UN MITO HECHO REALIDAD

El Kraken es encontrado en la costa cantábrica 

Como si se tratara de una criatura salida de las fantasías más temibles, los mitos nórdicos que identifican la aparición del kraken con el fin de los tiempos o las ensoñaciones ominosas de H. P. Lovecraft, en Pechón, una ciudad costera en el Mar Cantábrico, en España, apareció el cadáver de un calamar gigante (Architeuthis dux) de aproximadamente 180 kilos y más de 10 metros de extensión. Tan solo su ojo mide aproximadamente 25 cm de diámetro.

Aunque el calamar gigante no es una especie desconocida, su aparición fuera de las aguas profunda, donde tienen su hábitat, es poco frecuente. Sin embargo, en este caso cabe mencionar que, según informa el periódico español ABC, el Caladero de Carrandi (a 25 millas al noreste de Gijón) es una de las zonas donde se ha registrado el mayor número de estos cefalópodos, además de Kaicoura, al sur de Nueva Zelanda.


Una aparición a un tiempo siniestra y fascinante que nos recuerda los misterios que aún viven en las profundidades de los océanos y, por otro lado, la posibilidad de que incluso ahí llegue el daño que la actividad humana provoca al planeta.

The legend of Kraken
Below the thunders of the upper deep;
Far, far beneath in the abysmal sea, 
His ancient, dreamless, uninvaded sleep
The Kraken sleepeth: faintest sunlights flee
About his shadowy sides: above him swell
Huge sponges of millennial growth and height; 
And far away into the sickly light, 
From many a wondrous grot and secret cell
Unnumbered and enormous polypi
Winnow with giant arms the slumbering green.
There hath he lain for ages and will lie
Battening upon huge sea-worms in his sleep,
Until the latter fire shall heat the deep;
Then once by man and angels to be seen,
In roaring he shall rise and on the surface die.

Traducción:

La leyenda del Kraken

Bajo los truenos de la superficie, en las grietas del mar abismal, el Kraken duerme su antiguo sueño sin sueños. Pálidos reflejos se agitan alrededor de su oscura forma;

vastas esponjas de milenario crecimiento y altura se inflan sobre él, y en lo profundo de la luz enfermiza, pulpos innumerables y desmedidos baten con brazos gigantescos la verdosa inmovilidad,desde secretas celdas y grutas maravillosas.

Yace ahí desde siglos, y yacerá, cebándose dormido de inmensos gusanos marinos
hasta que el fuego del Juicio Final consuma la hondura.


Entonces, para ser visto una sola vez por hombres y por ángeles, rugiendo surgirá y morirá en la superficie.

Información sacada de: ciudadparanormal.

Comentarios