La ouija: mitos y verdades sobre el tablero


Cuando escuchamos la palabra 'ouija' casi de inmediato, a la inmensa mayoría, nos vienen esas historias de personas que han quedado poseídas por jugar a este juego tan peligroso que muchos no se atreven a jugar.

Sobre el tablero, podemos escuchar muchas cosas. Entre ellas 'que después de jugar tienes que quemar el tablero'; 'deben jugar siempre un número impar de personas'; 'nunca debes abandonar la sesión sin despedirte'; entre algunas de ellas. 

Hoy, queremos indagar un poco más en este tema y porque no, traerte una mirada más cercana a este misterioso y aterrador juego. 

Uno que muchos tachan de prohibido. Y otros, como una puerta abierta para poder comunicarte con el más allá de una forma rápida. 

Empecemos. 

La creencia actual de la ouija 

Aunque parezca que no, la ouija, es actualmente utilizada por muchas personas que buscan respuestas del más allá, con esperanzas de obtener lo que ellos están buscando. 

Hoy por hoy, sobre todo con el gran esfuerzo comercial que se le dio con la película de la ouija, se han creado un universo al rededor de este tablero muy oscuro y perturbador. 

La creencia de que la ouija es algo maligno, no te creas que viene de ahora, sino que ya desde sus comienzos, la ouija empezó a tener una mala reputación. 



Lo cierto es que sí puede ser un arma de doble filo. 


Por un lado, si la persona que la utiliza no sabe lo que quiere ni lo que está haciendo, lo más probable es que pasen cosas -predecibles- a la persona y que luego, le queden secuelas por jugar. 

También puede pasar que tras jugar -correctamente- sea una experiencia nuevo y diferente, siempre y cuando no se quiera invocar a entidades de muy baja frecuencia. 

Cosa que la gran mayoría de las personas que juegan lo hacen. 

¿La ouija tiene algún peligro real?  

 Si te dijésemos que no, no estaríamos siendo del todo realistas. Porque la verdad es que sí que lo tiene. 

Pero si lo analizamos bien, no por el simple hecho de jugar -bien o mal- quedarás maldito de por vida, por decirlo de alguna manera. 

La ouija, tiene algo muy curioso y es que es capaz de poder jugar con la mente de aquellas personas que se atreven a jugar con ella y a preguntar cosas muy osadas. 

Ahora bien, también tenemos que decir que la ouija, tiene algo de psicología, ya que si una persona juega con miedo a este, lo más probable es que su propia mente le haga ver cosas que en realidad no están. 


El peligro real que tiene este tablero, es como queda la mente de la persona después de jugar. 

Nosotros hemos de decirte que sí que hemos jugado a la ouija y hemos podido ver y percibir cosas que nunca antes hemos vuelto a ver, pero no hemos realizado experimentos adecuados para identificar si realmente era una entidad lo que estaba allí o simplemente nuestras mentes jugando junto al tablero. 

Nos gustaría mucho estudiar este tablero más en profundidad, pero eso quizás daría para otro artículo. 

Ahora veamos esas leyendas que se tiene sobre la ouija, con lo que de verdad puede hacer daño al que juega con este tablero tan oscuro. 

Mitos de la ouija  

'Coloca sal al rededor de los participantes para que no puedan pasar los espíritus'. De todas esta es la más extendida. 

Seguramente tu abuela -o tu madre- te habrá dicho en alguna ocasión, que la sal hace que los espíritus malignos no entren en casa y se queden fuera. Aunque lo cierto es que esto, no hace nada para ahuyentar a las entidades. 

El cloruro sódico -sal de mesa común- no hace de 'barrera' para este tipo de entidades energéticas. Hay veces que el simple hecho de creer que la sal puede repeler estas entidades, hace que las mismas no quieran entrar. 

Entonces se puede decir, que no es tanto la sal, como la mente, la que hace posible que éstas no entren a nuestro hogar o se queden junto a nosotros.  



'Luego de jugar a la ouija debes quemar el tablero'. Esta es otra de las cosas que siempre escucharemos cuando jugamos pro primera vez a la ouija. 

¿Lo cierto? Quemar la ouija no te servirá de nada si el daño 'real' -en tu mente- ya está hecho. 

Digamos que que quemar el tablero es como limpiar una habitación de polvo, con la ventana abierta. Por mucho que le dediques la limpieza a esa habitación, esta siempre quedará impregnada de polvo, salvo está que cierres antes la ventana. 

De la otra manera, siempre tendrás el polvo contigo. 

Con esto sucede exactamente lo mismo. Si juegas con miedo y sabes ya que te pasará algo, et aseguramos que quemar el tablero después, no servirá de nada. 


'Siempre es mejor jugar a la ouija con un número impar de personas'. Esto es relativo. Que se juego con más personas o con menos cantidad de ella, tan solo hará que la experiencia sea más o menos personal para cada participante. 

Si se juega con 3 en vez de con cuatro, será mucho más lo que cada persona sentirá, porque no se verá oblogado psicológicamente a decir que 'él también lo sintió' o 'que ella también vio una sombra' cuando en realidad no han visto nada. 

Jugar con más o con menos personas no hará que el resultado sea  diferente en cuando a lo que captar, sino como a la experiencia que sentiremos al jugar. 

'Nunca debes abandonar la sesión ouija sin despedirte'. Aquí es lo único en donde se puede tener un poco de duda al respecto. 

El despedirte de la sesión, no es más que una forma psicológica de decirle a tu mente que todo a acabdo y que el juego o lo que pasó en él; se quedará donde se haya jugado. 

Y esto lo puedes hacer sin despedirte de la ouija, tan solo has de estar preparado psicológicamente para ello. Por lo que si no lo estás y juegas -que no te lo recomendamos- decir esto, te ayudará a poder estar más tranquilo psicológicamente hablando. 

'Siempre que se juega a la ouija se corre el riesgo de quedar poseído'. Otro de los mitos más extendidos por la ouija, ya que por jugar no necesariamente deberás quedar poseído.

El tema de las posesiones está muy cogido con cuerdas, ya que en un reciente estudio se vio que las posesiones demoníacas estaban relacionadas con un 'teratoma', el cual daba los mismos síntomas que todos conocemos como 'posesiones'.  

La realidad de la ouija  

'Cuando la persona que juegue lo hace sin estar preparado, es cuando le ocurriran más cosas feas'. Esto es completamente cierto.

Para poder jugar en el caso que se quiera, debemos primero tener una mente clara, limpia y segura de donde nos meteremos. 

Cuando decimos que 'se debe tener una mente limpia' no nos referimos a lo que ya todos conocemos por esa expresión, sino más bien una mente limpia de miedos, de inseguridades y sobre todo una mente en paz con uno mismo.   

'Al jugar con la ouija inevitablemente abrirás 'puertas' que nunca se cierran del todo'. Esto es cierto, ya que la analogía de la puerta viene muy bien para poder saber lo que ocurre cuando jugamos con esto. 

Al jugar nuestra mente empieza a expandirse y a sentir cosas que de otra manera no sentiríamos -aunque no es por el tablero en sí- ya que podemos hacerlo sin la ouija tranquilamente.



Cuando empezamos a expandir nuestra mente hasta esos niveles, empezamos a 'abrir esas puertas' metafóricas de las que tanto se hablan cuando se juega a la ouija. 

'Puede que al jugar a la ouija veas cosas que antes no'. Si es cierto, pero no precisamente por la ouija, ya que sin ella cualquiera de nosotros puede llegar a dominarlo -sin necesariamente ser un sensitivo- pero si es cierto que se pueden ver cosas. 

¿Por qué? 

Simplemente porque cuando jugamos estamos presentes en donde estamos, no nos importa que comeremos luego, que haremos más tarde, o incluso donde estamos en ese momento.

Tan solo, estamos presentes. 

Es esto lo que hace que podamos percibir cosas que de lo contrario antes, no podríamos ver ni aunque hagamos mucha fuerza. 

Conclusiones  

Sí, hay muchas personas que defienden que la ouija no es un juego si no más bien algo a no acercarse y otros creen completamente lo contrario, que no pasará nada se juegue como se juegue. 

La ouija tiene peligros, eso es cierto. Aunque sean por la mente o por que en realidad conectemos con una clase de energía que no sepamos controlar,  deberemos tener mucho cuidado al jugar con ella. 

Deberemos tener una mente fuerte y limpia de miedos e inseguridades y por qué no, poder hacerlo con personas que sepan lo que están haciendo. 

Lo que si te indicamos que no hagas, es averiguar si en tu casa hay fantasmas, utilizando la ouija, ya que lo que harás con eso, será empeorar mucho más las cosas.  

¿Se puede jugar? Sí, pero con mucha cautela. 

Ahora queremos saber si tú has jugado y como ves la ouija. Entre todos a lo mejor podemos llegar a una conclusión y desmentir cosas que se dicen de ella.  
Tu correo electrónico:


Delivered by FeedBurner
Subscribe to Tenerife Paranormal by Email
 
siguenos en facebooksiguenos en TwitterCanal de youtubesígueme por Correo

Comentarios