La posesión más famosa del mundo: el caso Anneliese Michel (Análisis)







Sí lo sabemos, puede que ya halas visto la película del trailer de arriba. Puede que también hayas escuchado alguna cosa que otra sobre el caso de esta joven, que pasó a ser parte de la historia por -desgraciadamente- un acontecimiento terrible. 

Antes de empezar analizando el caso autentico del que se valió Scott Derrickson (director de la cinta) permítenos que hablemos antes de nada, de los exorcismos y las posesiones. 

Cuando uno -tenga la creencia que tenga- escucha la palabra posesión o exorcismo, se nos enciende una especie de bombilla en nuestro cerebro que nos pone algo alerta. 

Y es que estos rituales sagrados -para muchas personas- lo creas o no llevan con nosotros varios siglos. Y es que en la biblia se habla de como Jesús, hizo más de un exorcismos de este tipo. 

De estos temas se han hablado en incesantes web, en programas de TV, en programas de radio -incluso nosotros mismos- pero nunca antes, habíamos analizado en profundidad tan detallada un caso de exorcismo. 

Y qué mejor caso que el de Anneliese Michel para poder hacerlo. Una joven que sufrió incesantes ataques -aparentemente- demoníacos; quién luchó hasta el final contra ellos. 

Hoy le queremos rendir un tributo especial a esta pobre joven indagando aun más en el caso, para que con la esperanza, se sepa más sobre él y que no se vuelvan a cometer dichos errores en la actualidad.  

Desenterrando un caso de posesión 

Era una tarde helada del 25 de febrero de 1978, donde acompañaba un viento el cual hacía la estancia aun más helada si cabe. Aun así y pese al frío punzante, no se detuvieron los trabajos de exhumación continuaron adelante en el cementerio de Klingenber, Alemania

Ninguna de las personas allí presentes fueron a presenciar un entierro si no todo lo contrario. Estaban ahí para ver como dos hombres cavaban la tumba de Anneliese Michel

La razón oficial que dio la familia Michel para poder hacer esto, es que le querían dar comodidad al cadáver de su hija, ya que al morir con tan solo 23 años de edad, -y por aquel entonces la familia no tenía mucho dinero-se la enterró con un ataúd algo pequeño. 

En realidad, y según ciertas declaraciones Joseph y Anna Michel -padres de la joven- están aquella tarde desenterrando el cadáver de su hija para de alguna manera comprobar que el cuerpo de su hija, seguía libre de posesiones. 

Anneliese Muchie vino al mundo siendo una niña bastante sana el 21 de septiembre de 1952.



Annesliese creció con sus 3 hermanas mayores y con sus padres en una casita sencilla a las afueras de Alemania. La familia de Anneliese era católica y seguían los dogmas de su religión muy estrictamente. 

La devoción por Dios de Anneliese era tal, que muchos inviernos pasaba las noches enteras durmiendo en el suelo frío de madera de su habitación, rezando para que el mismo Dios, concediera una penitencia para aquellos jóvenes que se drogaban y que habían perdido su fe. 

Era una época en donde los jóvenes estaban inmersos en las drogas los vicios y los excesos según la familia Michel. 

Los primeros síntomas de lo que se avecinaría mucho después 

Ya en 1969 cuando muchos jóvenes lloraban la separación de los Beatles y otros tantos experimentaban por vez primera con las drogas de diseño, Annelise sufría su primera convulsión

Los médicos le diagnosticaron a la joven Michel Epilepsia del Lóbulo Temporal -que básicamente es una lesión en uno de los lóbulos temporales del cerebro- la cual poseía una larga e interminable lista de efectos secundarios, entre los cuales estaban: 

· Graves cambios de humor.
· Alucinaciones (sobre todo auditivas) Ten en cuenta que esta parte del cerebro es donde se interpreta los sonidos que provienen del exterior. 
· Pérdida de consciencia. 
· Trastornos del lenguaje. 

Puedes leer más sobre este tipo de epilepsia si te interesa saber algo más sobre ella en este enlace.  

Luego de este primer ataque, Anneliese ingresó en un centro hospitalario donde siguió con los ataques convulsivos. 

Fue en ese hospital donde la joven empezó a ver aquellas caras demoníacas que según ella misma, la condenaban para siempre al infierno. 

Cada vez que la joven estaba rezando, era cuando más se le aparecían estas caras, diciéndole que la próxima vez que rezase lo haría desde el infierno. 

Sus médicos al observar las alucinaciones que tenía, le mandaron a tomarse anti-psicóticos para clamar esas alucinaciones. 

Ni los médicos ni las pastillas lograban que Anneliese se calmara. Lo cual le llevó a un estado de depresión crónica. Pese a que sus creencias le dictaminaban que quitarse la vida era uno de los pecados más graves, Anneliese, lo pensó seriamente en más de una ocasión. 


De izquierda a derecha. El abogado de la familia, La madre, el Padre Alt y Joseph y Anna Michel en el jucio por el caso de Anneliese Michel.

Tiempo después -y pese a las recomendaciones médicas- sus padres se llevaron a Anneliese del hospital. Las convulsiones y sus demonios, la siguieron hasta su casa

Los médicos seguía acudiendo a casa de los Michel para darle medicamentos nuevos a su hija, para ver si estos hacía efecto. Nada de lo que probó le sirvió para recuperarse. 

La familia decidió dejar la ciencia a un lado y pedir la ayuda espiritual que le daba su párroco de confianza. 

Ernest Alt -el párroco- observó como Anneliese convulsionaba en el suelo de su casa. Luego la escuchó y le pidió que le describiera las caras y las voces que veía y oía. El padre Alt, fue testigo de como la joven se retorcía y se subía por las paredes. 

Esto le bastó al padre para decirle a sus progenitores que Anneliese no necesitaba ayuda médica si no espiritual, ya que en su interior habitaban demonios muy poderosos. 

El párroco sabía muy bine lo que debería hacerle si la quería ayudar a superar este problema que la estaba devorando desde dentro. Hacerle un exorcismo. 

Todo listo para los rituales

El padre Alt, llevó una carta escrita por Anneliese al obispo Joseph Stangl. en donde esta le comentaba que ella misma quería sufrir por las demás personas, para que jamás se tomaran estas cosas a broma y demostrar así que todo esto era real. 

** Paremos un momento. ** 

En la cinta -si no la has visto aun ojo a spoieler- la misma actriz que hace de Annelise -Emiy- (papel interpretado por la actriz Jennifer Carpenter) le dice a su cura lo mismo que Annelise le escribió al obispo. 

En este caso vemos como el mismo director -Scott Derrickson- se documentó para poder hacer la cinta. 

** Sigamos **

El obispo Stangl ordenó la ejecución del exorcismo y le pidió al padre Arnold Renz que acompañara al padre Alt. El 25 de septiembre de 1975 Alt y Renz terminaron el primero de los 67 rituales realizados

Las 67 sesiones fueron toda una tortura 

No, no has leído mal fueron 67 sesiones. Se sabe que fueron tantas, porque el mismo obispo Stangl mandó que se documentase todo lo que se hiciese en aquella casa. Hoy en día los propietarios de estas cintas es el Vaticano. 

Si seguimos los informes que se obtuvieron en las grabaciones de audio, Anneliese estaba poseída aparentemente por varios demonios al mismo tiempo. 

· Lucifer.
· Judas Iscariote.
· Nerón.
· Caín. 
· Hitler. 

Lo creas o no, en una de las grabaciones, se puede escuchar las voces de varios hombre hablando.  Entre ellas están las de los curas y las de Anneliese. 



En una de estas cintas, se puede escuchar -según los expertos que la han analizado- como Judas habla diciendo que Hitler era un presumido y que nadie estaba con él en el infierno. 

Increíblemente las sesiones de exorcismos parecía tener resultados positivos en la vida de Anneliese, ya que tiempo después, se habían remitido los síntomas e incluso pudo volver a la escuela en la Academia Pedagógica de Wurzburg

Incluso, fue capaz de asistir a la iglesia con su familia de nuevo. 

Aunque esto no duraría mucho tiempo. 

De nuevo las cosas empeoraron 

Con la llegada de la primavera en el año 1976 las convulsiones de Anneliese empeoraron. Ahora estaba empezando a atacar a los miembros de su familia; les mordía, los arañaba e incluso les escupía. 

Cuando la joven Anneliese no pudo agredir más a sus hermanas, se empezó a agredir a ella misma. 

Se negó a aceptar nada de comida, decía que los demonios no la dejaban comer. Luego empezó a ponerse de rodillas y levantarse para luego volver a arrodillarse. Este movimiento lo realizó cientos de veces fracturándose las rótulas de sus delicadas rodillas. 


via GIPHY

Pese a todo esto, los padres seguían confiando antes en la iglesia y se negaron la ayuda de la medicina. 

En una ocasión cuando Anneliese estaba algo lúcida, le dijo a su madre que no quería que nadie la ayudase, lo hacía para que los jóvenes y los curas apóstatas vieran que había que seguir el camino del señor para poder salvarse

Seguía sin querer comer nada. Aunque esta vez no eran los demonios los que se lo ordenaban si no ella misma, se negaba a comer. En su estado, su sistema inmune se deprimió tanto que terminó cogiendo neumonía y bastante fiebre. 

Se quedó completamente delgada, llegando a pesar unos 32 kilogramos. Aún así, los sacerdotes continuaron realizando los exorcismos. 

El último exorcismo se realizó el 30 de junio de 1976. Annelise ya exhausta e incapaz de hacer las genuflexiones -sus padres tuvieron que ayudarla- fue entonces cuando en una de las últimas cintas, Annelise habla por última vez. 

Sus últimas palabras fueron hacia los curas Alt y Renz a los cuales les pidió la absolución. Luego dirigió la mirada a su familia. Con las lágrimas en sus ojos, Annelise le susurra a su madre: 

"Madre, tengo miedo"

La mañana del 1 de julio, Annelise Michel murió por deshidratación y malnutrición. De acuerdo en las notas del forense la joven pesaba 68 libras = 30 kilos. 

Un lugar de peregrinación en toda Europa

Luego de la trágica muerte de la joven, el cementerio de Klingenber -más bien su tumba- es un lugar donde cientos de personas van a consolar a la joven, a dejarle flores y seguir rezando por ella.


Tumba real de Anneliese Michel en el cementerio de Klingenber, Alemania

 En la actualidad, son muchas las personas que van de peregrinación ala tumba de Annalesie para poder llorar la pérdida de la joven que murió luchando con todos esos demonios. 

Cada aniversario, cintos de personas le hace un pequeño homenaje por su muerte. 

Se reabre el caso. Algo malo para la iglesia

En 1984 los obispos y teólogos alemanas reabren el caso de Annelise para poder revisarlo con mucho más detenimiento. Y encontraron que la iglesia no hizo todo lo que estaba en su mano -como ellos sí que decían- por ayudar a esta pobre joven. 

En sus declaraciones oficiales, los obispos aseguraron que los exorcismos no eran necesarios, ya que su comportamiento y sus partes médicos, apuntaban claramente a una enfermedad mental, la cual se podía haber tratado y curado con el tiempo. 

Todo esto estaba ya diagnosticado, y es que lo que no muchas personas saben es que la epilepsia del Lóbulo Temporal es proclive a alucinaciones auditivas -esas voces que decía escuchar- y problemas en el habla -las voces extrañas y de demonios que salían de su boca- .

Los obispos mandaron un escrito al Vaticano para que esto no volviera a pasar y alegaron a que la iglesia debería de ser más cautelosa a la hora de hacer los exorcismos. 

El vaticano, hizo caso omiso a estas declaraciones. 


¿Qué opinas tu del caso? ¿Creías necesario tantos rituales? 

Finalmente, hemos encontrado un documental bastante interesante sobre el caso de esta pobre joven en donde aparecen los testimonios de sus padres. Cuentan como fue todo el proceso para su hija. 




 Fuente: blumhouse.com/

Tu correo electrónico:


Delivered by FeedBurner
Subscribe to Tenerife Paranormal by Email

siguenos en facebooksiguenos en TwitterCanal de youtubesígueme por Correo

Comentarios