Se convierte en el rey de las matemáticas después de un accidente

El año pasado los medios de comunicación de todo el mundo se hicieron eco de las sorprendentes habilidades de una niña de nueve años de edad llamad Nandana, la cual adquirió la capacidad de leer la mente de su madre. Los científicos encargados de estudiar el caso afirmaron presenciar como Nandana leía los pensamientos, deseos e intenciones de su propia madre.

Los expertos dijeron que Nandan tenía “el Síndrome de Savant o Síndrome del sabio”, una rara condición, pero extraordinaria, en el que las personas con discapacidades mentales graves, incluyendo el trastorno autista, adquieren la percepción extrasensorial. Y aunque un principio se cree que el síndrome de savant ocurre en personas con ciertas discapacidades del desarrollo, también se han llegado a registrar casos donde el individuo al recibir una lesión en el sistema nervioso central adquiere unas capacidades que van mucho más allá de cualquier explicación lógica.



Este es el caso de Jason Padgett, que después de sufrir una lesión cerebral se convirtió en un genio de las matemáticas y de la física. Adquirió un don que supera los límites de la ciencia.

El nuevo mundo de Padgett


El mundo de Padgett está lleno de patrones matemáticos. Él es una de las pocas personas en el mundo que puede dibujar fractales, patrones geométricos que son elementos básicos en todo el universo conocido, y con su propia mano. Para Padgett las hojas de los árboles son pruebas del teorema de Pitágoras, el arcoíris que se refleja en su coche demuestra el poder de pi. El ve las partes que componen el conjunto. Hasta sus sueños están hechos de geometría.


“Apenas puedo recordar el momento…”, dijo Padgett de 43 años de edad. “… cuando vi el mundo de manera diferente a los demás.”


Cuando Padgett se está tomando su café de la mañana, pude ver en la crema formas geométricas:


“Yo veo que la crema del café es un espiral perfecta y una forma importante para mí. Es un fractal. De pronto, no sólo es mi taza de café, la geometría me habla.”


Acceso una nueva dimensión


Padgett era “un cero” en matemáticas. La única vez que calculaba algo era en la tienda de muebles de su padre, para pagar sus copas en el bar, y para contar las flexiones en el gimnasio. Él era un hombre corriente de 31 años de edad y con una hija. Según describió a los medios de comunicación, su vida era una descarga de adrenalina continua, el “alma de las fiestas”.



Pero el viernes, 13 de septiembre de 2002, cambió su vida para siempre. Se encontraba tomando unas copas en un bar karaoke cerca de su casa cuando dos hombres lo atacaron por la espalda, dándole un puñetazo en la parte posterior de la cabeza y dejándolo inconsciente. Él cayó al suelo mientras los dos hombres le propinaron puñetazos y patadas, solo para robarle una simple chaqueta sin valor alguno.

Fue llevado de urgencias al hospital, donde las pruebas médicas revelaron que tenía un riñón gravemente dañado. Incluso así, fue dado de alta esa misma noche. A la mañana siguiente, mientras se deba un baño, se dio cuenta de que unas líneas emanaban perpendicularmente desde el grifo. Al principio, se sorprendió y se preocupó, hasta que se dio cuenta de que lo que estaba viendo era tan hermoso que se quedó un buen rato mirándolas. Cuando él extendió la mano hacia esas líneas era como “ver una película en cámara lenta”, ya que cada movimiento que hacía era como animación en stop motion.



Tampoco quiso darle demasiada importancia, pero pasaron los días y continuaba viendo las imágenes por todas partes. Padgett, quien obtuvo una puntuación normal en las pruebas de inteligencia de la escuela de primaria, pronto se “obsesionó” con cada forma de su casa, desde los rectángulos de las ventanas a la curvatura de una cuchara. Cuando miraba los números, veía formas de colores superpuestos sobre ellos.

Dejó de trabajar y comenzó a interpretar matemáticamente todo lo que estaba a su alrededor. Desarrolló una fascinación inusual con los fractales.


Los médicos le diagnosticaron el “Síndrome de savant”, una condición prodigiosa en las matemáticas, el arte o la música. Superado la sorpresa inicial de esta nueva capacidad, él comenzó a dibujar las imágenes. A pesar de que nunca tuvo una aptitud para el arte, dijo que era como si “alguien se aferrara a su puño y guiara su mano”. Los dibujos son perfectos. A veces, tarda días o semanas. Incluso durante una de sus meditaciones, llegó a la conclusión de que “no existen los círculos”.


“Fue como una bomba que estalló en mi mente. En cuestión de minutos, ya no era más que un receptor de la geométrica o un investigador. Me convertí en un teórico”, escribió Padgett.

Ahora, Padgett cree que es un ejemplo de que todo el mundo tiene un potencial sin explotar y quiere compartirlo en su nuevo libro titulado “Golpeado por un Genio”.



“Creo que yo soy la prueba viviente de que estos poderes están latentes en todos nosotros”, escribe Padgett en su libro de memorias. “Si me paso a mí, le puede pasar a cualquiera.”

Ninguna teoría científica puede explicar el Síndrome de Savant


Pero, ¿cómo llegó a adquirir esta capacidad? La realidad es que la ciencia tiene diferentes hipótesis para explicar estas inusuales capacidades pero sin una base sólida. Algunos expertos sugieren que un trauma puede inundar el cerebro con neurotransmisores, que cambia en última instancia, la estructura del cerebro. Estos cambios estructurales permiten aprovechar la “memoria genética”, mostrando a la gente común capacidades sin explotar.


La verdad es que la ciencia sabe muy poco sobre este tipo de anomalías demostrando una vez más la profundidad ignorancia de la comunidad científica, ya que la respuesta podría estar en otro tipo de creencias.


El Síndrome de Savant, otro camino para la percepción extrasensorial


Por alguna razón desconocida, un impacto directo al sistema nervioso central podrá activar la percepción extrasensorial (PES), que se refiere a cualquier fenómeno en el que un individuo obtiene información a través de medios distintos de los sentidos físicos reconocidos. Y aunque la PES nunca ha sido científicamente reconocida son muchos los casos a través de la historia que demuestra su existencia. En ciertos casos el Síndrome de Savant también incluye fenómenos como la telepatía, las experiencias fuera del cuerpo, la clarividencia o visión remota, la precognición o ver el futuro, lectura del aura, y otras instancias de la intuición y el conocimiento adquirido sin el uso de los sentidos físicos.



En el caso específico de Padgett, los parapsicólogos creen que ha abierto un acceso a otras dimensiones mostradas por la geometría. Otros creen que Padgett está viendo nuestra realidad holográfica, como creen algunos científicos.

Información sacada de: mundoesotericoparanormal.com
Tu correo electrónico:


Delivered by FeedBurner
Subscribe to Tenerife Paranormal by Email

siguenos en facebooksiguenos en TwitterCanal de youtubesígueme por Correo

Comentarios

  1. Yo creo que gracias al accidente quizas se eliminaron algunos bloqueos mentales, que tanto el como todos nosotros nos imponemos por cosas que creemos como fruto de nuestra vida y de lo que nos han hecho creer los demas, la sociedad. Desde pequeños nos dicen que creer y que no, que no existen los fantasmas, que los humanos no podemos hacer ciertas cosas, que somos esto o lo otro (adjetivos que nos van quitando confianza en nuestras habilidades). Quizas ciertas zonas del cerebro al ser afectadas por algo externo pueden dejar de recordar todos esos bloqueos o ideas preconcebidas.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario