La verdadera historia detrás del "Exorcista"

Como imaginamos, todos los que están leyendo esto ahora mismo, sabrán cuál es la película de "El Exorcista", una película dirigida por el director "William Friedkin", una película que en su estreno fue cancelada en varios cines por sus brutales escenas, llegando así, a traumatizar a muchas personas desde entonces. 

Pero detrás de toda gran historia, se encuentra un casa muy pero que muy real, fue esto lo que inspiró  a William a dirigir esta terrorífica película de terror, acontecimientos que dejando atrás la ficción, son totalmente reales. ¿Quieres sobrepasar el plató de rodaje de la película y sumergirte en su historia real? Quédate y descubre la.

Una de las películas más aterradoras, que encierra una historia muy real 

Esta película que fue estrenada en 1973 causó como ya hemos dicho anteriormente todo una oleada de terrores en las salas donde la emitieron. Muchos de los asistentes a su estreno no permanecieron toda la película en su butaca, otras incluso llegaron a vomitar en dicha sala. Lo más curioso que tiene esta película, es que hoy en día, a muchas personas les sigue pareciendo terrorífica, a pesar de las increíbles mejoras en el cine. 



El mismo año de su estreno y en una de las salas que la emitió, se encontraban dos sacerdotes jesuitas de la zona: William Bowdern y Walter Halloran. A estos dos hombres, por supuesto que les aterrorizó la película, pero no fue por el magnífico trabajo de guión y dirección, si no porque ellos mismos, pudieron presenciar la autentica historia real que en la película se cuenta. 

Ambos hombres presentes en esa sala de cine, llegaron a conocer y exorcizar Roland Doe. 

El caso de Roland Doe 

El autor del libro de "El Exorcista" William Peter Blatty, que gracias a su libro el director con el mismo nombre pudo llevar la película a la pantalla, escuchó la historia de Roland Doe cuando estaba en la Universidad de Georgetown.


Vamos a ponernos en situación. Visualiza en tu mente a un niño solitario, Roland Doe, cuyo único lazo afectivo era su tía Harriet. La tía Harriet era una espiritista y siempre estaba animando al muchacho Roland a jugar con el juego de la ouija. Hasta que murió todo iba como la ceda, nada raro en la vida del niño, sólo algo más interesante que le hacía resaltar de los demás, "el jugar a la ouija". 

¿Eres tú tía Harriet? 

En Enero de 1949 la tía Harriet muere. ¿Qué es lo que sucede entonces? Después de la muerte de la tía Harriet, comenzaron a suceder cosas inexplicables, ruidos y voces se empezaron a escuchar por toda la casa, golpes que nadie sabía de donde provenían, incluso alguno de estos ruidos extraños, los llegaron a escuchar justo debajo de la cama de Roland. 

Entonces la familia llega a la conclusión de que se trata de ratos que viven en su casa, pero según avanzaban los días, la familia se da cuenta de que los ratones no hacen que las cosas leviten, no hacen que el mismo pupitre de este niño, sea arrojado hacia sus compañeros y tampoco hacen que un niño totalmente tranquilo, se comporte de manera agresiva. La familia llegó a asegurar que su hijo balbuceaba unas palabras en otro idioma, un idioma que jamás antes habían escuchado. 


¿Cuál fue la conclusión final de los padres de Roland? Sencilla, que la tía Harriet había poseído a su hijo pequeño. Fue entonces cuando deciden llamar a su párroco para que este les pueda prestar un poco de ayuda. ¿Qué fue lo que asustó a este pastor

Yo no soy la tía Harriet 

Un sacerdote católico decidió a ayudarles, entonces nada más entrar este a la habitación del chico, fue esto lo que escuchó: "O sacerdos Christi tu scis me esse diabolum”palabras en latín que significan: "O ministro de cristo, sabes que soy el Diablo". Tras este acontecimiento el niño fue de inmediato trasladado a un hospital dirigido por jesuitas, donde comenzaron a realizar le los rituales de exorcismos. 

Tras 5 noches incansables de luchar contra el demonio que se encontraba en aquel entonces en el cuerpo de Roland, el niño cogió desprevenido al sacerdote, dando le con un muelle tan fuerte golpe que el sacerdote quedó mutilado

El verdadero final 

Como pueden ver los acontecimientos que le ocurrieron al pobre Roland, nada tienen que ver con las vueltas de cabeza de la película, pero si es verdad que en los informes de la iglesia, que permanecieron ocultos durante años, confirmaban que en el cuerpo del joven aparecían mensajes en sangre, mensajes que decían en ocasiones, "infierno", "muerte" incluso palabras sin sentido como "hola".  

A esta altura de la verdadera historia, fue cuando el padre Bowdern apareció. Roland ya sentía aversión a todo lo sagrado y hablaba con una voz muy penetrante y terrorífica. Sin duda había que hacer algo y tenía que ser rápido, pues estaban perdiendo al muchacho. Fue trasladado al Brothers Hospital y durante 4 semanas el padre Bowdern y el padre Halloran, exorcizaron a este niño sin descanso. El segundo padre fue elegido para esta tarea, dada su complexión atlética, ya que era el único que podía sostener a Roland. 


Los dos sacerdotes en estos rituales le preguntaban una y otra vez, que les dijera su nombre hasta que por fin lo hizo: "Spite", que significa "rencor","resentimiento" o  "deseo de hacer daño". 

Una noche, de pronto, el chico profirió llorando: “¡Satán, soy San Miguel! ¡Te ordeno que abandones este cuerpo ahora!” Tras un espasmo el chico dijo: “¡Se ha marchado!”.

Roland nunca volvió a comportarse así, ni de ningún otro modo que pudiera levantar sospechas. Tampoco recordaba nada de lo ocurrido.



Algunos estudiosos aseguran que se trató de un caso psiquiátrico y no de una posesión, no obstante esta no es la opinión de los sacerdotes que lo exorcizaron, quienes estaban completamente seguros de que fue una posesión real.

¿Qué piensan de esta aterradora historia llevada a la gran pantalla? ¿Cuál es más intensa, la real o la de ficción?


Tu correo electrónico:


Delivered by FeedBurner
Subscribe to Tenerife Paranormal by Email

siguenos en facebooksiguenos en TwitterCanal de youtubesígueme por Correo

Comentarios