El asilo de Pennhurst: lugares encantados



En todo el planeta tierra, existen innumerables lugares que afloran en nuestro más profundo ser un terror indescriptible. Ya sea por las atrocidades cometidas en su interior o por las leyendas que empapan sus viejas paredes. Hoy les queremos contar una de esas historias que ponen los pelos de gallina, una historia de un lugar encantado, el asilo de Pennhurst, ¿Te atreves a entrar con nosotros y descubrir su aterradora historia?


De asilo a psiquiátrico

Este asilo fue creado con el propósito de poder dar cobijo a todas aquellas personas con discapacidad y enfermedades mentales. Este está situado en la zona de Grab Hill, en la ciudad de Spring City, Pensylvania, Estados Unidos.Fue abierto por primera vez al público en el año 1908.

El recinto pasó muy pronto a dejar de ser un centro médico donde se ayudaban a los pacientes ya que comenzó a ser una especie de cárcel para enfermos mentales e iban a parar a él todos aquellos que eran considerados como "fuera de lo normal"


En esa misma época las creencias como sabrán eran diferentes a las de ahora, y muchos profesionales de la medicina, creían que los pacientes se recuperaban gracias a los poderes de la mente, es por eso que este recinto hospitalario ofrecía a todos sus pacientes todo tipo de comodidades. Gimnasios bicicletas entro otras cosas. Pronto este centro se convirtió en el más solicitado de todo el país. A pesar de todas estos avances de la medicina, los trabajadores de este, no estaban muy contentos, ya que no se les remuneraba como era debido. Así que este centro hospitalario, comenzó su vertiginosa decaída. 




En principio este mega hospital albergaba a personas que tenía malformaciones, enfermos mentales de todo tipo, niños superdotados, pacientes con epilepsia, etc. Como ya hemos dicho anteriormente todo aquel que la sociedad consideraba que no era normal. Todos los pacientes fueran niños o adultos, eran apodados por los médicos como "los niños". Cuando todo comenzó a decaer en este hospital, muchos de los pacientes que ya no podían valerse por sí mismos pasaban días enteros en sus "cunas" sin ser atendidos por el personal. 

Los maltratos a todos los pacientes empezaron a ser de lo más natural, muchos de los pacientes que mordían a los médicos, se les quitaban su dentadura, diente por diente para que no volvieran a morder. Muchos otros no se les alimentaban, no lo bañaban. 


Las entidades del Pennhurst


No es de extrañar que les dijésemos que en los múltiples pasillos de este recinto hoy abandonado, se encuentren deambulando por él, numerosas entidades fantasmales, dolidas por los malos tratos y que hacen alejar a todo aquel que se acerca a este superhospotal. 


Hay una habitación en concreto la cual es donde ocurren la mayoría de los fenómenos extraños. Esta es la sala de los castigos, donde muchos de los pacientes eran torturados y castigados cuando no se portaban como debían. Eran encerrados con la camisas de fuerzas muy apretadas, no comían, ni tampoco veían la luz del Sol por varios días. Todo aquel que entra en esta parte del hospital, asegura que inmediatamente sienten un profundo dolor interno que les invade todo su ser. Muchos incluso aseguran que les falta el aliento, como si algo o alguien les apretujase sus pulmones. 




Las personas que se han atrevido a pasar la noche en este sanatorio, lo han pasado realmente mal, ya que aseguran que en cuanto cae el sol, comienzan a escucharse aterradoras voces, susurros, gritos a lo lejos, llantos, pasos. Otra de las zonas donde albergan los fenómenos paranormales es en la parte de la guardería, donde muchos de los valientes que han estado ahí aseguran que muchos de los muebles viejos que se encuentra se mueven solos, algunos de los peluches castigados por el desuso aparecen en lugares donde antes no estaban.

Como ven un lugar donde sólo los valientes pasan la noche, ¿Te atreverías a pasar tu la noche en este hospital abandonado? 


Fuente: supercurioso.com

Comentarios