La OUIJA: El caso de Jenniffer Lynn Springman


Desde que comenzamos nuestra andadura por este mundo de lo sobrenatural y misterioso, nuestro equipo les ha advertido del uso que un juego aparentemente simple, no lo es tanto. Ya se lo habrán imaginado, les hablamos de la OUIJA, ese juego que en las últimas décadas se ha estado abusando de él, algo que para los expertos en lo paranormal es un error garrafal.

Son muchos los casos que pertenecen ya al pasado donde personas que buscaban un poco de emoción a sus vidas, acaban jugando a este "juego" y la "partida", no les sale como ellos esperaban. Posiblemente desde que se estrenó la nueva película La Ouija las ventas de esta han aumentado, no es culpa del cine ni mucho menos, ya que este juego hacia años, que se vendía en muchas jugueterías americanas.

Ahora les vamos a contar, otra delas muchas historias perdidas que hay de este juego, una historia que les hará replantearse si usar la ouija o no, ¿Están preparados? La historia de Jennifer Lynn Springman te marcará.

Cuando Jennier tenía 14 años, jugó junto con sus amigas al juego de la ouija, no se trataba más que un simple juego entre amigas, pero nada salió como estaba previsto ya que la ouija les hizo pasar uno de los momentos de su vida más escalofriantes.

Muerte y predicción 

Como suele pasar en todas las historias las amigas aburridas y sin saber que hacer sacan el tablero y comienzan a jugar. En un principio, parecen escépticas al juego, pero poco a poco se van dando cuanta de que han podido contactar con un ser espiritual de verdad.


Poco a poco, cada amiga fue realizando una pregunta que con anterioridad habían pensado, llegado el turno de Jennifer, esta hizo la siguiente pregunta: "¿A qué edad moriré?", enseguida, el puntero de la ouija comenzó a moverse de un lado a otro, hasta por fin detenerse en el número "18". Aunque eso no fue lo único que sucedió, ya que el puntero, comenzó a moverse y deletrear las palabras: "Asesinado y estrangulada". El impacto que tuvo esta revelación en Jennifer fue tal, que de inmediato tuvieron que abandonar el juego. La pobre joven, asustada por lo anteriormente sucedido, decidió contárselo a sus padres, los cuales le prohibieron volver a jugar con la ouija.

Pasado los años, la familia Spirngman dejó pasar el tema sin prestarle más importancia de la necesaria, la madre de Jenniifer la Sra Karen Springman, decía que incluso lo ocurrido con la ouija, se lo llegaron a tomar como una simple broma. Lo que no sabían era que la profecía estaba a punto de cumplirse.

La conjetura haciéndose realidad 

Cuando la joven Jennifer acababa de cumplir los 18 años de edad, desapareció sin dejar rastro alguno. La joven muchacha se dirigía a ver a sus amigos en una de las cafeterías donde siempre hacían sus reuniones, pero Jennifer nunca apareció. Su mejor amiga desesperada ya por su pobre amiga y con un atisbo de esperanza no se rindió. Pero poco tiempo después, el cuerpo de Jennifer apareció en una bolsa de basura.



Lo más aterrador del asunto es que después de las investigaciones pertinentes al caso, las pruebas forenses aseguraron que la chica fue estrangulada hasta morir, casualmente como la ouija había predicho. ¿Simple casualidad o verdadera predicción?

La ouija no es un juego 

Cada vez que hablamos de este juego, siempre hacemos la misma reseña, NO JUEGUEN A LA OUIJA, no les traerá nada buenos a sus vidas. Muchos investigadores han querido estudiar la ouija, algunos dicen que sólo se trata de nuestro cerebro que está en "modo automático", algo que hace nuestro subconsciente. Sin embargo otros aseguran que cada vez que se juega a este simple juego, es como estar jugando a la ruleta rusa, no sabes que bala será la que te matará ni a quien.

 

Con esto ocurre lo mismo, no sabes que o quien saldrá por la puerta que abres al jugar, si juegan no lo hagan con temor ni con recelo, porque de lo contrario, estarán perdidos.  ¿Pero se puede jugar sin tener percances? Por supuesto, pero antes de poder jugar, todos y cada uno de los integrantes, deberán estar preparados psicologicamente antes de hacerlo, si no son consciente de los que les puede llegar a pasar y les invade el pánico; se acabó....

Por eso recomendamos no jugar a la ouija, así no entraran en una de estas historias en el futuro.

Comentarios