Especial Halloween

Especial Halloween: Manicomios y Hospitales encantados por todo el mundo

Hospitales, esos lugares que después de haber cumplido su cometido, forman a ser parte de los edificios, donde posiblemente se capten las mejores evidencias paranormales, tal vez sea por que en ellos fallece mucha gente, que se queda ligada de alguna manera a este recinto, o por su sufrimiento antes de morir...nadie lo sabe a ciencia cierta. Otro de los lugares de los cuales mucha gente teme, son los manicomios o psiquiátricos, la gente tal vez les teman por que generalmente son edificios muy antiguos, donde el trato con el paciente no seguía un protocolo de cuidado adecuando. Estos lugares era normal que hubiera, maltratos, torturas, muertes, personas que eran potencialmente peligrosas, e incluso asesinos.

Para este nuevo especial de Halloween, les queremos mostrar algunas de las mejores historias sobre Hospitales o manicomios encantados, que a más de uno les pondrá los pelos de punta, ¿Están preparados? 

Danvers State Hospital (Estados Unidos) 

Este edificio, quizás sea uno de los más espectaculares en los que a edificaciones hospitalarias se refiere, ya que posee una gran extensión y unas espectaculares fachadas. Este psiquiátrico, fue construido en el año 1874 y costó nada más y nada menos que 15 millones de dólares, que en aquella época era toda una inversión para poder construir un centro hospitalario. La magnífica construcción fue creada por el psiquiatra Thomas Kirkbride, que tenía la filosofía de tratar a sus pacientes con todos los lujos posibles, para que su estancia en este psiquiátrico, fuera lo más llevadera posible. 


Aunque esta filosofía, no le duraría mucho a Thomas, ya que tras la larga crisis que azotó al país por aquella época, el mantenimiento tan costoso, era casi imposible de mantener. Por lo que algunos de los pacientes empezaron a padecer por estos recortes. Muchos de aquellos pacientes, fueron trasladados a lugares sin ninguna higiene personal, eran metidos en cubículos casi inhabitables, para simplemente ahorrase espacio. 

El número de enfermos se triplico en apenas unos meses, y como era de suponer, los pacientes eran tratados con terapias de choque, medicamentos para mantenerlos a raya y toda clase de malos tratos, para poder supuestamnete tratarlos de su enfermedad. 

En los años sesenta, después de que este manicomio cerrara, cerca de este año, se volvió a abrir con toda normalidad, pero a penas duró un par de años abierto, ya que en 1992 cerraron definitivamente sus puertas. 


En el año 2001, este edificio, formó parte del rodaje de la película "session 9" o sesión nueve en español. Como es normal, este hospital abandonado, es conocido no solo por este roda de película, sino por las apariciones que muchas de las personas que se han atrevido a entrar han contado. Ellos afirman haber visto a personas caminando por los pasillos, llantos de personas, gritos, pasos que vienen de la nada, enfermeras caminando...

Sin duda todo un Hospital Psiquiátrico, digno del apasionado/a del terror, ¿Te atreverías a dar una vuelta por sus muros este #HalloweenTp? 

The Rdges (Ohio-Estados Unidos) 


Este hospital psiquiátrico, está situado en Athens, en Ohio, en una tranquila comunidad donde alberga un lugar que hoy en día está tachado como encantado.

Fue construido en el año 1870, y albergaba a toda clase de enfermos mentales, trataban enfermedades, gente con tuberculosis...etc. 

Muy rápidamente el asilo empezará a ganarse una reputación siniestra. Y con razón: En los años 30 se practicaban allí lobotomías y sus métodos eran bastante horrorosos. Utilizaban jeringas gigantes que hundían a través del globo ocular hacia la parte del cerebro que según los doctores podía controlar el comportamiento. Estas prácticas extremas y entorno austero del asilo fascinan y asustan a los habitantes de Athens. Este edificio es a la vez inmenso e  impresionante. Y estas características son en parte responsables de que mucha gente lo encuentre horroroso. Ciertos estudiantes incluso creen que está encantado.

Circulan historias horrorosas alrededor del hospital psiquiátrico. La más célebre es sin duda alguna la de una joven pensionista del asilo, Margaret Shilling. Ésta tenía la costumbre de escaparse y de vagar por todas las zonas en el edificio. Un día que estaba escapada, desapareció de verdad y, evidentemente, comenzó su búsqueda.

Durante largas semanas se buscó a la desaparecida sin éxito, hasta un día de enero de 1979, cuando por fin la encontraron. Había muerto. Yacía sobre el suelo. Algunos creen que estaba enferma y que falleció a causa de un ataque cardíaco. Una parte extraña del relato es la afirmación de los enfermeros, que afirman que al retirar el cadáver ocurrió un fenómeno muy extraño: en el mismo lugar donde yacía su cuerpo encontraron una mancha sobre el suelo. Era toda su silueta.

Más increíble todavía es que esta mancha sobre el suelo que dibujaba perfectamente el cuerpo de la difunta estaba incrustada en la piedra. Repetidas veces y bajo diferentes procedimientos se trató de borrar la mancha del suelo, pero fue en vano. Hoy todavía se puede ver la silueta en el suelo de la habitación. ¿Cómo explicar tal fenómeno? Científicos afirman que cuando se muere y el cuerpo se derrumba sobre el suelo, especialmente en un lugar soleado, el cuerpo se descompone y los fluidos pueden escaparse e incrustarse en la tierra. Por tanto, es posible que algunos compuestos químicos del interior del cuerpo se filtraran en el suelo. 




Esa sería la explicación científica, pero para otros la explicación es más paranormal. Esta mancha indeleble a través de los años es la prueba irrefutable que el alma de Margaret no encontró el descanso y que continúa vagando por los lugares aledaños. De hecho, tres años después de la muerte de Margaret, una estudiante creyó percibir la silueta y se aventuró en la habitación maldita. Su curiosidad va a costarle caro.

Una noche la estudiante se despertó y se encontró cara a cara con la silueta de esta mujer. Esta visión la aterrorizó grandemente. Según cuenta, esta chica no fue capaz de hablar en días. El terror no le dejaba hacerlo. Un semana más tarde de la aparición, la encontraron muerta en su habitación. Se había suicidado. ¿El espíritu de Margaret continua actualmente vagando los lugares? Que sepas que si viajas a Athens buscando resolver el misterio, la habitación maldito no está abierta, está prohibida al público. ¿Por qué será?

El Sanatorio antituberculoso de Sierra Espuña

Un lugar alejado entre frondosos bosques… un gigantesco edificio abandonado de interminables y oscuros pasillos… un pasado como preventorio antituberculoso y orfanato… leyendas, rumores, extraños ruidos en medio de la noche. Todos los ingredientes necesarios para que el Sanatorio de Sierra España sea uno de los lugares más visitados por los amantes de lo desconocido en España. 




A principios del siglo pasado las enfermedades derivadas de las vías respiratorias asolaban todo el territorio español, la falta de higiene y conocimientos sobre dichas enfermedades las propagaban aceleradamente y, entre todas ellas, sin duda la más preocupante fue la tuberculosis. Las autoridades sanitarias de la época construyeron cientos de centros diseminados por las montañas alejadas del país para intentar aislar y tratar a los miles de enfermos que padecían estas dolencias. Bajo estas premisas, y por una acuciante necesidad, con mucho esfuerzo tanto económico como laboral, se fundó el Patronato Benéfico-Social del Sanatorio Antituberculoso de Sierra España, en Murcia. 

La construcción comienza a finales del año 1913, durante los meses estivales, vecinos y voluntarios van levantando lentamente el edificio y durante el resto del año se intentan recaudar los fondos necesarios para continuar con la obra. En 1917 se termina la primera planta del preventorio. Durante los años de la República, las obras pasan por su peor momento por las directas confrontaciones del Patronato con las autoridades republicanas y no es hasta 1931, cuando las obras se ceden al estado, que a estas se les dará su último espaldarazo, concluyéndose en su totalidad en el año 1934. 

El edificio constaba de sótano, planta baja, primera y segunda planta, aunque más tarde se edificaron a parte la casa del conserje, cocheras, cuadras, depósito de cadáveres, velatorios y un acueducto para recoger el agua. 

El refectorio funcionó como sanatorio hasta el año 1962 y también se usó como hospital que daba servicio a los pueblos de los aledaños. El avance la medicina y el descubrimiento en el año 1949 de la estreptomicina, hicieron que las enfermedades que allí se trataban disminuyeran considerablemente y poco a poco, las casi 200 camas del sanatorio se vieron vacías. El 10 de Mayo de 1962, los últimos enfermos son trasladados al Hospital de Albacete y el Sanatorio antituberculoso de Murcia, en sierra Espuña, cierra oficialmente sus puertas. 


Tras permanecer un corto periodo de tiempo cerrado, se rehabilita como escuela-hogar para niños desfavorecidos y ya más tarde, en los años 80 se realiza una fuerte inversión y se restaura una parte del edificio con el fin de utilizarlo como albergue juvenil. Finalmente, en el año 1995, por su insostenible presupuesto, cierra definitivamente sus puertas. 

Los sucesos paranormales 

Cuentan la mayoría de los investigadores que han cubierto este sanatorio que la mayor parte de las veces la fenomenología paranormal sucede en la primera planta, y más concretamente en los pasillos que unen la parte reformada con la más antigua, que ha permanecido intacta desde su cierre, hace más de 45 años. Ambas zonas están separadas por una puerta, tras la cual se construyó un tabique para impedir el paso al sector más antiguo. 

Un ex militar cuenta en su testimonio que, a mediados de los años 80, estando de maniobras hicieron noche en el preventorio. Ubicaron su cuartel de campaña en la primera planta, en la zona más antigua y, mientras uno de ellos quedó de guardia, el resto se dispuso a pasar una plácida noche. De pronto, los gritos de ¡Alto! del vigía despertaron a todos los soldados que atónitos, contemplaron como el soldado de guardia apuntaba a un ser etéreo de color verduzco con forma humana y femenina. 

Presa del pánico, el soldado disparó una ráfaga con su fusil destrozando una ventana del pasillo y dejando impactos en la zona trasera que todavía hoy son visibles. Pero lo más espectacular es que todos los presentes pudieron ver como la trayectoria de las balas, seguidas por su trayectoria luminosa en la semioscuridad, atravesaron al ser etéreo que permaneció pasivo e inmóvil en todo momento. 

Tras la confusión reinante, la figura se esfumó y todos los soldados salieron del edificio y no volvieron a entrar hasta bien entrada la mañana, junto con otros militares y la propia policía. 

Existen numerosos testimonios más en los que se dice haber visto la figura de ésta extraña mujer que aparece y desaparece en los pasillos y ventanas del edificio. En la red se pueden encontrar numerosas psicofonías grabadas en el lugar y muchas historias sobre puertas y ventanas que se abren y cierran solas y sonidos que escapan a toda lógica. 


Como suele suceder en la mayoría de estos casos, todo esto es muy difícil de probar y queda a la libre opinión de cada uno. Lo único que está claro es que pasar una noche bajo las ruinosas techumbres de este edificio no es apto para corazones débiles e incluso en compañía, los ruidos del bosque y los crujidos inherentes a la vieja construcción nos pueden jugar una mala pasada y hacernos sudar, incluso en los días más fríos del invierno.

El sanatorio Beelitz-Heilstätten

Un gigantesco complejo hospitalario abandonado en un bosque oscuro y húmedo. En el top five de los sanatorios abandonados sin duda, el Beelitz-Heilstätten merece un puesto privilegiado. 


Situado en Alemania, al suroeste de Berlín, cerca de Postdam, en el interior de un denso bosque de pinos fue construido, allá por 1898, éste complejo hospitalario de unos sesenta edificios y que se distribuye sobre unas doscientas hectáreas. Los arquitectos del proyecto original fueron Heino Schimieden y Julio Boethke y las posteriores reformas y ampliaciones corrieron a cargo de Fritz Schultz. 

El complejo contaba con edificios separados para diversos usos y especialidades. Enfermedades contagiosas, rehabilitación, crónicos, etc. junto a los edificios para el personal y la administración. Incluso contaba con su propia planta de generación eléctrica, un salón de actos y capilla. 


Durante la primera y la segunda guerra mundial, el sanatorio se convirtió en hospital de guerra llegando a albergar, entre 1914 y 1915, hasta 17500 convalecientes. Uno de ellos fue Adolf Hitler, que pasó allí una temporada en 1916 para recuperarse de las heridas que sufrió durante la batalla de la Somme. 

Tras la partición de Alemania, en 1945, el complejo estuvo a cargo de la U.R.S.S, y así siguió hasta el año 1995. Durante todos estos años, el complejo fue el mayor hospital militar ruso fuera de sus tierras. 

En este lugar tan impresionante se han rodado películas como: El pianista, de Polanski, La casa de los enfermos de Wolfgang Becker o la última de Tom Cruise, Valkyria. 

Comentarios