Posesión

La joven que fue poseída tras jugar a la OUIJA, le ocurrió esto, cuando intentaba comunicarse con sus padres muertos 

Hace un par de días, os pusimos una noticia sobre una joven de México que había quedado poseída tras jugar a la OUIJA, donde en un vídeo se puede ver como el supuesto espíritu la poseyó. Bueno pues hemos sabido, que Alexandra, estaba intentándose comunicar con su padres que ya han fallecido. 

 Según los informes oficiales iniciales, Alexandra había comenzado a convulsionar y hablar en extrañas lenguas después de usar un tablero de Ouija con su hermano de 23 años de edad, y un primo adolescente en el pueblo de San Juan Tlacotenco al suroeste de México. Los tres jóvenes fueron trasladados al hospital para recibir tratamiento a los inusuales síntomas que incluían la visión doble, ceguera, alucinaciones, entumecimiento, dificultad para tragar, espasmos musculares, y sordera. Los padres de Alexandra solicitaron la ayuda del cura local, pero al parecer se negó, porque la familia no asistía habitualmente a la iglesia.


Pero ahora nuevos datos publicados por Daily Mail revelan que Alexandra fue realmente “poseída” después de usar un tablero de Ouija y tomar una planta chamánica para tratar de comunicarse con sus padres fallecidos en el “mundo de los espíritus”.

La verdad sobre la posesión de Alexandra Huerta

Alexandra Huerta, de 16 años de edad y no de 22 como informaron en un principio diversos medios de comunicación, nuca llegó a conocer a sus padres ya que fallecieron cuando ella apenas tenía un año de edad. Junto a su hermano Sergio y su primo Fernando, utilizó la Ouija para ponerse en contacto con sus padres fallecidos.

“Alexandra nunca conoció a sus padres, ya que murieron cuando apenas tenía un año de edad”, dijo José Camaño, responsable de la casa de huérfanos de San Juan Tlacotenco.

Antes de intentar contactar con sus padres fallecidos, Alexandra se informó previamente de todo lo necesario para establecer el contacto con el mas allá. Entonces los tres jóvenes salieron el domingo por la mañana a buscar una planta llamada Brugmansia, cuyas flores crecen en las áreas de los bosques de todo el pueblo en el estado mexicano de Morelos, a una hora del sur de la Ciudad de México.

Según los expertos, la Brugmansia (también conocida como las Trompetas de Ángel o Lágrimas de Ángel) es una planta utilizada en los rituales chamánicos, especialmente entre los grupos indígenas de Perú y Ecuador, para poder acceder a los reinos espirituales superiores y establecer contacto con entidades astrales, que en el caso de Alexandra eran sus padres fallecidos. Pero los verdaderos chamanes también advierten que esta planta mal utilizada pude llegar a ser un acceso a entidades no deseadas o demonios que podrían llegar a poseer el alma de aquel que la ingiera.

Alexandra, su hermano y su primo tomaron la Brugmansia en forma de infusión una hora antes de comenzar la sesión de espiritismo. Minutos después de comenzar la sesión con la Ouija, los jóvenes comenzaron a gritar, gruñir, hablar en lenguas extrañas e intentando dañarse.

“Esperaban abrir sus mentes a los espíritus y a quienes intentaran contactar con ellos”, dijo María Camaño, de 48 años, tutora legar en la casa donde los jóvenes intentaron establecer contacto con los muertos. ”Nosotros éramos conocedores de lo que estaban haciendo, pero nunca pensamos que esto ocurriría. Pensé que iban a perder sus mentes. Hay una gran cantidad de chamanismo en las colinas en las que vivimos y yo estaba aterrada cuando vi lo que la Ouija les había hecho. Alexandra estaba realmente poseída por un espíritu que quería hacerle daño. Ella comenzó a convulsionar y a gritar. Tratamos de orar por ellos, pero eso sólo hizo que los demonios que los habían poseído se enojaran aún más.”

Al ver como la situación se estaba descontrolando, María fue al sacerdote local para que realizara un exorcismo a los tres jóvenes, pero el sacerdote se negó, ya que dijo que no asistían a la iglesia regularmente.

“De todos modos el sacerdote no habría sido capaz de expulsar a los demonios. Necesitamos sacerdotes especialistas en la capital para llevar a cabo exorcismos de este tipo”, agregó María.

Los efectos de una posesión

Entonces José Camaño decidió llamar al servicio de urgencias y lo que sucedió después fue grabado por uno de los paramédicos. En el vídeo se puede ver a Alexandra aparentemente poseída por espíritus malignos, inmovilizada en la camilla de la ambulancia para evitar que se hiciera daño. El vídeo, que rápidamente se convirtió en viral en los medios sociales, también muestra como Alexandra cambia los gemidos por una risa aterradora mientras decía que se “iba a morir”.

“Alexandra estaba hablando en lenguas extrañas, y con una voz que no era la suya”, dijo María a los medios de comunicación. “Se fue riendo histéricamente y amenazando con suicidarse. Trató de hacerse daño con los utensilios de cocina. Fue una escena horrible de ver. Cuando entró en trance intentamos obligarla a oler cebolla y alcohol, pero no hizo efecto. Era una persona completamente diferente.”

Alexandra, que pasó la noche del domingo en el hospital, le dieron el alta médica el lunes y ya se encuentra en la casa de acogida.

A la izquierda María Camaño; A la derecha José Camaño. Madre y padre de la joven.

“Ella está descansando después de su terrible experiencia, queremos asegurarnos de que se recupere”, explico José. “Queremos demandar al paramédico que grabó el video de la posesión de Alexandra. Todos estamos sufriendo como resultado de lo que sucedió.”

Alexandra no recuerda nada de lo que sucedió después de la sesión con la Ouija, así que no hay manera de saber si los jóvenes consiguieron contactar con los padres fallecidos o si fue otra entidad.

“Ella se despertó en el hospital. Nos preocupa que todavía pueda estar poseída por algún demonio”, dijo José. “Sabemos que lo que hicimos no estuvo bien. Ella es una chica cristiana que ni siquiera bebe alcohol. No deberíamos haberla animado a usar la Ouija para contactar con sus padres”.

Con estos últimos datos concluye la terrible experiencia de Alexandra, su hermano y su primo. Alexandra únicamente quería contactar con sus padres fallecidos a toda costa, sin reparar en que el uso dela Brugmansia y la Ouija pueden llegar a ser verdaderos portales para entidades no deseadas. Está claro que para los más escépticos lo que experimentó Alexandra fue fruto de la Brugmansia y de sus efectos alucinógenos, aunque para los más creyentes en este tipo de fenomenología, Alexandra fue víctima de una verdadera posesión que fue grabada en vídeo.



Información sacada de: mundoesotericoparanormal.com

Comentarios