Encuentros con fantasmas (I)


Son muchos los conductores alrededor del mundo que cuentan como a ciertas horas de la noche, aparecen autoestopistas o personas misteriosas en caminos o carreteras poco transitadas. Personas que piden ayuda para poder llegar a un lugar determinado de la ciudad o pueblo. Todas estas historias aparecen en diferentes culturas de todo el planeta, da igual de donde seas, seguro que en tu pueblo o ciudad encontrarás una historia de un autoestopista fantasma. 



Estas historias o leyendas tienen todas algo en común, y es que todos y cada una de ellas, acaban cuando el misterioso autoestopista desaparece sin dejar rastro del vehículo, nadie sabe donde está, nadie sabe que ha sucedido con esa persona, ahora sólo quedará el recuerdo de haber subido a nuestro coche a un fantasma. 

Por desgracia, estas historias no son tan fáciles de demostrar, ya que siempre se han tachado de leyendas o de folclore. Pero lo que si es cierto, es que la gran cantidad de historias que hay repartidas por todo el mundo, hace que estas "leyendas" cobren más vida. Hoy en Tenerife Paranormal te mostraremos tan sólo algunas de ellas, las más extrañas y aterradoras en una serie de artículos, así que empecemos por la primera parte. 


La joven fantasma de la fiesta 

En esta primera historia que les vamos a contar, es de esas historias que poseen todos los argumentos clásicos de las historias de fantasmas. Este relato empieza en Tompkinsville, Kentucky, Estados Unidos. Dos chicos van tranquilamente en su coche a la fiesta de graduación cuando a lo largo de la gran carretera, pueden dislumbrar por las luces del propio vehículo, un misteriosa silueta. Cuando los jóvenes se acerca pueden observar que se trata de una chica de su misma edad que está completamente sola por la carretera en una noche cerrada. Sin pensarselo dos veces, se acercan a la chica y le preguntan si quiere ir a la fiesta de su instituto con ellos y no estar sola en el camino. 




La misteriosa joven acepta la propuesta y va con ellos a la fiesta y pasa toda la noche junto a los chicos bailando y pasandolo bien. Al acabar la noche, los chicos con mucha amabilidad se ofrecen a llevarla a su casa. Debido al mal tiempo, uno de los chicos le da su abrigo, diciendole que lo recogerá al día siguiente. Al llegar a la casa de la joven todos se despiden. Días más tarde, el chico quiso como no, recuperar su abrigo, por lo que se dirige a la casa de la chica. Este al llegar, se encuentra con una mujer, le pregunta por su hija y esta le responde que su hija hacía años que había muerto en un accidente en la carretera. Cuando el chico se dirige a la lápida de la joven, descubre que su abrigo está justo encima de la lapida.

El jugador de baloncesto 


Es una noche de un frío invierno en Oklahoma, en el año 1995. Mae Doria se dirige en su vehículo a su casa, cuando puede ver en la carretera, a un niño de unos 11 o 12 años de edad. Ella preocupada decide llevarlo a casa, el niño sube al coche y comienzan los dos a hablar. El niño le pregunta a Mae por uno de los jugadrores de baloncesto de la localidad, Mae se percata que este niño, a pesar del frío que hacía esa noche, este no llevaba chaqueta. Mae comenzó a extrañarse más de lo normal al descubrir que este niño no tenía ningún rumbo. Cuando ya llevaban un rato habalndo, el niño le pide a Mae que pare el coche en un lugar donde no había rastro alguno de viviendas. Antes de poder decirle porqué se bajaba en esa parte el solo, ya no estaba. Había desaparecido. Años después Mae descubre que se trataba de un fantasma de la carretera. 


La vuelta a la vida de Mary 


La historia de la resurrección de Mary, es muy conocido en el ámbito de lo paranormal. Este relato comienza en 1934 cuando la joven Mary se dirigía en coche a su casa y sufre un accidente automovilístico en el trayecto. Cinco años más tarde en 1939 un taxista recoge a una niña con un vestido blanco. La niña se sienta en el asiento delantero y le explica a donde ir al conductor. 




Después de llevar un buen rato conduciendo, sin rumbo alguno, la niña le dice que pare. Este se para y cuando la niña sale del taxi desaparece sin más. El taxista empieza a miara a su alrededor para ver la puede ver, pero no lo hace. La historia cuanta que en 1977 una mujer encerró a una niña pequeña llamada Mary en un cementerio. La niña intentó salir del ataúd pero por mas que gritaba nadie la pudo oir...

Si te han gustado las historias, no te pierdas muy pronto las que te contaremos muy pronto. 




Tu correo electrónico:


Delivered by FeedBurner
Subscribe to Tenerife Paranormal by Email

siguenos en facebooksiguenos en TwitterCanal de youtubesígueme por Correo

Comentarios