Misterios

Cliffort Hoyt, el hombre que pudo ver el infierno con sus propios ojos 

El infierno, ese lugar lleno de maldad, fuego e innumerables torturas que nunca paran, donde van todas aquellas personas que cometen actos impuros y atrocidades. Todos desde que somos pequeños, nuestro padres, abuelos y demás familiares, nos han dicho, que si nos portamos mal, vamos al infierno. Realmente, ¿Sabemos como es el infierno?

Para este comienzo de semana, les vamos a mostrar la historia jamás contada de un hombre, un hombre que vio algo que no quería ver, algo, que lo atormentó para el resto de su vida. Lo que este hombre vio y asegura que vio, fue nada más y nada menos que el, Infierno.

La historia desde el principio 

Cuando esta historia sale a la luz, por primera vez se dice que este hombre de tan solo 32 años de edad, se dijo que su nombre era Harry Hoyt. Pero lo más interesante de todo esto, es que también, este mismo hombre, es conocido por Clyford Hoyt de 31 años de edad. Si nos ponemos a buscar su historia por la web, nos vamos a encontrar con estas dos historias diferentes, pero similares, tanto es así, que dichas similitudes impactan a todo el que las lee. En ambas historias, el denominador común, es que Hoyt, pudo ver el infierno con sus propios ojos.

De su vida, se sabe más bien poco, lo único que se sabe realmente de este hombre, es que una noche muy tranquila, tuvo un accidente en una carretera a las afueras de Maryland-Estados Unidos. Este accidente sucedió en 1999, donde "Clyfort" casi muere por la gravedad de el accidente.  Se dice que pese al accidente tan terrible que se produjo, pudo salir de los restos del coche y se arrastró hasta una parte del arcén de la carretera, dejando tras de sí, un rastro enorme de sangre. 

Durante varias horas, el hombre estuvo inconsciente, hasta que para su suerte, un transeúnte pasó justo por donde había ocurrido dicho accidente y pudieron llamar a emergencias para que se lo llevaran de urgencias al Hospital más cercano.

Cuando llegó este al Hospital, los médicos tuvieron que intervenir rápidamente. Le tuvieron que colocar los huesos de casi todo el cuerpo, multitud de clavos para sujetarle los huesos...y con una recuperación dolorosa y muy duradera, "Clyroft Hoyt" no volvió a ser nunca más el mismo que era antes de el accidente.

La investigación   

Como es normal, la policía fue al lugar de el terrible accidente, para poder así aclarar lo sucedido y poder saber si fue un accidente o otra causa que halla podido hacer que el individuo colacionara tan gravemente. Los policías, en un intento de averiguar lo sucedido, empezaron a recoger pruebas, una de ellas fue averiguar si este hombre conducía bajo los efectos del alcohol o de alguna droga de diseño.


Los oficiales, dado a la gravedad del accidente, no pudieron encontrar muchas pruebas, pero esto no detuvo el intento de los agentes, por resolver este caso. Así que deciden hablar con los familiares de este, para sonsacar un poco más de información del por que de este accidente. La familia, estaba sana y no padecían ninguna enfermedad genética, que podía resolver el caso de este accidente

Los familiares, les aseguraron a los agentes, que era un hombre responsable, bueno y que jamás cometería un error en la carretera, ya que según su familia, afirmaron que era un buen conductor. También le aclararon que jamás había probado el alcohol, y ni mucho menos las drogas. 

La mayor preocupación de sus familiares e incluso de las enfermeras que lo cuidaron en su recuperación, era que cuando este se despertara, no iba a aguantar la noticia de que su coche, había quedado inutilizable. La recuperación de "Clyfort" duró más de un año, pero esto no fue lo que le causó tanta agonía, tanta desesperación y locura.

Una terrible visión  

Era de noche en uno de los Hospitales de Maryland, cuando de repente, las enfermeras escuchan un grito aterrador y de puro miedo, que incluso alerta a todos los pacientes de la planta en la que estaba "Cliyfort" .Cuando el personal sanitario, se percató de estos gritos, se dirigió lo más rápido que pudieron para saber que le ocurría y cuando pudieron abrir la puerta, pudieron ver a el hombre, gritando y retorciéndose de dolor en el suelo de la habitación. Debido a esto, "Clyfort" se rasgó las heridas recién curadas, se abrió de nuevo las heridas y los puntos se le descocieron, retrasando así más su recuperación.


Dado a esta reacción y una vez calmado el paciente, los médicos lograron hablar con él para saber que fue lo que le llevó a poner en peligro su vida. Cuando este les contó el por qué había hecho lo que hizo, se quedaron con la boca abierta sin saber que decir ni hacer. Les aseguró a los médicos que estuvo muerto y que pudo ver y estar mientras estaba muerto en el infierno. Que ahora las criaturas de ese infierno, lo venía a buscar todas las noches para llevarlo de nuevo a donde su alma correspondía. 

Dio un testimonio, tan real de lo que pudo ver según el en el infierno, que ni los mejores escritores de terror se les pudiera pasar por sus cabezas, contar esa historia en uno de sus libros de terror. Dichas visiones, eran tan detalladas que los médicos y psicólogos, apenas podían escucharlas completas.

Los médicos, le mandaron diversos tratamientos psicológicos, pero este los rechazó; al final se recuperó sin ninguna ayuda más que su voluntad y fue dado de alta del Hospital. 

Un encuentro muy trágico 

Pocas semanas después de haberle dado el alta, una llamada a la policía, de parte de los vecinos de "Clyfort" quejándose que este tenía la música muy alta. Sus vecinos, no se podían explicar como podía estar ese hombre dentro con la música tan alta, ya que ellos desde fuera, la oían muy alta, como sería lo que este hombre estaría escuchando encerrado en esa habitación.

El conserje, llamó al propietario de el apartamento, para poder coger las llaves y abrir la puerta para decirle que bajase la música. Este cuando tuvo permiso para poder abrir la puerta del apartamento, pudo ver una escena muy aterradora, una escena que jamás olvidará. Este para cubrirse las espaldas y por si tenía que pedir una indemnización comenzó a sacar fotos a toda la habitación. Una de las fotos tomadas por el conserje fue esta:

Fotografía original de Clyfort Hoyt, tomada por el conserje de los apartamentos.




Cuando lo encontraron, estaba totalmente lúcido, y pudo explicar que abrazaba ese hielo, por que sentía mucho calor. También contó que los demonios estaban dentro de aquella habitación, que vinieron a buscarles. Según "Clyfort" la única manera de que estos demonios no le hicieran nada era poniendo la música a todo volumen.

Después de todo esto, fue internado en un psiquiátrico en Maryland, hasta ese momento, nadie más supo que pasó con él. 


Lo más interesante de todo esto, apartando las dos historias contadas anteriormente, es que en una pagina web, más concretamente en el periódico online de la ciudad de Maryland, consta que un tal Gary Clyfort Hoty sufrió un terrible accidente cerca de Maple Grow. Lo más curiosos es que aquí, se le vuelve a cambiar la edad, consta que cuando sufrió el accidente tenía tan solo 17 años de edad.

Como pueden ver, se trata de una verdadera historia de terror, ¿será verdad? no lo sabeos, pero sí es cierto que podría tratarse nada más que de un problema mental del individuo, que la imaginación del hombre, puede llegar a hacer grandes mundos. Nosotros desde aquí, solo queremos contarte su historia para que la conozcas, ahora son ustedes los que deciden si creer o no creer.

Comentarios