Trabajadores de hospitales nos cuentan sus historias


A todos nos gustan las historias de fantasmas. Independientemente de tu creencias al respecto, dichas historias contienen un contenido emocional bastante interesante de estudiar, como buenos investigadores paranormales que somos.

Cada vez que una persona te cuenta una historia -sea la que sea- te está transmitiendo una parte de sí misma de aquel momento, que es capaz de hacernos viajar hasta donde nuestro protagonista nos lleva, donde le sucedieron los fenómenos. 

Es muy interesante poder sentarnos y escuchar algunas de estas historias -o buscarlas- ya que cuando las escuchamos o leemos, de alguna manera entramos con permiso de la otra persona, al interior de sus miedos, de su mente. Y eso es algo completamente alucinante. 

Ya hemos hecho algo parecido contándote las historias de algunos guardabosques, que había sufrido historias completamente espeluznantes. 

Hoy, queremos volver a hacerlo pero cambiando de profesión. Esta vez no serán los guardabosques -guardias forestales- quienes nos contarán sus historias, ahora les toca a los trabajadores de los hospitales...

Algunas veces las cosas que pueden ver estos trabajadores, no siempre es fruto de la histeria o del cansancio...a veces estas cosas suceden de verdad.

1- Jugando por la noche 

Uno de los usuarios de Reddit cuenta su historia de esta manera. 

"Mi madre trabajaba en un centro hospitalario de subagudo -parte de algunos centros de enfermedades mentales- casi siempre tenía el turno de noche. Una de las señoras que estaban hospitalizadas cerca de esta sala, casi siempre le decía a mi madre, que cerrara la puerta para que los niños que no paraban de correr no la molestasen.



Lo más raro es que allí no había sala de pediatría. No habían niños por ninguna parte. 

Después de haber trabajado unos 10 años como enfermera en este centro, me contó como muchos pacientes podían ver es esta zona del centro, niños corriendo y haciendo ruido, que no dejaban descansar al personal. Y por su puesto, no había ningún niño allí dentro". 

2- Llamadas de medianoche 

Esta historia es de otra usuaria llamada "sensicle", quien era enfermera en un centro psiquiátrico. 

"Soy una enfermera que trabaja en un centro psiquiátrico y he estado aquí al menos 5 años. 



Casi todas las noches que pasé en el turno de noche, siempre recibíamos una llamada de la misma policía -911 en Estados Unidos- afirmando que acaban de recibir una llamada telefónica con la exención de nuestro hospital. 

¿La extensión? Te aseguro que no hay nadie en esta parte del hospital. Es una zona de ocio y a estas horas de la noche, te aseguro que no hay nadie allí fuera. ¡Nadie! Esta claro que allí hay algo y le gusta mucho llamar a la policía. 

Hay muchas más historias en este hospital, pero estas de todas, es la más espeluznante". 

3- El ascensor 

"Tengo una vecina, la cual trabaja como enfermera en un hospital. Ella de vez en cuando me cuenta algunas historias raras, pero esta... es la más aterradora. 

Me comentaba, que una madrugada, entraba como siempre a eso de las 04:30 de la madrugada en su turno. Las cosas parecían normales, como siempre. 



Aquel turno subía como siempre a la planta 9. Sin embargo, éste se detuvo en la planta 11 -alguien tenía que haberle dado- luego, al abrirse las puertas, no había nadie. Estaba vacío. Las puertas se vuelven a cerrar y vuelve al piso nueve. 

Al salir del ascensor, a través de los espejos que éste tenía, pudo ver a una señora detrás suyo, en el mismo ascensor..." "Tjah".

4- Experimento del sueño

"Como cualquier otro hospital del país, nuestro hospital estuvo dirigido por monjas. En un hala en concreto de este hospital, se había convertido en un laboratorio experimental del sueño, donde se estudiaban algunos de los trastornos relacionados con el mundo onírico. 

Una noche, estaba monitorizando a unos pacientes, cuando por las pantallas de seguridad, pude ver como 5 de los pacientes, estaban quitándose los electrodos que les monitorizaban

Al entrar en la primera habitación, pregunté que estaba pasando y me dijo con toda claridad: 'la anciana con un velo, me dijo que ya había terminado la prueba y que podía marcharme'

Todos los pacientes informaron de la misma historia. NO hay ninguna señora que trabaje con nosotros que coincida con dichas descripciones. 

5- Niebla azul 

"Trabajo en el turno de noche de un hospital. 

Tenemos cámaras que cubren un largo perímetro, así que nada se nos escapa por las pantallas. 

De vez en cuando, podía ver una especie de niebla azul, que recorría algunas de las pantallas de estas cámaras de vigilancia. Era una silueta perfectamente humana. NO hacia daño a nadie, pero se paseaba por toda la sala como si esto fuera su propia casa..." 

6- La niña del vestido 

"Solía trabajar en un centro donde se daba cobijo a mujeres que habían sufrido abusos por parte de sus parejas. Dicho edificio era originalmente, había sido un colegio. 

Una noche, escuché a una niña que se reía en una de las oficinas del centro. Al levantarme, vi como una niña pasaba corriendo por el pasillo.

Pensé como era normal que era una niña de las chicas que estaban en el centro. Se parecía curiosamente a una de las mujeres que estaban aquí esa noche. Lo que me llamaba la atención era ese extraño y viejo camisón

La vi por ultima vez corriendo a uno de los salones. Al seguirla me di cuando al llegar, que no había absolutamente nadie

7- Una voz amistosa  

"Trabajo como cocinero en un hospital. Generalmente algunos trabajadores se suelen quedar hasta tarde contando historias de fantasmas. Entre ellas, la de una misteriosa niña que suele aparecerse por esta zona. 

Aquel día era más o menos el mediodía, y nos encontrábamos en un momento en donde no teníamos casi trabajo, así que quise adelantarme para la tarde haciendo algunas cosas.

Mientras estaba escuchando la canción que estaba puesta por la radio sin percatarme de mi alrededor. De pronto, sentí una especie de presencia que se posaba al lado mío. A los pocos segundos, escuché una voz que me dijo: '¡Hola Josh! (mi nombre) ¿Cómo estás?; pude sentir hasta su aliento. Fue tan real que tuvo que darme la vuelta para ver si había alguien allí. No había nadie.

Empecé a comentarle esta historia a algunos de mis compañeros y muchos me aseguraron que escuchaban la misma voz que yo escuché. En todas las historias la niña parece amigable, pero la verdad es que me da aún hoy, escalofríos".

Sin duda alguna poder trabajar en un hospital no es solo agotador, en ocasiones puede ser completamente aterrador poder trabajar ene estos lugares donde la muerte está tan presente. 

¿Trabajas en un hospital y quieres contarnos tu historia? Pincha aquí y ponte en contacto con nosotros :) 

¿Quieres conocer más historias reales? Entonces las historias de esta sección te encantarán . 


Tu correo electrónico:


Delivered by FeedBurner
Subscribe to Tenerife Paranormal by Email

siguenos en facebooksiguenos en TwitterCanal de youtubesígueme por Correo

Comentarios