HDU

2ª Parte de la historia de Las presencias del tablero

Bueno, ayer Domingo, os poníamos una historia de Ester Castro, donde nos cantaba los sucesos paranormales que sufrió cuando sus hermanos jugaron a la ouija en su propia casa. Bien para hoy os dejamos con la segunda parte de la historia, esperamos que os guste:


...le dije a mi hermana lo que vi, aquel hombre era tan real aun recuerdo como me miraba, ella me dijo que tambien lo veia que no tuviera miedo. Al poco tiempo la cosa se calmo parecia que se hubiese esfumado, pero mi hermana cambio empezo a decir que oia voces que no la dejaban descansar, amanecia llena de rasguños la situacion cada dia era mas desesperante.

 Ella decía que era lo que habia en casa que le estaban haciendo daño pero mis padres no la creian pensaban que estaba loca y la llevaron a un psikiatra, lo pasamos muy mal. Asi pasaron años mi hermana cada vez peor apenas comia hasta que un dia un familiar vino a casa y salio el tema de mi hermana ella por fin nos creyo y le dijo a mi madre que la llevara a un santon que ella conocia que no le iba a cobrar nada. Mi padre se nego en un primer momento pero al ver que mi hermana no mejoraba con la medicacion acepto. A todo esto mi hermano tambien empezo a encontrarse mal, cada dia estaba mas desanimado y sin ganas de nada ,y decidieron ir todos al santón.

Llegamos a la calle vilaflores y fue un poco cortante porque vivía cerca de la calle de las prostitutas y yo estaba nerviosisima, me lo imagine con bata larga, el típico curandero pero no vestía de una manera normal, nos recibio pero nada mas vernos empezó a vomitar y se metió en uno de los cuartitos que habian en la casa, la cara de mis padres eran todo un cuadro y yo y mis hermanos nos quedamos como estatuas creo que ni pestañeábamos  Al rato salio y se disculpo nos metio en la habitacion ya que la casa empezó a llenarse de gente, nos miro y nos dijo "teneis daño muxisimo daño, sobre todo tu" refiriéndose a mi hermana; nos fue haciendo un rezado y nos rocio con algo imagino que era colonia con hierbas a la vez que se iba vomitando, luego le dio a mis padres unos botes con agua bendecida y unos papeles con unos rezados que teniamos que hacer en casa, pero lo mas que me impacto fue cuando dijo que mi hermano llevaba encima un muerto petudo, me erice toda.

Ir al santero ya era algo continuo para mi hermana yo deje de ir fui creciendo ya tenia unos trece años y ya empezaba a tontear me gustaba salir y estar con mis amigas poco a poco fui olvidando lo sucedido. Mi hermana se fue reponiendo poco a poco aunque el santero sabia que nuestra casa aun no estaba limpia y le dijo a mis padres que el quería ir a casa porque aunque la cosa estaba mas calmada seguía ahí , ¡que razón tenia!, pero mi padre se negó  Siguieron pasando los años mi hermana sigue oyendo cosas nunca a dejado de oírlas pero ya no le molestan, yo me case con 18 años ya tengo 34 y todo bien hasta que una noche estaba en casa d mis padres, tenia a mi tercer hijo recién nacido dormíamos en el sillón y de repente algo me zarandea la pierna me tocaron, al despertarme vi a mi hijo alguien lo sujetaba de un pie, colgaba en el aire lo cogí entre mis brazos el corazón me latía tan fuerte que creí oírlo latir y luego cuando me calme y recapacite m di cuenta que fuera lo que fuese lo que me despertó esa noche impidió que mi hijo se me cayera al suelo. 

A la mañana siguiente se lo conté a mi familia, bueno mi hermana me creyó  aunque ella dice que lo que hay en casa no es bueno, luego llego mi marido se lo conté y se rió  en realidad se ríe porque todo este mundo le asusta y prefiere no hablar de el...


Una historia muy interesante y a la vez espeluznante, que gracias a Ester hemos podido compartir con todos ustedes, nuestra lectora, nos cuenta que tiene otra parte más que contar y sin duda la pondremos, muchas gracias a Ester Castro por esta increíble noticia.

Comentarios