Hablando sobre Brujería


Ya estamos en Octubre -aunque no lo parezca- y es quizás un mes cargado de muchos misterios, de anécdotas aterradoras, de misticismos y como no, de magia. 

Aunque es cierto que esto no es igual para todo el mundo, si que se trata de una tradición conocida por muchos. 

Y es que la noche de Halloween es especial, tiene un no sé qué que te hace disfrutar de ella al máximo y cada día son más lo que lo hacen así.

Como sabemos que ya falta muy poco para esta noche tan especial -exactamente 4 días- en el artículo de hoy, queremos hablarte de algo muy especial y por qué no, muy típico. 

La brujería. 

Todos hemos oído en algún momento de nuestras vidas hablar de ella, hemos escuchado historias, cuentos, leyendas...pero lo que aquí te contaremos es algo más. Pasaremos desde sus orígenes hasta la caza de brujas y terminaremos por como vemos hoy la brujería. 

Ponte cómodo y acompáñanos en este viaje de magia y misterio....

El origen de la brujería

El origen de la brujería es más antiguo si cabe de lo que realmente puedes llegar a imaginarte. 

La primera vez que se utiliza la palabra o la connotación brujo/bruja  fue en el año 589. Algunos teólogos y religiosos de la época veían a los 'brujos' y 'brujas' con las siguientes características físicas: 

"Son personas que poseen un vínculo al pagnatismo y a la práctica de lo oculto y religiones no oficiales que suelen en su mayoría ser tildadas de oscuras, contrarias a lo que está establecido. 
A la persona que practica la brujería se le define como: ignorantesm con tendencias a lo diabólico y de marcada hostilidad a todo lo que está establecido por la ley, sea humana o divina". 

De hecho te hemos mencionado que la primera vez que se nombro la palabra brujo/bruja fue en el año 500, pero en realidad la práctica en sí de esto, viene incluso desde mucho antes. 


Ya en el siglo V los franceses castigaban con la pena de muerte a todos aquellos que practicaran esta disciplina.

De hecho, la mentalidad de la época iba mucho más allá tildando a los fenómenos atmosféricos, las malas rachas de alguien, las enfermedades e incluso traiciones...estaban realizadas por estos brujos y brujas. 

En aquellos años en España se castigaba severamente llegando a darse azotes, torturas e incluso la esclavitud a todos aquellos que hacían uso de estas prácticas maléficas. 

El gran desprecio hacia los brujos 

Al menos durante 3 siglos, la propia iglesia consideró a los brujos y brujas como un mal menor. Dicha creencia se apoyaba en las leyes de un rey, el gran Carlomagno (742 ó 747-814) quien prohibió la consulta a los brujos porque según él, idiotizaban al pueblo. 

De hecho, algunos ministros de la iglesia católica, políticos y militares de la época creían que si bien existían ciertos atributos negativos con respecto a la brujería, eran tachados más bien de 'cuenta cuentos', 'contadores de leyendas'

Se puede decir que el miedo a la brujería creció exponencialmente a partir del año 829 siendo algo con connotaciones negativas tanto social como religiosamente. 


Si bien mucho después la inquisición -de la que te hablamos más adelante- era por así decirlo el martillo de la iglesia, muchos de los brujos cayeron en la desdicha. 

Algunos religiosos buscarían las 'mejores' maneras de acabar con lo que ellos denominaban como 'plaga'

Más adelante se crearían consensos para de alguna manera llegar a eliminar de la mejor manera a todos aquellos que realizaban estas prácticas oscuras. 

Los que se consideraban mentes ilustradas por aquella época llegaron a la conclusión de que estas personas que practicaban brujería, eran peligrosos y por desgracia que era en su gran mayoría mujeres.

Es decir, brujas. 

Los hombres también eran considerados como 'brujos' pero no estaban tan perseguidos como lo estaban por desgracia las mujeres. 

En busca de la definición perfecta para 'bruja' 

Con el pasar de los años, en esta época, se intentó de alguna manera buscar la forma más perfecta de llamar a todas estas 'allegadas de satán', para determinar como tenía que ser una bruja para poder ser detectada de entre la sociedad. 

Las características que se les dio fueron las siguientes: 
  • En 1597: George Gifford afirmó que 'una bruja es toda aquella que obra con la colaboración del diablo y que hace daño o cura, revela secretos o predice acontecimientos, cosas todas ellas, que el Diablo a inventado para ensuciar las almas de los hombres y llevarlos a la condenación'
  • En 1599: Martín del Río afirmó que 'la brujería arte gracias al cual, y mediante el poder de un contrato firmado con el diablo, ses realizaban toda clase de prodigios que no se pueden comprender por el hombre medio'.
  • En 1608: William Perkins aseguraba que un brujo 'es aquel que, mediante un pacto abierto o secreto, consciente voluntariamente en valerse de alguna ayuda y la colaboración del diablo para obrar prodigios. 
Luego con el pasar del tiempo la brujería pasó a formar parte de algo diabólico y peligroso -más aún- que era practicado por los devotos del diablo. 

Más tarde las brujas empezaron a formar parte ya de relatos oscuros y diabólicos y los famosos cazadores de brujas empezaron a analizar conceptos de sexualidad, aberraciones y todo lo que tuviera que ver con un carácter morboso. 

Desde entonces se empzó a creer que el diablo era capaz de violar a las monjas en los conventos, a hacer orgías, que recibían el nombre de aquelarres, totalmente al desnudo y bajo sumisas formas, a través de lo que se conoce como íncubus y súcubos.

De la fealdad de las brujas a las pura belleza  

Como todos sabemos, las tradiciones antiguas nos ponían muy en baja estima a las brujas, el propio juez de paz inglés Reginald Scott (1538-1599) las caracterizaba como: 

'Una mujer vieja y fea, coja, de ojos nublados, pálida, sucia y llena de arrugas'. De hecho el propio Scott, tenía una teoría sobre porqué había más mujeres que hombres como brujas: 

'Las mujeres tienen la lengua muy larga y se cuentan las unas a las otras todo lo que aprenden. Además son más crédulas e impresionables que los hombres y por su puesto más proclives a las alucinaciones'. 

Con el pasar del tiempo se le añadieron más y más connotaciones negativas a las que eran consideradas como brujas: vieja consumida, encorvada por la edad, camina apoyada en un bastón, los ojos los tiene hundidos, no tiene dientes y el rostro cubierto de bello

Llegaría un momento en la historia que las brujas empezarían a ser reconocidas como las conocemos en nuestros tiempos. 


Más tarde Hans Baldug artista y pintor del siglo XVI creía que las brujas debían de ser jóvenes, bonitas y bien agraciadas para así poder presentarse desnudas en los aquelarres.

Desde entonces el artista empezó a pintarlas con muchas connotaciones sexuales y de una forma bastante erótica, muy atractivas para los hombres de aquella época. 

Luego, se mezcló el concepto de belleza y brujería como una característica para ser denominadas brujas. 

El martillo de las brujas 

Quizás de entre todas las cosas que se les hicieron a las brujas en aquella época, la inquisición fue una de las masacres más perturbadoras del siglo.

Donde mujeres inocentes morían por ser consideradas brujas. 

En esta época nació el que se denominó como 'Malleus Maleficarum o Hexen Hammer' surgiendo a partir del año 1486

El libro fue escrito por dominicos, Jakob Sprenger, deán de la universidad de Colonia, y el prior Heirich Kramer, ambos basaban este libro en las creencias del éxodo 22, 17 que reza así: 

'A la hechicería no la dejes con vida'.

Por desgracia el libro fue todo un éxito de masas y se llegaron a hacer hasta 13 ediciones de este manual de las torturas hasta 1520 y otras 16 entre 1574 y 1669

Este manual, estaba dividido en tres grandes bloques.

El primero es un alegato hacia la brujería. Tenía como objetivo, que los gobernantes comprendieran que se trataba de una práctica monstruosa centrada en renunciar a toda creencia religiosa y pasarse al bando del diablo, para el desarrollo de sacrificios de niños sin bautizar y como no, la realización de todo tipo de parafernalias que ellos mismos se inventaban. 


La segunda parte del libro se centraba en los llamados 'malefica' y enumeraba con todo lujo de detalles las desgracias y males que las brujas podían hacer sufrir a la sociedad. 

En este segundo bloque cabía de todo: desde que las brujas eran las causantes de las malas rachas en las cosechas, hasta las peleas en los matrimonios y en definitiva todo aquello que no se podía explicar según su credo. 

En la tercera parte era un autentico manual de tortura en el que se daban instrucciones, claras y precisas sobre el trato que se debía dar a los testigos, como han de realizarse los interrogatorios los arrestos, los procesamientos de encarcelamiento y en definitiva toda la metodología a seguir para poder torturar a la que se consideraba como bruja. 

Las brujas en la actualidad 

Con el pasar del tiempo aún se siguen viendo a las brujas como lo que todos conocemos hoy y antiguamente. 

Pero en realidad aquellas que eran 'brujas', se podría decir que fueron las precursoras de la medicina moderna, ya que en realidad la magia no era invocar al demonio como se creía.

Sino mediante la naturaleza, poder hacer curaciones y establecer un vínculo con ésta que te permitiera estar en equilibrio contigo mismo.

Sin embargo hoy día esta creencia de que las brujas son males, por desgracia sigue persistiendo y mucho.

Por otra parte nos parece normal, por todos aquellos y aquellas que se consideran brujos y como no, estafan al resto para poder lucrarse a costa del miedo y el desconocimiento de los demás. 

Como ves el origen de las brujas es del todo interesante y está cargado de mucha sangre, esperamos que desde ahora, la práctica de la 'brujería' -cosa que ya ha pasado de moda- se empiece a ver como lo que es en realidad, estar en contacto con la naturaleza, sin realizar hechizos para el amor, la salud ni demás panplinas. 

¿Te ha gustado el artículo? Si es así porque no nos ayudas a crecer y lo compartes con tus amigos y amigas. Entre todos podremos llegar a más personas. 
Tu correo electrónico:


Delivered by FeedBurner
Subscribe to Tenerife Paranormal by Email

siguenos en facebooksiguenos en TwitterCanal de youtubesígueme por Correo

Comentarios