El tercer Ojo

¿Qué es el tercer ojo?

Todos alguna vez en nuestras vidas hemos oído hablar sobre el "Tercer Ojo" ¿pero acaso sabemos que significa de verdad? Son muchas las culturas en la cuales esta creencia se lleva muy enserio y creen que el ser humano está capacitado con un tercer con el que se pueden percibir cosas que son invisibles par el ojo normal del hombre.

El Principio

Fue el filósofo e intelectual René Descartes quien dijo que el ser humano guardaba en un lugar secreto de su conciencia y que esta conciencia estaba compuesta por de distintos comportamientos y que todo aquello se albergaba en la glándula pineal. 

Los investigadores de la llamada "cartografía cerebral" aseguran que, efectivamente, que poseemos diferentes tipos de conciencia, y que en la glándula pineal el elemento que se encarga de recoger absolutamente toda la información que el cerebro recibe en forma de impulsos. 

La existencia de un supuesto tercer ojo no es algo nuevo. Sabemos que en las grandes culturas clásicas se han contemplado la existencia de un tercer ojo en el ser humano. Estaría albergado por encima del entrecejo y sería una especie de glándula capaz de captar lo sensible, intuitivo e invisible.

Existen dudas respecto si el tercer ojo y la glándula pineal son dos denominaciones de una misma cosa. Lo cierto es que podemos localizar la glándula y ubicarla  perfectamente, pero no tenemos la misma capacidad de hacerlo con el tercer ojo. 

Neorológicamente, sabemos que la pineal recibe los impulsos de los nervios visuales, controla las variantes de nuestros biorritmos, gestiona todos los sentidos derivados de la audición, el tacto y el olor. Por último, se ocupa de regular también la pigmentación de la piel hasta la funciones sexuales no primarias.

El tercer ojo animal

Algunos reptiles, como por ejemplo el tuátara de Nueva Zelanda, presentan leves hendiduras en la frente que, como si fuera un ojo, permiten el paso de la luz para que ésta incida directamente en la glándula pineal.

Numerosos científicos piensan que si bien esta hendidura, en el pasado, no actuó directamente como un ojo, sí que les permitió a los reptiles percibir la luz y el calor solar para regular su temperatura interior.

¿Que hay de nuestro tercer ojo?

En la obra de Hermes Trimegisto Kylión se nos indica que todo es mutable, que toda pasa de uno a otro plano, que todo es susceptible de ser percibido, y que todo se traduce a través de la vibración. Precisamente es el concepto de vibración lo que nos conduce al tercer ojo.

Todas las culturas que creen en la existencia del tercer ojo suelen representarlo con un punto de luz, y no como un ojo con párpados pestañas...etc. 

Es una referencia arquetípica a la luz de os dioses. Remite el rayo solar que, al penetrar en al frente del individuo, hace que este sintonice con la energía cósmica y esté en condiciones de percibir otro plano de realidad.

El tercer ojo en las diferentes culturas 

Oriente

 Tibetanos, tántricos, hinduistas, y budistas contemplan la existencia del tercer ojo. Consideran que es preciso estimularlo para obtener una mayor conciencia de uno mismo, y que es necesario remarcarlo en la frente para que la energía fluya libremente de uno a otro lado, es decir, desde lo humano a lo divino, y viceversa. Una forma de lograr su estimulación consiste en ungir el entrecejo con aceites esenciales, así como efectuar meditaciones en las que el adepto presiona ligeramente el ceño con la yema de los dedos.

África

En algunas tribus de África, a los futuros iniciados se les realizan cortes o escarificaciones en la frente, un par de centímetros por encima del entrecejo, como acto favorecedor de la apertura del ercer ojo. 

Occidente  

Otro ejemplo de la búsqueda del llamado tercer ojo lo encontramos en el druismo. Los druidas, mediante ligeros martillos de plata, efectúan suaves golpecitos en la frente de los amdaur para darles discernimiento.

Tercer ojo y PES 

La percepción extrasensorial, conocida como PES, es una capacidad de índole parapsicológica que capacita al individuo para percibir olores, imágenes, sonidos y sin que haya una fuente cercana que los produzca. La P.ES engloba todo lo que captamos a través de nuestros sentidos comunes pero sin utilizarlos con la finalidad con la que han sido concebidos. 

Los investigadores creen que el tercer ojo es el responsable de esta capacidad de índole psíquica que no solo afectaría a la clarividencia sino también a otros poderes como la clariaudiencia, la psicometría la clarividencia o la hipersensibilidad olfativa.

Como ven en todo el mundo se tiene una idea diferente respecto a el tercer ojo, ero todos llegan a una misma conclusión, que no es un ojo físico sino psíquico que todos los seres humanos utilizamos y podemos utilizar con un poco de práctica. 

Comentarios