Casas encantadas: "Crenshaw house"


Aquí en Tenerife Paranormal, ya les hemos levado por algunos de los lugares más encantados de la Tierra, como son por ejemplo, las 10 casas más encantadas del planeta, los barcos fantasmas más encantados y algunos otros lugares aún más misteriosos. Hoy de nuevo les contaremos la historia de lo que parece ser una casa encantada, donde ocurren cosas que se escapan a nuestro ser. 

Se dice coloquialmente que una casa está encantada, cuando se cree que hay una entidad fantasmal en su interior, pero si profundizamos más en el término, una casa no está encantada simplemente por poseer en ella un fantasma, si no que está encantada, por que dentro de ese hogar familiar, hay una o unas redes energéticas, que perturban el ambiente de dicha casa. Para que una casa se considere encantada, tienen que ocurrir ciertos acontecimientos en el interior observados siempre por la atenta mirada de los profesionales. 

Cabe destacar que no todas las casas abandonadas, están o son encantadas, como ya hemos dicho antes, tienen que ocurrir ciertos acontecimientos para poder darle este apelativo a una vivienda. Esta vez, les contaremos una historia real sobre una casa en el Sur de Illinois, Estados Unidos, donde mucha gente asegura que este hogar, está encantado. 

Crenshaw house y sus  negocios clandestinos  

Nos encontramos en los hermosos parajes del condado de Illinoise, donde estos pastos verdes y esta pureza en el aire, no nos dejan recordar el pasado tan oscuro que en esta parte del planta han ocurrido. Crenshaw House, fue construida en 1830 para ser la residencia de John Crenshaw y su extensa familia. 


Sin duda no se trataba de un buen hombre ni de lejos. Como ya se han podido imaginar el señor Crenshaw tenía un oficio algo terrible, el trafico de esclavos. Pero lo que hacía de este hombre tan aterrador, era que secuestraba a personas negras libres, para luego venderlas como esclavos, sin duda algo terrible. 

Además de esto, disponía de una salina, algo muy normal ya que en esa época, la sal era un producto muy utilizado para guardar la comida en buen estado. Hay que recordar, que por esa época, Illinoise era una estado libre, es decir, que la constitución del estado describía a Lllinoise como un estado sin esclavitud. Aunque como en todas las leyes siempre hay una excepción y esta era que no se podía tener esclavos salvo para las minas de sal un trabajo tan duro que ninguna persona libre quería pasar por ello.  

Puesto que el terrateniente Crenshaw era el único que disponía de salinas en Illinoise y por consiguiente, esclavos, se podía decir que se trataba el hombre más rico de ese condado. Tenía también un pequeño ejercito que todas las noches, salían a la caza de "hombres de color" para secuestrarles y que así trabajan en las minas de sal o para poder venderlos como esclavos a aquellos condados en los que la esclavitud, sí estaba permitida. 

La casa de las lamentaciones 

Pero hablamos ahora de la casa. Seguro que se nada más pensar en ello, se les eriza la piel. Ya que esta casa, disponía por el subsuelo un túnel secreto donde llevaba a esas personas para venderlas o para simplemente explotarlas en las minas de sal de su propiedad. En estos secretos pasadizos del subsuelo, también encerraba a mujer, niños y hombres en unas celdas de "castigo", para todo aquel que no acatara sus normas. 


Los esclavos permanecían encerrados siempre en la casa, viviendo en unas condiciones totalmente pésimas.Se dice que este hombre, llegó a secuestrar a la mujer de un hombre puramente por el placer de hacerlo sin ningún motivo aparente, nada más para tenerla en una de sus pequeñas celdas. Los rumores comenzaron a correr y el hombre a quien le habían secuestrado a su amada, denunció al terrateniente. Desde ese entonces, comenzaron los rumores, rumores que no fueron bien visto y toda la población fue a pedir respuesta. 

Dado que no recibieron ninguna, el pueblo decidió tomarse la justici por su mano y comenzaron las trifulcas contra el señor Crenshaw, quemaban sus aserraderos, sus cohechas... la justicia actuó, pero lo hizo ya demasiado tarde. 

Uno de sus esclavos, en un alarde de valentía quiso poner fin a su vida cortando le una de sus piernas con un hacha. Todos sabían lo que ocurría en el interior de esta casa, pero nadie acusaba al terrateniente de nada. Después del incidente con el esclavo, si empresa, quedó por fin cerrada para siempre, ya que después de todos los rumores, nadie quería hacer tratos con el señor Crenshaw.


Cuando llegó la Guerra Civil, la casa quedó abandonada, hoy en día, se pueden ver las marcas en los sótanos clandestinos de todos esos esclavos que sufrían los malos tratos de este terrible hombre. Una tela de fenómenos paranormales que se ha ido tejiendo según pasaban los años y que nadie que pasee por allí, dejará de percibir esa brisa fría que recorre el interior de esta casa, una casa donde el sufrimiento y el dolor, cubrían sus vidas. 

Comentarios