El sexto sentido de nuestras mascotas




Casi todos, hemos tenido alguna vez en nuestra vida, una mascota en casa que nos ha hecho compañía. Puede que sea un perro o un gato, es indiferente la raza o el tipo de animal. Cuando se tiene una mascota en casa, ésta llena de vida y de amor nuestros hogares. 

Y hoy en nuestro regreso a las líneas, queremos tratar un tema bastante interesante sobre los más pequeños de la casa. Nuestras mascotas

Si has tenido alguna vez un perro o un gato, habrás notado que en ciertas ocasiones ambos se compartan de manera extraña, como si detectara algo que tu eres incapaz de poder detectar. 

¿Puede esto ser entidades fantasmales? o de otro modo, se trata de algo completamente natural por las facultades sensitivas de nuestras mascotas. 

Un tema que a priori puede parecer algo simple y sin sentido, pero para todos los que tenemos mascotas en casa, da igual del género que sean, será un artículo de lo más interesante para leer hoy en casa. 

¿Los perros y gatos tienen un sexto sentido?  

Es un hecho. Todos los que tenemos una mascota, en más de alguna ocasión nos hemos preguntado: "¿hacia donde está mirando mi perro?"; "¿Pero que le pasa a mi gata?"; "Parece que mi perro está viendo algo, pero yo no veo nada..." 

Lo creas o no, son cuestiones que nos han preguntado a lo largo de estos 4 años de investigación y hoy hemos querido responder o por lo menos arrojar algo de luz a este tema tan interesante. 

¿Se podría decir que los animales tienen un sexto sentido -que nosotros no tenemos- para poder detectar entidades fantasmales o cualquier cosa de una índole parecida? 

Bueno, respondamos a esto, pero primero vamos por partes. 

Lo cierto es que todos los animales poseen este -por así decirlo- "don" para predecir las cosas futuras, cosa que ya nos gustaría a nosotros hacer o por lo menos con tanta exactitud como ellos. 

Pero yendo a lo que nos interesa, los animales poseen ciertos sentidos más desarrollados que nosotros. Es lógico, muchos de ellos sobre todo los que están aun en libertad, tienen que poder sobrevivir para poder dejar descendencia y que su raza perdure durante eones. 



Por ejemplo, nuestros queridos amigos los perros, poseen una olfato prestigioso. O si no que se lo pregunten a todos aquellos dueños de perros que nada más tener algo de comida en las manos, su amiguito peludo ya está velando ese sándwich o bocadillo para hincarle el diente.  

Y es que la anatomía del hocico de tu perro está dotada para poder ser un detector de fragancias con patas y pelos. En su interior poseen unas estructuras óseas, recubiertas por una mucosa con unas pliegues muy especial, que dota a tu perro de un olfato de unos 200 centímetros cuadrados de superficie ¡casi nada! 

Para que te hagas una idea, el ser humano tiene unos 5 millones de receptores olfativos en la nariz. Tu perro pose unos 200 o 300 de estos receptores olfativos

Al igual que los amantes de los gatos sabrán que su querido amigo peludo, es un hacha viendo en la oscuridad, ya que el sentido más agraciado de los felinos es su vista. 

Para que te hagas una idea de ello, un gato posee un ángulo de visión de unos 130 grados (binocular) haciendo posible que su campo de visión total sea de unos asombrosos 287º grados, de los 180º que tenemos los humanos.  

Los gatos son capaces de ver -casi perfectamente- en la oscuridad, ya que poseen unas células especiales en sus retinas, llamadas tapetum lucidum, que básicamente actúan como un reflectante, haciendo que los pocos rayos de luz que puedan haber en una estancia oscura, sean mejor percibidos para así tener una visión mejor. 

Todos estos sentidos, hacen de nuestras mascotas, detectores de presencias con patas, increíblemente fiables. 

Ahora bien, ¿es cierto que nuestros animales pueden llegar a detectar fantasmas? 

¿Puede mi gato o perro poder detectar fantasmas?  

Aquí debemos aclarar algunas cosas antes de poder seguir con la aclaración. Es cierto que tras ver tan solo algunas características de la anatomía del perro y del gato, podamos pensar que ellos son capaces de ver fantasmas. 
 
En cierto modo, sería muy lógico ya que sus sentidos son más potentes que los nuestros y por decirlo de alguna manera, el gato es como si tuviera visión nocturna y los perros un detector de campos en la nariz. 
 
Todo esto a priori puede parecer de lo más emocionante, pero la realidad nos dice que nuestras mascotas no pueden ver dichas entidades, como probablemente te lo estés imaginando. 
 
Algo que sí que es cierto, es que ambos poseen ese "no se qué" que los hacen especiales a la hora de ver cosas que nosotros no podemos. 
 
 
Pero todo ello se debe a evolución de sus sentidos. 
 
Para que nos entiendas mejor, en 1997 unos investigadores de la Universidad de California informaron que los elefantes, pueden detectar una estampida de otros animales a unos 48 kilómetros de distancia, lo que les da ventaja para huir y no salir heridos. 
 
Con el tema de las perturbaciones electromagnéticas puede que ocurra los mismo. 
 
En cierto modo no es que tu perro vea a una persona sentada en una sillón, que resulta ser tu abuelo que hace poco que partió y que ahora tu perro lo ve sentado.  
 
No, lo más probable es que tu perro o gato, esté sintiendo la energía residual que dejó ese familiar y esté reaccionando a ella. También puede ser que esté reaccionando a el olor que aún tiene impregnado el sillón o a muchas otras cosas lógicas para ellos. 
 
No siempre se tratará de algo raro. Hay que recordar que ellos nuestras mascotas, tienen sus sentidos más desarrollados que nosotros y lo que para nosotros es una tarea imposible, para ellos es el pan nuestro de cada día. 
 
Lo que si es completamente cierto, es que los perros por ejemplo puede detectar fluctuaciones en los iones negativos del ambiente para poder percibir con sus sentidos, dichas perturbaciones dando como resultado: ladridos, miradas a puntos fijos, etc. 
 
Entonces se podría decir que ellos sienten dichas perturbaciones, pero no necesariamente han de estar viendo cosas. 
 
Un perro, una gato, una serpiente y una rata (Experimento para detectar fantasmas)
 
Tranquilo que no se trata de ningún experimento cruel para probar nada raro en ellos ni nada parecido. 
 
Dinos si te a ocurrido: estando en casa, de buenas a primeras ves a tu gato -o perro- que se comparta de una manera completamente inusual. El perro comienza a ladrar a alguien o algo invisible, algo que sabes tú que no está. Tu gato empieza a bufar y a herizarse todo sin venir a cuento. Y lo más curioso es que lo ha hecho durante días y semanas sólo en una parte de tu casa. 
 
¿Te ha pasado no? 
 
Bueno pues esas mismas preguntas que tu te has hecho, se las hizo en su día un parapsicólogo llamado Robert Morris quien realizó un experimento en una casa que aparentemente está encantada. 
 
El experimento consistió en lo siguiente: 
 
Cuatro personas llevaron a sus mascotas a dichas casas. Un perro, un gato, una serpiente de cascabel y una rata. El experimento se realizó en una parte concreta de dicha casa, en donde aparentemente la actividad paranormal era mucho mayor que en el resto. 
 
El perro. 
 
Cuando el dueño y su amigo entraron a la parte de la casa éste empezó a ladrar a su dueño sin control alguno y al cabo de unos minutos, decidió salir por sí solo de la casa. Luego les fue prácticamente imposible volver a entrar a dicho perro. 
 
El gato. 
 
El felino fue introducido en la casa en los brazos de su dueño, para que no se sintiera en peligro y no huyera despavorido. Al cabo de unos minutos en la casa, éste empezó a bufar y a estar completamente erizado nada más acercarse a una silla solitaria que allí había. Acto seguido se colocó a la espalda de su dueño clavándole las uñas. Luego de esto el gato también salió y esperó a su dueño maullando en la entrada. 
 
La serpiente de cascabel. 
 
 Cuando se llevó a la serpiente a la misma zona que había estado el gato, ésta de inmediato se colocó en posición de ataque, atacando sin escrúpulos a la misma silla con la que el gato anteriormente había reaccionado. Luego a partió la mirada y se fue a un lugar alejado de allí, adoptando una postura completamente relajada y normal.  
 
La rata. 
 
De los 4 animales éste fue el que no hizo ningún comportamiento anómalo al normal. 
 
Luego de llevarlos a esta parte de la casa, se hizo lo mismo con cada uno de ellos, pero en una parte diferente de la casa. Ninguno de ellos volvió a tener un comportamiento raro. 
 
Esto nos puede decir lo que ya te contábamos antes, que los animales puedan no ver, si no percibir algunas frecuencias o perturbaciones electromagnéticas, con lo cual actúa de una manera fuer a de lo normal. 
 
Nosotros mismos hemos comprobado este fenómeno en algunas investigaciones a hogares, donde perros ladran sin control a una esquina de la casa o a un sillón, o lugar de la casa. 
 
Luego de hacer una limpieza exhaustiva de la casa, el animal se comportaba como siempre. 
 
Como ves los animales no solo son especiales por como son y por como nos quieren sino que también son capaces de ayudarnos a saber cuando nuestra casa está siendo invadida por perturbaciones anómalas y que debemos actuar antes de que se nos vaya de las manos.   
 
Ya sabes, la próxima vez que te sientas raro en casa, si tienes perro o gato llévalo a donde te sientas raro y quien sabe, a lo mejor puedas confirmarlo mejor con ellos. 
 
Ahora cuéntanos si alguna vez has tenido algún incidente parecido con tu mascota en casa. ¿Cómo lo has solucionado? 
 
Si te ha gustado este artículo, por favor, ayúdanos a seguir creciendo compartiéndolo con tu mejores amigos, entre todos podremos llegar a muchas más personas. 

Comentarios