Las visitas de fantasmas

¿Por qué motivo, es común que los fantasmas de nuestros seres queridos, nos visiten?

Los muertos permaenecen con nosotros de muchas formas, especialmente aquellos seres queridos cuyos cuerpos son ya en vida como miembros fantasmas. Un estudio realizado por Agneta Grimby muestra que más del 80 por ciento de las personas de edad avanzada experimentaron una visita o alucinación relacionada con la persona fallecida. La tercera parte de estas personas dicen haber recibido una comunicación de su ser querido. El investigador Vaughan Bell, autor del blog Mind Hacks señala: “es como si la percepción todavía no se pusiera al corriente con el conocimiento de la muerte del ser querido”. 

El antropólogo Carlos Sluzki, quien investiga este fenómeno, experimentó en carne propia lo que se conoce en inglés como grief hallucinations (alucinaciones en el luto). El gato de Sluzki se murió pero sigue asediando su campio de visión: Sluzki suele malinterpretar el movimiento de la vida doméstica con la sombra de su mascota. El gato, como si fuera un programa: “se está borrando del mundo en el presente y retrocediendo al mundo agridulce de las memorias de los amados”. 

Vaughan Bell cree que alucinar a nuestros muertos es algo muy común pero que pocas veces se discute en nuestra sociedad, ya que las alucinaciones o visiones son discriminadas como propias de las drogas o de las enfermedades mentales. Pero en realidad son comunes a personas sanas, aunque ocurren más en momentos de estrés. 

Algunas personas experimentan visitas desconsoladoras, como una madre en Alemania cuya hija murió de una sobredosis de heroina, y quien reaparecía gritando “¡Mamá, Mamá! Hace mucho frío”. Generalmente, sin embargo, estas re-experiencias de los seres queridos reflejan un deseo de reconectar, lo cual explica el hecho de que la intensidad del luto puede predecir el número de alucinaciones placenteras, lo cual también ocurre con la felicidad del matrimonio y la tendencia a tener estas visiones.

Suzuki sugiere que en otras culturas en las que no se distingue tan tajantemente entre “aquí adentro” y “haya afuera” estas experiencias no son inquietantes y son asimiladas a la matriz cultural, incluso como un confort natural.


Bell concluye: “Nuestra percepción está tan ligada a su presencia que cuando no están ahí para llenar el vacío, inconscientemente tendemos a moldear el mundo en lo que hemos vivido tanto tiempo. Incluso la realidad no es rival para nuestro amor”. 

Información sacada de: Ciudad Paranormal.

Comentarios