La caja Dibbuk con un espíritu maligno en su interior

Aquí en Tenerife Paranormal, ya hemos hablado de innumerables objetos malditos, desde muñecas aterradoras como Annabell a cuadros encantados y muchos objetos malditos que han estado circulando por Internet estas últimas décadas. Hoy les traemos un objeto maldito no por que le hayan echado una maldición a este objeto, sino por que este objeto, encierra a un espíritu que ataca a todo aquel que abre esta inofensiva caja de vinos.

La caja y su historia

Esta caja como todo objeto, tiene tras de sí una historia y esta, se remonta a la época de la primera Guerra Mundial. La propietaria era una anciana de 103 años de edad, esta señora era Judía y como la tradición manda, no se le podía enterrar con este objeto, así que su nieta, quiso descaerse de este objeto. 


La vinacoteca según afirman, contiene un dibbuk palabra judía para referirse a una espíritu de una persona que a sido encerrada. Esta caja en su interior contenía dos mechones de pelo, una losa de granito, un capullo de rosa seco, una copa, dos monedas y una vela.

Los judíos se refieren a los Dibbuk, como espíritus que no han podido pasar a el otro lado y que se quedan vagando por este mundo, para así poder atormentar a cualquier criatura de este mundo.

Sucesos paranormales

Esta caja con sorpresa, fue vendida a un vendedor anónimo en eBay en el 2002, antes de comprar este objeto que ya en su descripción dejaba claro lo quera y lo que contenía su propietaria le advirtió que tenía un espíritu dentro y que no lo pasaría muy bien si se lo llevaba a casa. A pesar de todas las advertencias que tuve que escuchar, este comprador no se rindió hasta conseguirla y al final de la llevó a su casa como un trofeo más. 

Lo que este no sabía era que le comenzarían a suceder cosas en su casa que ni él mismo iba a saber explicar. A los pocos días de ser vendida, esta caja vuelve a aparecer a subasta en la pagina y su dueño afirmaba, que en su casa comenzaron a suceder cosas sin sentido. A él, se le comenzó a caer el pelo, algo no muy normal para un joven lleno de vitalidad, de 25 años de edad. Cuando se puso a la venta, la caja triplico su precio y por fin un propietario se hizo con su "tesoro maldito". Jason Haxton se hizo por fin con esta caja, y cuando la encargada de recogerla, la tuvo en sus manos, la caja no iba a dejar pasar esta oportunidad, para demostrar sus "poderes". La chica, al día siguiente de la entrega, amaneció con el ojo morado, al día siguiente de recibirlo en la oficina ‘me desperté con el ojo derecho como si me hubieran pegado” afirmó la chica encargada de recoger la caja. 

Pero esto no quedó solamente ahí, ya que esta chica comenzó a padecer síntomas muy extraños en su cuerpo, tenía una incesable tos que no se le quitaba, la boca afirmaba que le sabía a metal  y que sufría de fatiga crónica. Haxton, al ver lo que le ocurrió a esta pobre chica, se interesó por el pasado de esta simple caja. Cuando este se puso manos a la obra, para buscar afondo su verdadera historia, encontró algo aterrador.

Sus antiguos dueños 

Haxton encontró que este baúl antes de ser puesto por segunda vez en eBay, lo había tenido un hombre en su casa, ras haberlo comprado en un mercadillo de la zona. El hombre que la tenía se llamaba Kevin Mannis. Según el propio Mannis, la caja perteneció a una anciana de 103 años de edad. Cuando la llevó a su tienda de antigüedades esta, fue según el testimonio de Mannis, arrasada por "una fuerza extraña". Después de lo sucedido en su tienda, se la regaló a su querida madre.


Al poco tiempo de tenerla en su casa, la mujer sufrió un infarto y se quedó sin habla durante varios días, la madre entonces, devolvió el objeto a su hijo, por que decía que ya no podía aguantar más las cosas raras que le sucedían desde que esta caja estaba en su casa. Este después la volvió a poner a subasta, pero esta vez en eBay y fue cuando el propietario anónimo la consiguió.

Como ven todo un objeto maldito y extraño,esto dice mucho de los objetos que se venden por internet, ya que antes de comprarlos hay que tener un mínimo de información acerca delo que se compra, no vaya a ser que esté maldito.

Comentarios