera tan duro consigo mismo,que seguro que había hecho todo lo que estaba a su alcance. 

Al llegar a la planta de la mujer, las puertas se abrieron y ambos se despidieron, al salir la mujer en mitad del pasillo se da a vuelta y comienza a mirar a Thomas, el muchacho en ese momento se percata de algo que le hiela la sangre, la mujer con la que había estado hablando en el ascensor tenía una pulsera negra en una de sus muñecas. Enseguida le vino la imagen a la cabeza de la joven muchacha de 22 años. Pálido vio como la mujer desaparecía lentamente a la misma vez que la puerta del ascensor se cerraba por completo. 

Una leyenda que en la actualidad se les sigue contando a los muchos nuevos residentes de algunos hospitales de esta zona de Estados Unidos. Puede que sea una forma de advertir a los nuevos médicos que en el trabajo de la medicina, los fantasmas son algo cotidiano. 

¿Qué harías si te encontraras con esta mujer?

Fiente: leyendasurbanas.com

Comentarios