La Francia tenebrosa II

Después del Cabaret del Infierno, llega el cabaret du Néant - El cabaret de la Nada 

Hace muy pocos días el equipo de Tenerife Paranormal, os contábamos que en la Francia de 1899 se encontraba uno de los cabarets más extraños e interesantes de todos los tiempos, el Cabaret del Infierno. Pues bien, en esa época no solo existía el ya mencionado Cabaret del Infierno, sino varios club nocturnos un tanto especiales, que hoy en día solo hemos podido conservar su recuerdo. 

En el artículo sobre el Cabaret L´Enfer, contábamos como William Marrow describía su estancia en ese club nocturno. Esta vez os traemos otro de los clubes visitados por Marrow, el Cabaret de la nada.

Este extraño pero alucinante cabaret, estaba situado en la misma calle que el del Infierno, en el Boulevard Clichy, en el número 34 justo al lado del Cabaret Lune Rousse. La traducción literal del nombre Cabaret du Néant se puede traducir como el cabaret de los muertos, pero también se lo puede traducir como ya mencionamos anteriormente.

Gracias a Eugene d Atget tenemos un gran álbum fotográfico de este magnifico lugar, ya que este, le sacó muchas fotos a su interior y William Marrow habla sobre este lugar tan raro de Francia.

En el Néant, no podíamos ver una gran y elaborada entrada como en el Enfer, sino una fachada de lo más normal, pintada de negro y con el cartel del local en letras blancas, algo muy sencillo.



Al entrar en el loca, se escuchaba un voz que decía: " Entrad, mortales de este pecaminoso mundo, entrad en las tinieblas de la eternidad. Escojan su féretro...pónganse cómodos detro y reposen en la solemnidad y tranquilidad de la muerte; y que Dios se apiade de sus almas..."

A la entrada principal del Néant, se la llamaba: "Salle d’ Intoxication"  o traducido al español sería: "La sala de Intoxicación". En esta sala, se podían ver una decoración de lo más macabra, las mesas tenían forma de ataúd y sus paredes se decoraron con calaveras, cuadros de guillotinas, cuerpos sin cabeza, frases de  Macbeth. 



En las mesas había cirios y en el techo de la sala de intoxicación había un candelabro con unas velas, que estaba fabricado con huesos humanos.


 Todos los camareros iban vestidos de enterradores y decían: "Buenas noches  macchabees (un cadáver encontrado en el agua en jerga francesa de la época) Beban esputo de asmático...y obtengan sus certificados de defunción por solo 2 céntimos".

El grupo de Marrow se pidió unas bebidas y el camarero que les atendió gritó al así: "Microbios de cólera asiático del último cadáver, una pierna con cáncer germanes de la casa". Los vasos estaban decorados con forma de calavera, con una inscripción en uno de sus lados: " Toxique vaseux" - fangos tóxicos.

Al empezar, el maestro de ceremonias vestido con sotana empezaba el espectáculo con una breve historia macabra y proyectando juegos de luces y sombras, después que terminaba, les hacían coger a cada cliente un cirio de la mesa. Eran llevados a la "cámara mortuoria" una especia de cripta donde se ofrecía otro espectáculo.





Nos tenemos que imaginar este lugar en penumbra, iluminada por tenues luces de los candelabros. Aquí una de las mujeres junto con un hombre, representaban el paso hacia el más allá del individuo con una puesta en escena fantasmagórica.


Para finalizar la estancia fantasmal, eran llevados a otra especie de cripta, done se ofrecía el plato más fuerte del local, ya que todos los allí presentes no dejaban de hablar sobre ello. La sala tenía el nombre de "Cámaras de las almas".

Mientras escuchan un monólogo, usando unos efectos especiales muy primitivos, creaban la ilusión de que el cuerpo humano se transformaba en un esqueleto. Hacía este efecto mediante la técnica “Pepper’s Ghost  effect” que consiste básicamente en un cristal que cubría todo el escenario y un proyector antiguo.

Por desgracia el Néant estuvo abierto nada más que hasta 1930, ya que no pudo superar la segunda guerra mundial.

Como pueden ver era todo un club nocturno que albergaba mucho misterio y terror a los clientes de la época. Un lugar donde la presencia de la muerte era un tema que se trataba con naturalidad y que le dejaba viajar al espectador po unos momentos por la senda de el gran misterio de la muerte. Por desgracias estos locales ya se están perdiendo, sino se han perdido ya, pero sería todo un proyecto volver a abrir uno de estos locales nocturnos.

Parte de la información sacada de: compendiummagazine.com

Comentarios