El monte de los suicidios: Akigahara (Japón)

Hoy, os queremos hablar sobre un bosque de lo más misterioso y macabro, en el cual se producen diversos suicidios inexplicables, muchas personas en Japón van a morir a este extraño y tenebroso bosque, ahora os pondremos la historia de este bosque macabro. 

Este artículo, contiene imágenes que pueden herir la sensibilidad del espectador

El Monte Fuji, todo un gran icono en la ciudad de Japón, nevado en la cumbre desprende una atmósfera de paz y tranquilidad a todo aquel que va a visitarlo, convirtiéndolo así en un cuento de hadas. Es increíble ver como la ciudad más poblada del planeta tenga un gran monte protegido como este.



Alejados de todas las edificaciones el caos de los coches, las personas, los edificios y todo ese ajetreo de las grandes ciudades. A las afueras de este maravilloso monte, hay un pequeño sendero donde nos va a llevar a un lugar donde tenemos al monte Fuji a la espalda, y donde podemos apreciar un gran bosque denso, a simple vista, este bosque no tiene fin, al seguir el sendero, nos podemos encontrar con un cartel a la entrada de dicho bosque, que para aquel que valla a visitarlo y se pierda será lo último que lea en su vida, dicho cartel dice así:



“Tu vida es valiosa y te ha sido otorgada por tus padres. Por favor, piensa en ellos, en tus hermanos e hijos. Por favor, busca ayuda y no atravieses este lugar solo”.

Lo más curioso, es que después de este cartel tan terrorífico  hay muchos más que prohíben su entrada a todo costa. Mientras vas caminando se puede encontrar muchas cosas botadas por las esquinas del camino, zapatillas, botellas de agua, pastillas...


Al seguir caminando, nos vamos a encontrar algo más aterrador, cadáveres, huesos, e incluso a personas todavía ahorcadas con unas cuerdas en los árboles. Se pueden ver los cadáveres de las personas muertas en sus casetas de campaña, todo tal y como lo dejaron la última vez que lo utilizaron, es un bosque muy aterrador, donde se pueden ver cosas escalofriantes. Estas son algunas de las fotos sacadas en dicho bosque macabro, tenemos que decir que las imágenes pueden impactar a gente muy sensible:







Este bosque, de más de 3.000 hectáreas de extensión, es el lugar  elegido por decenas de personas cada año para poner punto final a sus vidas. En el 2002 se alcanzó el record de 78 suicidios en el interior del bosque.

En el Japón feudal del siglo XIX, cuando las hambrunas y las epidemias azotaban a la población las familias más pobres abandonaban a su suerte a los niños y a los ancianos que no podían alimentar. Durante el siglo pasado el escritor Seich Matsumoto, publico una novela donde narraba el suicidio de uno de sus personajes en Aokigahara y 1993 otro escritor lanzo una guía para suicidarse donde recomendaba este bosque como un lugar idóneo para quitarse la vida.


En la década de los 70 las autoridades se vieron obligadas hacer batidas para encontrar los cadáveres de los suicidas. Anualmente 300 operarios se adentran en el bosque para localizar los cadáveres que no han sido encontrados por los visitantes y guardias forestales. Incluso la policía patrulla los alrededores en busca de posibles suicidas.


La cercanía a la gran ciudad de Tokio también es una de las causas por las que muchos suicidas acudan hasta este lugar, quizás en busca de un lugar tranquilo donde llevar a cabo su último deseo. Otro motivo importante por el que los suicidas se quitan aquí la vida es el económico, y no es broma. En Japón, los familiares de los suicidas tienen que correr con los gastos económicos que pueda  provocar el suicida, sean del tipo que sean, por ejemplo si alguien decide arrojarse a las vías del tren, la familia tendrá que acarrear con el coste de los retrasos en el trayecto a todos los pasajeros del mismo e indemnizar a la compañía ferroviaria por todos los inconvenientes que pueda causar.


En el bosque suicidarse es gratis y no conlleva ningún gasto.


Otra explicación de la que se habla en algún foro es que el que el bosque es una especie de centro telúrico o magnético que atrae allí a los suicidas como la miel a las abejas. Aunque algunos estudios han demostrado que esto es falso y no existe alteración alguna del magnetismo en el lugar.


Personalmente, Japón nunca deja de sorprenderme, hasta para suicidarse son organizados y metódicos. Mi único consejo para aquellos que visitéis alguna vez el monte Fuji es: no cojáis ningún atajo.


Comentarios