La Francia tenebrosa

Un Cabaret de lo más siniestro en la Francia de 1899 

Tenerife Paranormal os quiere llevar a hacer un pequeño recorrido por uno de los Cabaret más macabros de toda Francia, un Cabaret que les llevará directamente a las puertas del Inframundo;  Cabaret L´Enfer - El Cabaret del Infierno.

Las grandes noches de la época bella de Francia (belle époque) por el siglo XIX, hacía que todos los Cabaret como por ejemplo el Mullan Rouge, Folies k Bergère o los barrios bajos, que era donde se reunía todo el movimiento bohemio de la época bella de Francia.

La "belle époque", no se podía relacionar con el oscurantismos o los ciertos gustos neogóticos que tenían lugar al otro lado del charco, en el mundo anglosajón de la época victoriana.

Cabaret, el significado de esta palabra les puede sonar a muchos de ustedes, pero en realidad, ¿saben lo que significa? La palabra CABARET era el término que se utilizaba para dar nombre a los clubs nocturnos de Francia. En estos se podían representar actos teatrales, escuchar música, ver bailes un poco subiditos de tono, aunque también habían "shows" de índole siniestra.


El Cabaret L´Enfer - Cabaret del Infierno

Por toda Francia habían innumerables de estos Cabarets, pero ninguno se asemejaba a el Cabaret del Infierno. Este peculiar club nocturno, tenía una increíble fachada, que era la boca de un gigantesco demonio, la cual representaba "la entrada al infierno". Este estaba situado en el 55 del Boulevard de Clinchy, en Monmatre.



El origen de este espectacular lugar, aún en la actualidad se desconoce, pero las actividades que se llevaban a cabo en su interior las podemos saber gracias al libro de Morrow. Este ocal abría todos los días desde las 8 30pm. Su entrada constaba 1,25 francos más un suplemento de 50 por la primera copa que se consumiera.

Al pasar la "puerta del infierno" un hombre disfrazado les recibía con una risa malévola a la vez que les decía: "¡Todavía legan más, como van a arder!" Una vez dentro del local, se encontraban con un enorme caldero que se calentaba a fuego lento; y unos músicos interpretaban "Fausto", a la vez que eran fustigados por unos hierros de las manos de unos diablos.

Las paredes de este peculiar local estaban llenas de grietas, que daban la impresión de estar dentro en el interior de un volcán, ya que estaban pintadas de un color parecido al de la lava. De las paredes podía salir humo y llamas, dos aspectos que le daban un toque de realismo muy impresionante. En las salas principales,  las paredes estaban decoradas con figuras de demonios, en posiciones amenazantes par atrapar a los visitantes.



Dentro ya del recinto, los camareros iban vestidos de diablos con las copas de los clientes en las manos, mientras que los figurantes seguían recreando el ambiente infernal del lugar. 

Cuando la comitiva de William Morrow se sentó en una de las mesas, pidieron tres cafés con coñac, y el camarero que les atendió dijo gritando algo parecido a esto: " tres vasos hirviendo de pecados fundidos con una pizca de azufre". La traducción de esta frase en francés la saca Morrow de la traducción al inglés, una frase un poco rebuscada de la verdadera. 

Al volver el camarero con las copas, las cuales estaban servidas en vasos color rojo trasparente, le decía a la vez que les pasaba la cuanta: "esto preparará sus intestinos y los volverá invulnerables, una vez al menos, a las torturas de hierro fundido que enseguida serán vertidas por sus gaznates...Recuerden que aunque en el infierno hace calor, tienen más bebidas frías si lo desean"


Más tarde, aparecía en escena un hombre vestido de Satán, llamado Mephisto, con una espada en su mano y mirando de reojo a todos los allí presentes, para elegir a uno de ellos con el fin de empezar a decir unas acusaciones para provocar les.

Se dirigió a una mujer allí presente a la cual le dijo: "¡Ah! ¡Tú! ¿Por que tiemblas? ¿A cuabtos hombres has enviado aquí a la condenación con esos hermosos ojos, esos sonrojados y tentadores labias? Por todo es has encontrado suficiente infierno en la Tierra" e inmediatamente girandose hacia su pareja le decía: "Pero tú tendrás las más refinadas torturas que aguarden a los condenados. ¿Por que? ¡Por idiota! es la locura mas que por el crimen lo que el infierno castiga ya que el crimen es una enfermedad y la locura un pecado. ¡Necio! Por prenderte de la mirada embrujada y las zalameras palabras de una mujer, has llenado el infierno con leña para alimentar tu propio fuego. Vas a sufrir tales torturas como solo el tonto merece, el escarmiento apropiado para la locura..."

Como ven el lugar tenía una desventura muy bien trabajada, que le daba la impresión al cliente de verdaderamente encontrarse en el mismísimo infierno. 


Toda esta actuación duraba un rato, hasta que "Satán" los metía en "un horno" que era una habitación contigua al cabaret, y era en ese mismo lugar donde terminaba la visita al Cabaret. Todo esto lo pueden encontrar en el libro de William Morrow. Esta claro que este Club nocturno de Francia, aunque en la actualidad ya no se encuentre, perdurará por siempre en la parte oscura de la belle époque de Francia. 

Un lugar sin duda que muchos de nosotros nos gustaría visitar, para así adentrarnos de alguna manera a las fauces del infierno y ¿quien sabe? descubrir lo que este esconde...

Muy pronto os traeremos la historia de el Cabaret "rival" del Cabaret L´Enfer, un club tan maravilloso y cautivador como este.

¿Os atreverías a entrar a las fauces del infierno? 

Parte de la información sacada de: compendiummagazine.com

Comentarios