Curiosidades

Cabezas reducidas, ¿verdad o mito?

Seguro que desde siempre, les han llamado la atención esas cabezas muy pequeñas que aparecen en algunas películas de Hollywood, cabezas encogida que dan mucho terror a todo aquel que las observa con detenimiento. Pero nosotros les hacemos una pregunta mucho más profunda aún, ¿Creen qué son reales o qué simplemente son uno de los muchos mitos que van circulando generación tras generación? 

Les aclaramos la pregunta rápidamente, sí, son verdaderas estas cabezas reducidas, ¿Quieres saber como lo hacen? Sigue leyendo y descubre el misterio de las cabezas reducidas.

Los Jíbaros una tribu con tradiciones macabras 

A lo largo de todo el Planeta Tierra, existen algunas tribus que aún hoy, siguen sin depender de la vida tecnológica que vivimos en la actualidad, tribus que siguen viviendo como lo hacían sus ancestros, nada de tecnología, herramientas modernas, nada de lo que conocemos hoy, ellos lo usan en sus vidas. Puede que de ahí vengan esas culturas que para muchos de nosotros nos parezcan un poco macabras y alocadas, pero para ellos los guerreros de la tribu de los Jíbaros es algo que tienen que realizar. 

Esta tribu, cerca del altiplano de Ecuador, allí todo visitante que va en busca de experiencias nuevas y emocionantes, les cuentan muchas historias acerca de una tribu muy misteriosa que se encuentra en el poblado de Shuar. Entre las historias que les cuentas a los visitantes, se encuentra la de que esta tribu reduce las cabezas y están en lo cierto.

Tribu de los Jíbaros

Cuando un guerrero vence en la batalla, este como "trofeo" le corta la cabeza a su oponente, pero no lo hacen tan solo para obtener este preciado trofeo de batalla, si no para encerrar el alma de este guerrero, que ellos llaman "el muisak", con esta práctica, se aseguran que el espíritu del fallecido, no saldrá jamás nunca de su propia cabeza, y se quedará encerrado en ella para toda la eternidad. 

Ahora como es normal, se preguntarán como reducen la cabeza de su víctima después de la batalla. Es teóricamente sencillo, reduciendo la cabeza con un proceso denominado como "Tsanta", una receta muy compleja y extraña que efectivamente logran conseguir esos rostros diminutos que el cine nos a traído desde sus comienzos. 

La técnica "Tsanta" para reducir cabezas 

No se trata de una simple receta de cocina que puedas llevar a cabo en la cocina de tu casa, pero los expertos a lo largo de las décadas, han ido estudiando minuciosamente el proceso por el cual los Jíbaros, encierran al espíritus de sus víctimas después de la batalla. Vamos paso a paso, para descubrir como lo hacen, ¿Ya han puesto sus estómagos a punto? 

  1.  Lo primero y más obvio de todo, es que el el jíbaro, corte la cabeza a su víctima.
  2. Con un cuchillo bastante afilado, realiza un corte en la nuca de el "paciente", para extraer toda la piel, además de sus cerebro, los ojos, los huesos y cualquier otro tejido blando.
  3. El siguiente paso a realizar es sumergir la cabeza en agua hirviendo, después de haberle puesto una mezcla de jugo de liana y otras hojas especiales de su tierra, que provoca la caída del pelo. Lo deja aproximadamente unos 20 minutos dentro del agua hirviendo, evitando así que se pudra. 
  4. Cuando sacan ya a cabeza, el proceso de reducción ya se a realizado: el tamaño de la cabeza se a reducido casi a su mitad. Es cuando proceden a la eliminación de los resto de carne que le sobran a la cabeza, para asegurarse de que no da mal olor. Frotando lo además con aceite de carapa 
  5. Ahora llega quizás el paso más artesanal del proceso, y es cuando los jíbaros cosen los ojos y la boca, no sin antes ponerle arena caliente dentro de los orificios. El paso a seguir después de colgarla por encima del fuego para que se seque, dejando que el mismo humo se mezcle con la cabeza, mientras van dándole forma con una piedra caliente, proceso que hace que la cabeza se reduzca aun más.
  6. Para terminar, le añaden pelo, que generalmente lo usan negro, al igual que le ponen la piel. Se cose acto seguido cualquier orificio que pueda haber, para asegurase de que el espíritu del fallecido no salga jamás, de este modo toda la tribu, podrá descansar tranquila...
No nos queremos ir, sin antes contarles otra curiosidad un poco macabra, ya que existen personas en todo el mundo, que pagan enormes cantidades de dinero por tener estas cabezas en sus casas, el mercado donde se venden estas cosas tan extrañas se llama “headhuntings”.


Así que ya saben, si tienen gustos un poco macabros y exóticos, y sobre todo dinero en sus bolsillos, podrán hacerse con una de estas cabezas reducidas. ¿Serían capaces de tener una en sus casas? 

Comentarios