La bruja del siglo XX

Carloe Compton, una bruja en el siglo XX 

Los fenómenos sobrenaturales o fenómenos paranormales, han estado presentes a lo largo de los siglos en la humanidad. Aun hoy en la actualidad, la humanidad sigue sin saber a ciencia cierta que hay después de la muerte, un enigma que parece nos acompañará a lo largo de nuestras vidas, ¿Alguna vez se han preguntado por qué esto no tiene hoy respuesta? Pude que para poder responder a esta pregunta, nos tengamos que salir de lo convencional, y dejar de creer que la magia no es magia, si no realidad. No queremos hacerte creer en nada que no creas, pero sí mostrarte un punto de vista diferente de los acontecimientos. 

Una niñera a la que llamaron BRUJA 

Roma, Italia, un grandioso país donde muchas personas van para poder disfrutar de su arte, sus paisajes, su cultura...pero existe algo mucho más misterioso en los adentros de esta gran ciudad, un misterio que hoy, lo consideramos como leyenda.

En 1982 una joven llamada Carloe Compton de 20 años de edad, fue acusada de brujería, piromanía y asesinato. Ya que supuestamente fue ella, quien provocó ese terrible incendio, que se cobró la vida de una pequeña. 

Carloe, tuvo que mudarse a Roma con su pareja, donde encontró trabajo con la familia Ricci.Este trabajo, no le duraría tanto como a ella le hubiese gustado. Durante su estancia con la familia Ricci, comenzaron a suceder acontecimientos sumamente extraños. Cuadros religiosos que se caían sin ningún motivo aparente, incendios que se provocaban cuando Carloe estaba presente. Por esto últimmo, la familia para la que trabajaba Carloe, decidió despedirla ya que en este incendio, se encontraba su hijo menor, el cual casi muere en las brasas. 


Posteriormente Compton comenzó a trabajar de nuevo como niñera, para una familia distinta, esta vez para la familia Tonti. La familia vivía con sus abuelos, la abuela era una persona extremadamente supersticiosa, la cual acusaba constantemente que Carloe tenía algo que a ella no le terminaba de gustar. 

Estos inexplicables fenómenos siguieron allá a donde fuera a Compton. Estatuas religiosas que ardían sin más, incendios que se provocaban solos, objetos que salían despedidos de las casas. Esto hacía que la abuela de la abuela de la familia Tonti, cada vez que Carloe estaba cerca de ella, la llamaba "strega", bruja en italiano. Estos acontecimientos empezaron a intensificarse hasta tal punto, que la misma Carloe, empezó a escuchar arañazos que provenían del interior de la casa. La gota que colmó el vaso fue cuando en otro misterioso incendio esta vez causó una terrible muerte, ya que este alcanzó a su hija más pequeña, Agnes, la cual murió cuando dormía en su cuna. 

La familia Tonti, llamó a la policía y acusaron a Carloe Compton de haber ocasionado los incendios en esta casa.  

El juicio de las brujas en el siglo XX

La policía finalmente detuvo a Carloe, a la cual llevaron a la prisión de Livorno. Compton, aseguró que ella nosabía como se habían originado aquellos acontecimientos tan extrañamente misteriosos. Este caso, llegó a los oídos de la prensa, la cual, sacó todo un reportaje el cual se tituló: "La niñera a la que llamaron bruja". Creando así una gran controversia la cual recordaba a los tiempos de las paranoias de Salem

En seguida a Carloe la quisieron ayudar los parapsicólogos de la época y expertos en el espiritismo, para declarar su inocencia. Pero esta se negó a tener dicha ayuda, ya que temía que la acusasen de pertenecer a un grupo de misticismo. Ella misma aseguró que no poseía ningún poder paranormal, cada vez que se le preguntaba  por los incendio ocurridos. Incluso la policía, llegó a recrear sin éxito alguno de estos incendios para comprobar como había hecho, pero no obtuvieron nada. 


Los expertos que trabajaban en este caso, aseguraron que algunos de los incendios, como por ejemplo el de el colchón que se incendió solo, no pudo haberlo provocado una persona, ya que aseguraban que la energía con la que fue ocasionado este incedio, provenía del mismo interior del colchón, una energía que aseguraron que hizo que este colchó ardiera solo. Algo parecido a lo que hoy conocemos como, combustión espontánea

Carloe permaneció todo el juicio, en una jaula encerrada, debido a la gran paranoia de los miembros del jurado. Compton fue absuelta de homicidio pero fue condenada culpable, por los incendios provocados. La pena a la que fue condenada era a la de pasar dos años en prisión. No obstante, esta sentencia fue revocada, ya que se habían cumplido 16 meses de su estadía en este lugar.

Tras su liberación, Compton decidió alejarse de los medios de comunicación hasta 1990 cuando publica un libro sobre su experiencia titulado “Superstición: La verdadera historia de una niñera a la que llamaron bruja”, el cual no obtuvo gran impacto. La joven vive actualmente en Yorkshire, Inglaterra, con su esposo.

¿Que piensan acerca de todo eso? ¿Brujería, combustión espontánea? 

Imágenes cabecera: película Hansel y Gretel. 

Comentarios