¡Drácula no fue el primer vampiro! Te lo contamos todo


VAMPIROS. ¿Qué o quién se te viene a la cabeza cuando escuchas por primera vez esta palabra? Como a todos, seguro que te viene a la cabeza Drácula

Ese hombre enigmático, que nos arrastra a la más oscuridad con tan solo mirarnos. Ese hombre que es todo un aromático pero al mismo tiempo algo siniestro, que sin saber mucho por qué, le seguimos...

Pues desde hoy, tendrás que corregir esa idea por una más precisa. 

Enserio, Drácula no fue el primer vampiro de todos. O por lo menos no es el primero del que se tiene constancia en las antiguas escrituras sobre vampiros en el mundo. 

Adéntrate con nosotros a descubrir por el camino de las tinieblas a los primeros vampiros de los que se tienen constancia...

Antes de empezar...

A nosotros como a ti, nos encantan las películas de terror. Pero quizás lo que más nos gusta es leer o más bien devorar libros de misterio. Y sobre todo, aquellos libros de misterio algo más misteriosos de lo habitual. 

No hace mucho encontramos uno, con el título "Vampiros" que sinceramente nos llamó mucho la atención. 

El libro es del escritor Javier Arries. Seguramente lo conocerás por su otro libro "Objetos Malditos" y sinceramente en este libro suyo, donde trata muy de cerca la cultura vampírica y los más famosos vampiros de la historia, ilustra muy bien lo desconocido que son hoy en día. 

Aquí fue donde leímos parte de la información que vamos a compartirte hoy. 

Pero bueno una vez hablado del autor, veamos que nos encontramos en este apartado acerca de que Drácula no es realmente el primer vampiros de todos. 

Lo cierto es que Arries nos dice que en la Inglaterra de ya hace bastantes siglos, existían varios estudiosos de esta cultura vampírica los cuales investigaron muy de cerca relatos más antiguos que los que conocemos todos hoy en día sobre Drácula. 

¡Si es cierto, Drácula no fue el primero! 

Según parece nuestro conde Drácula ya no tiene el privilegio de poder llamarse el primer verdadero vampiro, ya que según los escritos que encoramos en la obra titulada "De Nagius Curialium", escrita en 1190 por Walter Map


Este hombre relata por vez primera, historias acerca de vampiros deambulando por las calles oscura de Inglaterra, aunque según cuenta Javier en su libro, éste investigador, no usa en ningún momento la palabra vampiro. 

Luego, siguen apareciendo más escritos raros, sobre los primeros reyes normandos que vivieron en Inglaterra. Aquí el escritor William de Newburgh escribe su Historia "Rerum Anglicarum" de un cierto hecho bastante raro en estas primeras colonias de la isla inglesa. 

Primera historia: el renacer de un muerto

Aquí William nos hace referencia a una historia algo extraña. Nos habla sobre un hombre que murió una noche como otra cualquiera. Luego de su muerte, éste fue capaz de regresar a la vida como si tal cosa fuera de lo más natural.

Se cuenta que este hombre una vez despierto luego de este no tan largo sueño, va a la casa de su querida esposa. De hecho éste hombre muerto, se llega a meter en la cama con la que no hacía mucho era su esposa. 

Los relatos continúan según Arries con los  gritos como era normal, de la esposa aterrada por ver a su marido ahora inchado y pesado ahora tumbado en su cama. 

Según Arries es importante este dato, ya que siglos más tarde en la Europa del Este aparecerá este dato como característica común de todos las historias de vampiros siguientes. 



La historia según Arries, continúa durante unas 3 noches donde este hombre renacía una y otra vez yendo al mismo lugar que conocía. Su hogar. 

Pese a esto su esposa por último junto con algunos vecinos lograron deshacerse del muerto a gritos. Luego visitó la casa de uno de sus hermanos, teniendo la misma suerte que en la casa de su esposa. 

Finalmente se abre una investigación y la iglesia que lo lleva, llega a la conclusión que hay que hacer lo mismo que el pueblo de alado. Exhumar el cuerpo y quemarlo.

Obviamente el obispo rechazó de inmediato tal barbarie sustituyendo la quema del cadáver por una oración escrita, que más tarde se colocaría sobre su pecho ya vacío. Desde entonces este hombre jamás se llegó a levantar. 

Segunda historia: un segundo hombre se levanta de su tumba

Al parecer William, se topó con otra historia bastante parecida a la anterior, sobre un hombre que como el de antes, se levantó después de haberse declarado muerto. 

La única diferencia era que este hombre vagaba por las calles expandiendo su peste junto a unos misteriosos caninos

A cada persona que se encontraba por el camino, les decía "no descansaré en paz hasta que sea quemado". Su cuerpo emanaba un cierto hedor, que trajo consigo la peste y la enfermedad, casi erradicando con toda la población actual. 

Tercera historia: un hombre de malos hábitos

William de Newburgh hace referencia a otra historia, esta vez como te hemos colocado en el título un hombre de malos hábitos que falleció en el monasterio de Melrose. 

Era famoso por la mala vida que llevaba, era un aficionado a la caza, al igual que a los placeres de la misma carne. Era tal, que lo apodaban "el cura perro". 

Según Arries estos hombres con dichas características, era en otras culturas, proclives a ser considerados como vampiros. 

Imagen sacada de la película clásica: Nosferatus.

Éste cura malvado, se levantó una noche para poder acosar a la que fue en vida su mujer. Cuatro curas del monasterio, tuvieron que hacer guardia delante de su tumba toda la noche, para que este no saliera de ella.

No fue hasta que solo 1 de los curas quedó en la tumba cuando éste decide salir de nuevo.

El fraile no era tan cobarde como aquel hombre muerto se imaginaba así que aquel fraile cogió su hacha y le asestó varios golpes hasta devolverlo a su tumba. 

Luego de esto investigaron su cuerpo y encontraron mucha sangre fresca. Lo vieron más de cerca y se percataron de que en realidad tenía un gran corte y parecía muy reciente, ya que sangraba. No lo dudaron más. 

Sacaron su cadáver y lo quemaron. 

Cuarta historia: un terrible desamor  

Esta historia va de otro hombre que tras sufrir por el desamor, muere en plena pelea por defender su honor delante de otro hombre que besaba a su mujer. 

Éste hombre al parecer ya sospechaba algo acerca de su mujer, así que un día la esperó escondida en una zona donde ella frecuentaba mucho y allí los pilló infragantis. 

Celado por la rabia intentó matar al joven con tan mala suerte que este lo esquivó y nuestro protagonista cayó al suelo muriendo en el acto dado el golpe tan terrible que se llevó en la cabeza. 


A la siguiente noche después de su muerte regresó a la vida paseando por todo el pueblo con un hedor fétido que traía el mal al tranquilo pueblo, junto con sus inseparables perros.

Una de las víctimas de este hombre muerto, decidió que había que acabar con la vida de este hombre muerto. Le cortó su cuello frío e inerte. Luego en una pila le sacaron su corazón y como era de esperar lo quemaron. 

He aquí las primeras historias de vampiros

Así es, quizás estas sean como dice Arries las primeras historias que se conocen sobre el vampirismo en la Inglaterra antigua. 

Pero lo curioso de todo, es que como te habrás da do cuenta, ninguna de ellas hace mención alguna acerca de la toma de sangre como estamos todos ahora acostumbrados a ver y a leer en las muchas historias sobre estos seres. 

Al parecer si seguimos la definición de vampiros, no podemos decir que éstos sean en realidad uno de estos, pero como opinarás tu también se acercan y mucho ¿no?

Ahora queremos saber qué tanto te atraen los vampiros a ti. ¿Crees en ellos? ¿Te sabemos más historias antiguas como estas? Deja tu comentario aquí debajo y empezaremos toda una charla :) 


Si te ha gustado el artículo compártelo entre todos tus amigos amantes de los vampiros, entre todos podemos llegar mucho más lejos. ¡Ayúdanos a seguir creciendo! 

Tu correo electrónico:


Delivered by FeedBurner
Subscribe to Tenerife Paranormal by Email

siguenos en facebooksiguenos en TwitterCanal de youtubesígueme por Correo

Comentarios