OKIKU la muñeca encantada

La misteriosa muñeca encantada Okuku de Japón 

Aquí en Tenerife Paranormal, ya les hemos contado las historias de algunas muñecas que se cuenta que están poseídas por espíritus malignos, como es el ejemplo de la muñeca Annabbelle, o la historia de la mujer que colecciona muñecas encantadas, así como otras muchas de ellas. Para hoy, les queremos contar otra historia sobre un nueva muñeca encantada, pero esta vez, nos tendremos que ir al continente nipón, para hablar de ella.

La historia de Okiku, está cargada de esas historias que siempre nos a gustado escuchar; un poco de misterio, un poco de tradición y sobre todo una gran leyenda a sus espaldas. Proviene del más profundo y misterioso Japón, el cual está cargado de misterios y en algunas ocasiones del más puro terror. 

La muñeca a la que nunca le a dejado de crecer el pelo 

Nos tenemos que trasladar al Japón de 1932. Donde comienza la triste historia de una joven llamada Kikuko, que pasa sus últimos días de vida en una cama con dolores insoportables. Su hermano roto también de dolor por ver a su hermana en ese estado, decide ir a una tienda cercana y le compra la muñeca más adorable que encuentra.

Esta muñeca posee de una mirada tan tierna y alegre como la de su hermana. Va vestida con un quimono tradicional el cual le da un toque más tierno aún. ¡Es perfecta! A su hermana le encanta. Y decide quedarse con ella para siempre y jamás separarse de ella. Decide llamarla "Okiku".

En Enero de 1933 la pobre niña fallece, dejando a toda una familia desolada y entristecida. Aunque ellos ya se imaginaban que no le quedaba mucho tiempo, nunca es fácil perder a un familiar, sobre todo, si le quedaba tanto por vivir. Sus padres deciden incinerarla y poner su urna junto a su inseparable muñeca Okiku. Juntas con vidas y juntas en la muerte. 


Nadie sabe si esto fue dicción de sus padres realmente o no, pero como hemos escuchado, las muñecas son recipientes vacíos donde pueden albergar los espíritus de las personas fallecidas. Y al parecer esto fue lo que sucedió con esta muñeca según cuenta su familia. Comenzaron a notar que a la muñeca Okiku, le crecía el pelo muy rápidamente. 

 Ellos aceptaron que el espíritu de su hija estaba dentro de esta muñeca y comenzaron el ritual donde cada mes, le cortaban el pelo a la muñeca. Pero antes de lo esperado, llegó la Segunda Guerra Mundial y la familia tuvo que huir rápidamente de su casa. Decidieron que tanto la muñeca, como el espíritu de su hija, debían de estar en un lugar seguro y santo a la ve, por lo que decidieron dejarse la al templo de Mannenji de Japón.

Desde entonces la muñeca a ido de templo en templo, quedando se finalmente en la localidad de Hokkaido. Allí miles de turistas visitan a esta muñeca para comprobar con sus propios ojos, que mes a mes, a esta muñeca le va creciendo el pelo. Muchas personas creen que esto se trata de un claro milagro, sin embargo otras no opinan lo mismo, ya que están convencidos de que se trata de un montaje. 

Los visitantes que la han visitado, aseguran que no solo pueden ver que el pelo brilla tanto como uno natural, si no que la muñeca posee una mirada humana, donde pareciera que estuviera llorando en algunas ocasiones. 

Imagen de supercurioso.com

Resulta curioso, no solo como le crece el pelo a esta muñeca, si no el nombre que la niña decidió para su muñeca, Okiku. Este nombre es el nombre de un personaje de una de las historias de fantasmas más famosas de Japón.

En ella nos cuenta que una criada un día, limpiando la casa de su amo, tira sin querer lo uno de los platos de porcelana muy bonito. La criada, decide esconder su percance, pero el remordimiento puede con ella, y se lo termina contando a la mujer de su amo. 

Esta decide castigar a la mujer con un severo castigo, pegando le y cortando le un dedo cada día. La pobre mujer agonizante de dolor, no aguanta más y decide suicidarse, tirando se a un pozo, donde instantáneamente fallece. Es ahí donde su espíritu queda, y cada noche, sale de este pozo, cantando esta canción: “Un plato, dos platos, tres platos, cuatro platos…” para luego, romper en llantos. 

Una leyenda tan increíble, que siguen tejiendo de misterios con cada palabra, incluso en la actualidad. Unas historias donde los fantasmas son algo más que simples espíritus, son entidades que deciden trasmitir un mensaje, generaciones tras generaciones. 

Si te ha gustado este artículo, no te pierdas todos los artículos relacionados con muñecas encantadas, los cuales te dejamos a continuación:


Comentarios