Misterios de canarias (VI) "La matanza de Taco"


Canarias como sabrán muchos es una tierra de misterios y magia, un bello hogar de multitud de creencias que han sido trasmitidas de generación en generación. Son muchas las leyendas que se cuentan incluso en la actualidad, relatos que jamás pasarán desprevenidos. A parte de las leyendas de brujas como la del bailadero de Anaga en Tenerife, o los sucesos ocurridos en la casa de los miedos de Gran Canaria, existen otros misterios no relacionado con los fantasmas, misterios que hoy en día siguen sin resolver, algo que se nos escapa por completo a nuestra razón.


El enigma que les vamos a contar, posiblemente muy pocos lo conozcan y seguramente algunos lo recuerden vagamente, fue uno de los sucesos con más misterios que pisaron Canarias, este caso alarmó a toda un municipio, todos venían venir lo peor. Les contaremos los datos de "La matanza de Taco" hoy en día un misterio sin resolver, quédate con nosotros y descubre lo aterrador que fue esta historia para sus habitantes. 

El caso

Nos trasladamos al municipio de Taco, La Laguna Tenerife, donde en el año 1979 el encargado de seguridad de un almacén donde se guardaban materiales de construcción, encuentra el cadáver de un perro que custodiaba dicho almacén. Parece como si hubiese arrancado la cadena de un tirón, pero no hay ni huellas ni sangre al rededor del cadáver canino. 

Cuando los investigadores que analizaron la escena del crimen buscaron más afondo, se percataron de una terrible y misteriosa "sorpresa. El cuerpo del animal que yacía en el suelo no contenía ni una gota de sangre.  Al parecer algo o alguien, le había succionado toda su sangre por unos pequeños orificios circulares que se encontraron cerca de uno de sus costados. Otro de los satos curiosos que se encontraron los investigadores fue que a este animal, le había extraído su corazón y su hígado.  

En una primera instancia, fueron los agentes de la Policía Local de la Laguna quienes llevaron el caso, pero dada la gravedad del asunto, el caso fue trasmitido directamente a la Jefatura Superior de la Policía Nacional. El cuerpo de la Guardia Civil, un cuerpo de policía militar, tuvo al mismo tiempo que intervenir en dicho caso. Mientras, el Gobierno Insular de Canarias, seguía muy de cerca todo lo que estaba pasando. 



Tras varios días después del incidente, el la escena macabra vuelve a aparecer, justo en el mismo lugar y en el mismo almacén. Ocurrió cuatro días después del primer suceso. De nuevo la víctima fue un pastor alemán. La muerte de este segundo animal fue similar a la primera, el cuerpo no contenía apenas gota de sangre en su torrente sanguíneo. 

En la necropsia, no se encontraron rastro alguno de indicios de pelea, de forcejeo o de algo que indicara claramente lo que había sucedido. Tan solo se encontró dos pequeños orificios en la piel del animal. Después de descartar la muerte natural del animal, comenzaron a barajarse varias hipótesis al respecto.

Como no, lo primero que se pensó fue en sectas, otra de las posibilidades que no se descartó fue el vandalismo.  Pero más allá de lo que parecía normal, muchos investigadores ajenos al caso comenzaron a plantearse si era un suceso conocido como "la mutilación de ganado" que estaba ocurriendo en Estados Unidos. Al otro lado del charco se estaba hablando de ovnis, experimentos secretos y ahora, habían llegado a las Islas Canarias, ¿Como era posible? 

La psicosis se extendió por todo el archipiélago  

De nuevo otro cadáver vuelve a aparecer, esta vez no era el de un perro, si no el de un cerdo que se encontró en esta ocasión en el municipio de Guamasa, Tenerife. El cuerpo  del animal presentaba los mismos patrones que las dos primeras víctimas. A penas habían dejado huellas y su cuerpo carecía de sangre alguna

Al pasar los días, fueron apareciendo más animales muertos por los alrededores, ahora eran cabras, que aparecían muertas en algunas de las fincas. Los investigadores llegaron a la misma conclusión que había llegado los veterinarios, "...no había causa aparente para estas muertes...".Y otra vez, el cuerpo del animal estaba exangüe. En el informe se hacía mención a un grupo de sectas, pero dicho argumento no tenía ningún móvil aparente. 

Los servicios de veterinaria del Gobierno Insular de Canarias, aseguraron que no se trataba de ningún ataque provocado por algún animal conocido, ya que lo que lo hubiera hecho, carecía de una inteligencia superior a la de un depredador


Todo parecía que jamás la policía encontraría al culpable de estos asesinatos en masa y así lo fue. Pese a ello y con objeto de poder calmar a la población, el jefe del departamento de la Jefatura Superior de la Policía Nacional, aseguró en una rueda de prensa que se trataba de un roedor que se introducía dentro de los cuerpos de los animales para acto seguid devorarlos desde dentro. Pero tiempo después el mismo agente, acabó confesando que el departamento de policías no tenía pruebas de algún sospechoso.

Pese a la gran controversia  que había sobre el caso, los acontecimientos fueron sucediendo hasta llegar al municipio de Taco, donde de nuevo, se volvió a encontrar los cuerpos de varias cabras muertas por las mismas circunstancias, sin entrañas ni sangre. 

En la actualidad y en pleno siglo XXI todavía no se sabe que o quien pudo haber causado este atroz acontecimiento, muchos aseguran que fueron extraterrestres que vinieron a Canarias para saber más de la fauna que aquí se encuentra, otros sin embargo lo tachan de vandalismo o de sectas.  

El caso sigue sin resolver, la incógnita está ahora en saber si algún día descubriremos la verdad. 


Tu correo electrónico:


Delivered by FeedBurner
Subscribe to Tenerife Paranormal by Email

siguenos en facebooksiguenos en TwitterCanal de youtubesígueme por Correo

Comentarios